ECONOMíA › EL GOBIERNO PAGó CON RESERVAS EL VENCIMIENTO DEL BODEN 2012, EL MáS IMPORTANTE DEL AñO

Lejos de la histeria del verano

La fuerte disputa por la utilización de reservas del Banco Central para cancelar deuda llegó a su fin. El Tesoro utilizó 2215 millones de dólares y prácticamente agotó el Fondo del Desendeudamiento. Las reservas quedaron cerca de 50.000 millones.

La pelea del verano por la utilización de reservas del Banco Central para cancelar deuda terminó ayer muy lejos del estrépito que se generó entonces. El Gobierno pagó más de 2200 millones de dólares de un vencimiento del Boden 2012 y agotó con ello prácticamente la función del Fondo del Desendeudamiento, aunque aún restan algunos compromisos menores hasta fin de año. Las advertencias que hicieron en enero el entonces presidente de la autoridad monetaria, Martín Redrado, y buena parte de la oposición hasta ahora no se verificaron. El Gobierno podría utilizar este antecedente para insistir con la medida en 2011. Funcionarios de Economía destacaron ayer que la transferencia de divisas del BCRA al Tesoro para pagar el vencimiento no generó movimientos bruscos –en ningún sentido– en el mercado, ya que los inversores descontaban que se cumpliría con la obligación.

Los movimientos registrados, por el contrario, fueron positivos. En la Bolsa porteña hubo una mayor demanda de bonos por parte de tenedores del Boden 2012, que aprovecharon para reinvertir la cuota cobrada en este tipo de instrumentos. Los favoritos fueron el Boden 2015 y el Global 2017, para los inversores que buscan posicionarse en dólares, y el Bogar 2018, en pesos. La operación tampoco generó una disminución de igual cuantía en las reservas, debido a que muchos de los tenedores eran organismos públicos o privados con cuentas en el Central. El stock finalizó en 49.884 millones de dólares, frente a los 51.076 millones de anteayer.

La cancelación responde a la cuota seis –sobre un total de ocho– de la emisión del Boden 2012, que se entregó a los ahorristas que quedaron atrapados por el corralito y el corralón en 2001 y 2002. Además del capital se abonaron los intereses correspondientes.

La certeza de que el Gobierno cumpliría con el compromiso fue –entre otros motivos– lo que apuntaló a los bonos en los últimos días, los cuales exhibieron subas de hasta dos dígitos. A diferencia de otros años, el mercado dio por descontado el pago de este servicio gracias a la vigencia del Fondo del Desendeudamiento. “Todos los años el mercado ponía a prueba la capacidad y la voluntad de pago argentinos. Esto se terminó con la decisión de utilizar las reservas”, destacó a este diario el secretario de Finanzas, Hernán Lorenzino.

El Tesoro abonó el total de 2215 millones de dólares y cada tenedor recibió 12,57 dólares por lámina de cien en su poder. La operación significó una reducción marcada de las reservas, aunque en menor medida de lo que representó el pago. Sólo se exhibió una caída de 1192 millones de dólares respecto del máximo histórico de 51.076 millones registrado anteayer. La pérdida correspondió al pago a “tenedores del exterior”, precisó el Central. El resto se encontraba en manos de organismos públicos y de inversores institucionales, que tienen cuenta en el BC y no retiraron todo el dinero.

A esto se sumó la decisión de muchos tenedores de reinvertir los dólares en otros bonos de deuda local. “Recibimos muchas consultas de parte de inversores locales acerca de qué títulos recomendábamos”, dijo a este diario el gerente de research de Puente, Marcelo Olguín. Las sugerencias de algunas consultoras y el movimiento de ayer dejaron en evidencia la predilección por papeles de mediano plazo. El Boden 2015 otorga una tasa de interés en dólares del 7 por ciento y el Bogar –en pesos–, un rendimiento del 21 por ciento.

No obstante, el Global 2017, el título que se entregó a los holdouts en el canje de deuda, se encuentra entre los más recomendados, sobre todo a partir de que anteayer lograra ofrecer un rendimiento de un dígito. Este título sirve de termómetro para evaluar la tasa que podría pagar el Estado si buscara salir al mercado internacional. “Se lo toma como referencia porque es un papel que pasó todas las instancias administrativas de los reguladores internacionales”, explicó Olguín.

Compartir: 

Twitter
 

La certeza de que el Gobierno cumpliría con el pago apuntaló a los bonos en los últimos días.
Imagen: AFP
SUBNOTAS
 
ECONOMíA
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.