ECONOMíA › CRISTINA Y MARCO DEL PONT FUNDAMENTARON UN MODELO DE AUTORIDAD MONETARIA ALEJADO DE LA VISION ORTODOXA

Cómo cambiar los bancos y no morir en el intento

La inauguración de las Jornadas Monetarias permitió vislumbrar la ruptura con el viejo modelo basado en el objetivo excluyente de la estabilidad monetaria y de precios. “Necesitamos nuevas teorías, distintas a las que nos llevaron al desastre”, proclamó CFK.

 Por Tomás Lukin

“Es necesario reformular el rol de los bancos centrales. Necesitamos nuevas teorías económicas, no podemos seguir con las mismas ideas monetaristas que llevaron al desastre mundial que comenzó en 2008”, afirmó la presidenta Cristina Fernández de Kirchner en las Jornadas Monetarias que organiza el Banco Central. En el mismo sentido, la titular de la autoridad monetaria, Mercedes Marcó del Pont, enfatizó la relevancia de profundizar la discusión sobre los objetivos y herramientas que posee la entidad para comenzar a desplazar las asentadas posiciones que tiene la visión del establish-ment financiero. A diferencia de la concepción neoliberal donde la autoridad monetaria debe concentrarse exclusivamente en mantener un bajo nivel de inflación, el Gobierno busca incorporar el crecimiento económico, el empleo y la equidad a los objetivos del BCRA.

Los primeros pasos del cambio que se avecina pasan por la necesidad de instalar un nuevo discurso. En ese terreno, predominan las concepciones ortodoxas. Por eso, el listado de participantes y los temas de discusión de las Jornadas Monetarias marcan un quiebre con respecto a la tradición del BCRA desde 1982, cuando comenzó a realizarse el encuentro. Entre los oradores resalta la ausencia de los miembros del establishment financiero internacional que fueron reemplazados por exponentes de visiones alternativas de la economía. “No es casualidad que la primera mesa de discusión haya girado alrededor del empleo y la distribución del ingreso”, señaló Marcó del Pont a Página/12.

El diseño institucional de la mayoría de los bancos centrales del mundo se concentra exclusivamente en el control de la inflación. La funcionaria no rechaza que la entidad persiga ese objetivo, pero cuestiona la exclusividad y la interpretación del fenómeno detrás de ese enfoque. En contraste con la teoría monetaria neoliberal, para la perspectiva que pretenden impulsar la banquera central y sus colaboradores más cercanos, las cuestiones referidas al mercado de trabajo y la matriz distributiva no son ajenas ni contradictorias con la política monetaria, financiera y cambiaria. Si bien desde la posición dominante se resalta la importancia de la “independencia” de las autoridades monetarias, la presidenta del Central destacó la necesidad de coordinación entre las distintas políticas económicas del Estado.

–¿Hacia dónde apunta el debate sobre el rol del Banco Central? –consultó este diario a Marcó del Pont.

–Hay que reconciliar la estabilidad monetaria y financiera con lo que ocurre en materia de crecimiento económico y empleo. Ese es el debate que queremos impulsar. La línea divisoria se origina en el pensamiento monetarista, una teoría ajena a los problemas de los países en desarrollo que tienen que crecer y redistribuir en medio de fuertes procesos de puja distributiva. Hay que sacar el velo de que la emisión monetaria genera inflación y ver un poco más allá.

En sintonía, Fernández de Kirchner sostuvo que “la única posibilidad de resguardar el valor de la moneda –actual objetivo del BCRA– es a través crecimiento del PIB, con generación de puestos de trabajo, un sólido mercado interno y el fortalecimiento de las exportaciones. Así es posible mantener superávit fiscal y comercial, y decir que estamos velando por el valor de la moneda. Hay que repensar el rol de los bancos centrales. El capítulo monetario no es independiente de la actividad económica”, apuntó CFK.

Las autoridades del Central enfatizaron la relevancia de la política cambiaria de los últimos años y destacan la intervención activa en el mercado de divisas para evitar la volatilidad del tipo de cambio y, más allá de las continuas quejas de un sector del empresariado local, sostener un nivel de competitividad que proteja al trabajo y la producción nacional. Como consecuencia de esa decisión, la autoridad monetaria llevó adelante el proceso sostenido de acumulación de reservas internacionales. “Las crisis de la moneda en Argentina estuvieron históricamente vinculadas con el sector externo. Este modelo sacó del horizonte de los problemas la restricción externa y da tranquilidad en el mercado cambiario mediante las políticas de intervención”, afirmó a Página/12 la banquera. Marcó del Pont recordó al prestigioso economista Raúl Prebisch –primer gerente general del Central– y sus políticas para enfrentar el impacto negativo de los flujos de capital financiero de corto plazo. “Esos flujos generan la apreciación del tipo de cambio, minando los procesos de industrialización y de cambio del perfil productivo de los países en desarrollo”, concluyó.

“Nosotros enfrentamos la crisis de 2009 con la certidumbre de que era necesario sostener la demanda agregada para que no cayera la actividad y así tener basamento para el nivel de crecimiento que tenemos hoy del 9 por ciento”, remarcó Fernández de Kirchner. Por su parte, Marcó del Pont argumentó que “esa situación no es producto del azar, sino que es la resultante de modelos económicos consistentes desarrollados por nuestros países, que dieron vuelta la página de los viejos modelos convencionales que profundizaban los procesos de subdesarrollo”. Y destacó la recuperación de los mercados internos como factores dinámicos del crecimiento, la recuperación salarial, el rol de la inversión pública y las políticas redistributivas.

No obstante, el actual diseño institucional y legal del BCRA todavía responde a las necesidades del período de convertibilidad. Por eso, aunque se han realizado algunas modificaciones en la legislación, los especialistas heterodoxos locales reclaman desde 2003 una ley coherente con el escenario macroeconómico. A su vez, dentro del equipo técnico de Marcó del Pont sostienen que cuentan con herramientas para impulsar algunas medidas puntuales en materia de crédito y control de capitales. En lo inmediato, la conformación de un nuevo directorio a partir del 23 de septiembre próximo se presenta como un paso previo a la posible modificación de las funciones y la Carta Orgánica del banco. En ese momento vence el mandato de seis de los diez directores de la entidad, incluidos la presidencia y vicepresidencia.

Compartir: 

Twitter
 

Cristina contra la ortodoxia. “La única manera de resguardar el valor de la moneda es a través del crecimiento del PIB, de la creación de empleo.”
Imagen: Bernadino Avila
 
ECONOMíA
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.