SOCIEDAD › LOS PELIGROS DE UN TRASPLANTE DE PULMON CON DONANTES VIVOS

“Práctica riesgosa e infrecuente”

Expertos del Incucai debatirán hoy sobre la posición a adoptar ante el pedido de los padres de dos adolescentes para autorizar esa intervención, no permitida por la ley. Destacan la importancia del consentimiento informado de los donantes.

 Por Pedro Lipcovich

“Mis hijos de cuatro, cinco y seis años se pusieron a llorar: ‘¿Si te pasa algo, papi?’. Pero no me va a pasar nada”, contó a este diario uno de los cuatro familiares que se ofrecieron a donar medio pulmón para las mellizas cordobesas. Sin embargo, los nenes que lloraron podrían tener razón, ya que –según uno de los principales especialistas argentinos– “la persona ablacionada pierde definitivamente parte de su capacidad pulmonar, que, en caso de traumatismo o enfermedad, podría necesitar”; además, “el trasplante de pulmón con donante vivo es una práctica infrecuente, riesgosa y que jamás se hizo en la Argentina”. Un miembro del Comité de Etica del Incucai señaló que “la autorización de una práctica experimental como este trasplante requiere un protocolo específico”. El presidente de la Sociedad Argentina de Trasplantes destacó que “la ley argentina, tal como está, es un modelo en el mundo” y advirtió que “los donantes tienen que estar en conocimiento absoluto de los riesgos”. En el diálogo que Página/12 entabló con dos de los posibles donantes pudo vislumbrarse el doloroso marco familiar bajo el que toman la decisión. Las mellizas Oviedo, entre tanto, siguen en lista de espera del Incucai para el usual procedimiento con donante cadavérico.

Ayer, el abogado Carlos Lencina, en representación del Estado nacional, rechazó la presentación de Daniel Quinteros, abogado de la familia Oviedo, que planteaba la inconstitucionalidad del Decreto 512/95, donde se reglamentan los trasplantes entre personas vivas. Lo hizo en el marco del recurso de amparo presentado ante el juez federal de Córdoba, Alejandro Sánchez Freytes, para que se permita el trasplante de pulmones con donantes vivos a las mellizas Oviedo, de 17 años, que padecen fibrosis quística; la intervención sería efectuada por un equipo del Hospital Privado de Córdoba dirigido por Mario Bustos. El Incucai convocó para hoy a una reunión sobre la práctica del trasplante pulmonar con donante vivo, especialmente en casos de fibrosis quística. Participarán especialistas en trasplante pulmonar y representantes de la Sociedad Argentina de Trasplantes.

Rubén Schiavelli, presidente de la Sociedad Argentina de Trasplantes, en diálogo con Página/12, destacó que “la ley argentina sobre trasplante es un modelo en el mundo, y permite incorporar modificaciones en el marco de su reglamentación, que incluye el decreto 512/95. En un trasplante con donante vivo, es imprescindible que el donante esté en conocimiento absoluto de los riesgos, y que el equipo tenga capacitación para minimizar las posibilidades de que el donante quede discapacitado”.

Enrique Beveraggi, subjefe del equipo de trasplante de pulmón del Hospital Italiano de Buenos Aires, señaló que “nosotros no trasplantamos pulmones de donantes vivos; nadie lo ha hecho en la Argentina y sólo se hace en muy pocos lugares del mundo. Se inició en Estados Unidos, alrededor de 2000; desde 2005, la cantidad de estos trasplantes decreció allí. Es una cirugía muy compleja, que requiere dos donantes para cada paciente y que pone a los donantes en riesgo. Además del riesgo de la intervención, el donante queda con una secuela definitiva, un déficit funcional: si, en el futuro, una enfermedad o un traumatismo hace necesaria esa reserva funcional, quedará expuesto. No hay que confundir este trasplante con el de hígado, ya que este órgano se regenera y, si todo sale bien, el donante vuelve rápidamente a su situación anterior. Además, la tasa de éxito de este trasplante es mucho menor que en el de hígado”.

Ignacio Maglio –miembro del Comité de Etica del Incucai y titular de la sección médico-legal del Hospital Muñiz– destacó que “según el artículo 2 del Decreto 512/95, el equipo que quiera introducir una nueva práctica, como lo sería el trasplante pulmonar con donante vivo, debe presentar un protocolo de investigación, con criterios de eficacia y seguridad y con aval del comité de ética del establecimiento. A partir de eso, el Incucai autoriza un ensayo: si todo sale bien, la nueva técnica podrá incorporarse mediante un decreto presidencial: así se autorizó el trasplante de islotes de páncreas”.

Maglio afirmó que “la ley de trasplantes estimula la donación de órganos de fallecidos y no de donantes vivos”, señaló que “el trasplante de pulmón con donante vivo es una práctica marginal en el mundo” y advirtió que “es responsabilidad de los médicos adecuar la información a las características culturales y la comprensión de cada persona”.

Los donantes ofrecidos para las mellizas Oviedo son sus tíos Néstor Oviedo (de 45 años), Juan Carlos Oviedo (37) y Raúl Cano (40); y su primo Ezequiel Oviedo, de 18 años. Según contó a este diario Néstor Oviedo, “el médico dijo que nos iba a quedar una discapacidad de sólo el 15 al 19 por ciento: esto podría afectar a alguien que practique deporte; yo ya tengo 45 años, no le tengo miedo al futuro, no es que me voy a quedar en cama con respirador. El médico nos explicó que la operación no es ningún experimento. Yo me ofrecí porque he visto sufrir a mi hermano y a mi sobrinito que hace dos años murió también por fibrosis quística: me quedó para el resto de mi vida grabado en la mente, cuando estaba internado con todos los aparatos, no quisiera ver otra sobrina en el mismo estado”.

Juan Carlos Oviedo contó que “no lo pensamos dos veces. Cuando lo comenté a mi familia, primero no estuvieron de acuerdo por el riesgo, pero les dije que estaba decidido. Mi señora tenía miedo, que la operación es complicada, que esto o aquello. Tengo hijos de cuatro, cinco y seis años y se pusieron a llorar: ‘¿Si te pasa algo, papi?’. Pero no me va a pasar nada, Dios nos va a ayudar. Mi hijo Ezequiel también tenía un poco de miedo pero no tiene problemas. El tiene 18 años y ya espera su primer hijo, para octubre. El doctor Bustos nos explicó que íbamos a poder hacer una vida normal”.

Compartir: 

Twitter
 

Marisol y Maribel, las dos adolescentes con fibrosis quística, están en lista de espera del Incucai.
 
SOCIEDAD
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.