ECONOMíA › ESTRATEGIA PARA LA NUEVA LEY DE ENTIDADES FINANCIERAS

Contralobby de pymes a los bancos

 Por Sebastián Premici

“Hay que hacer un contralobby para evitar que la presión de los bancos frene el tratamiento de la ley de servicios financieros.” Con esta afirmación, el diputado Carlos Heller (Nuevo Encuentro) definió parte de su estrategia para instalar la necesidad de que se trate en el Congreso su iniciativa para derogar la actual Ley de Entidades Financieras, sancionada bajo la última dictadura militar. Los destinatarios del mensaje fueron las pequeñas y medianas empresas.

Según consta en la iniciativa de Heller, las entidades bancarias deberán destinar un 43 por ciento de su cartera de créditos a las pymes y un 2 por ciento a los microemprendedores. Además se crea la figura del Defensor del Usuario y se establecen límites para fijar las tasas de interés, entre otros aspectos.

El proyecto está en la etapa de discusión en la Comisión de Finanzas, conducida por el ex ejecutivo del JP Morgan Alfonso Prat Gay (Coalición Cívica), junto a otras dos iniciativas, una de Federico Pinedo (PRO) y otra de Gerardo Milman (CC). Hasta el momento, el debate sólo fue técnico. Asistieron a la comisión las diferentes asociaciones de consumidores y los representantes de las pequeñas y medianas empresas. Todavía faltan las entidades bancarias, economistas especializados en finanzas y las autoridades del Banco Central. El debate político para la firma de un dictamen llegaría dentro de tres semanas.

“Después de esta ley, las pymes van a tener que tomar crédito. Es mentira que no tienen las condiciones para hacerlo. De todas maneras, estamos armando un marco regulatorio para que este sector pueda acceder mejor a la financiación bancaria y a los programas gubernamentales”, señaló Alfredo García, asesor parlamentario de Heller y economista del Credicoop. A partir de las reuniones que se dieron en el seno de la comisión, el diputado de Nuevo Encuentro realizó algunas modificaciones de su propia iniciativa. En la versión original se establecía que los bancos debían prestar a las pymes, como mínimo, un 38 por ciento de su cartera. Ahora ese piso es del 43 por ciento y además se dejó por escrito que ese porcentaje podría ir tanto a las pymes como hacia los créditos hipotecarios. El otro cambio se introdujo en la regulación de las tasas de interés. Primero se había fijado que no podrían superar un 5 por ciento la tasa media del sistema financiero. Ahora ese porcentaje se ubicará entre un 10 y un 15 por ciento. El tercer cambio que ya se introdujo tiene que ver con las cuotas de mercado. Antes se establecía que ninguna entidad podía tener más del 8 por ciento del mercado. Esto obligaba al Banco Francés y al Santander Río a desinvertir en un plazo de dos años. Ahora ese techo se fijó en un 10 por ciento.

Compartir: 

Twitter
 

 
ECONOMíA
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.