ECONOMíA › EL ENTE REGULADOR INTIMó A EDESUR A QUE REDEFINA SU PLAN DE INVERSIONES Y SU PROGRAMA OPERATIVO EN DIEZ DíAS

Pende de un hilo más fino que un haz de luz

La intimación suena a ultimátum. Precedido de consideraciones sobre el grave deterioro de la prestación de Edesur, le reclama respuestas que no dio en cinco años. De Vido pidió, además, una auditoría técnica y contable a la empresa.

 Por Raúl Dellatorre

Por instrucción del Ministerio de Planificación, el Ente Regulador Eléctrico (ENRE) empezó a tomar cartas en el asunto de la continuidad, o no, del contrato de concesión de distribución con la empresa Edesur. Por un lado, el ministro Julio De Vido adelantó que una resolución de la repartición a su cargo ordenará una auditoría técnica y contable sobre Edesur, “para evaluar el nivel de inversiones necesario para que mejore el servicio”. Casi en forma simultánea a estas declaraciones, el ENRE intimó a la empresa distribuidora a que, “en un plazo perentorio de diez días hábiles”, formule una readecuación del Plan de Inversiones del año 2010, que deberá incluir la ejecución de proyectos por 414 millones de pesos. El ente regulador funda su decisión en la presunción de que “Edesur no habría efectuado las inversiones en redes, ni tampoco en operación y mantenimiento de las mismas, que resultan necesarias para una adecuada prestación del servicio. Y tampoco tendría afectados recursos humanos suficientes para atender en tiempo y forma los reiterados cortes de suministro que sufren sus usuarios por fallas de sus redes e instalaciones”. La resolución en la que se hacen todos esos señalamientos y considerandos lleva el número 525/2010, publicada ayer en el Boletín Oficial, aunque está fechada el 22 de septiembre de 2010.

“El Plan de Inversiones 2010 establecido deberá contener previsiones expresadas en términos físicos y monetarios, teniendo en cuenta: las mejoras requeridas por la red del servicio, especialmente en los Municipios del Conurbano Bonaerense, donde se han presentado mayores inconvenientes en la prestación del servicio eléctrico”. El organismo regulador invitó a los municipios bonaerenses incluidos en la concesión de Edesur a “constituir, en conjunto con el ENRE, una comisión de seguimiento de las medidas a implementar en los términos del presente acto”.

La Resolución 525 publicada ayer, además, intima a Edesur para que “dentro del plazo perentorio de 10 días hábiles administrativos presente un Programa de Regularización Operativo, con cronograma desagregado, cursos de acción concretos, personal a ser afectado, y demás medidas que se estime menester, todo ello a efectos de revertir las deficiencias en la prestación del servicio público de distribución de energía eléctrica”.

El ENRE había dispuesto, en el artículo 6 de dicha resolución, la suspensión del “procedimiento para la distribución de dividendos solicitada (por Edesur), por el término de 180 días corridos”. Pero una resolución posterior, la 551/2010 (también publicada ayer en el Boletín Oficial), dejó sin efecto justamente ese artículo derogándolo.

El requerimiento del ENRE conocido ayer, para que Edesur readecue su plan de inversiones y su programa operativo, está basado en el estudio de distintos indicadores para evaluar la calidad de prestación del servicio público de distribución de electricidad:

- Indice de frecuencia media de interrupción del sistema;

- Indice de duración media de interrupción del sistema;

- Indice de duración media de interrupción por usuario.

Dicho estudio señala que, a partir de 2007, se registra un abrupto crecimiento en los tres índices de interrupciones en el caso de Edesur (100 por ciento el primero, 50 el segundo y 300 por ciento el tercero, es decir que se cuadruplicó en el último caso). En las otras dos empresas bajo regulación del ENRE, que son Edenor y Edelap, los indicadores son relativamente estables con respecto a períodos anteriores. El informe del Departamento de Distribución y Comercialización del ENRE concluye que “a lo largo del período septiembre 2006/febrero 2010, las acciones adoptadas por Edesur SA (en inversiones, gastos de operación, mantenimiento y gestión) no resultaron suficientes para atender adecuadamente la demanda del período”. Y advertía que “de no mediar acciones correctivas, el escenario descripto se mantendrá a futuro, con el consiguiente deterioro progresivo de la calidad del servicio prestado por la concesionaria”.

Posteriormente, la Unidad Operativa de Atención al Público del ENRE evaluó la calidad del servicio prestado por Edesur ante los cortes de suministro ocurridos entre septiembre de 2009 y agosto de 2010. Su informe señala que la mayor cantidad de reclamos telefónicos por falta de suministro “corresponden a localidades del área de concesión de Edesur”. También es negativa la evaluación en cuanto a la duración de la deficiencia o reiteración de los reclamos por falta de reposición del servicio. Otras consideraciones de este segundo estudio son:

- “Otra evidencia del deterioro del servicio de Edesur es la existencia de cortes de magnitud y gran impacto, no sólo por el número de usuarios afectados, sino también por la excesiva duración del problema.”

- “De todo lo dicho surge que Edesur SA no habría efectuado las inversiones en redes, ni tampoco en operación y mantenimiento de las mismas, que resultan necesarias para una adecuada prestación del servicio.”

Los considerandos de la Resolución del ENRE también recuerdan que Edesur ha adoptado, desde la renegociación de contratos firmada el 29 de agosto de 2005, “una actitud sistemática de no pago de las sanciones” aplicadas por las deficiencias señaladas. Que dichas sanciones, hasta el 10 de septiembre de 2010, acumulaban una suma de 78,9 millones de pesos.

En ese contexto, la intimación a readecuar el plan de inversiones y el programa operativo en un plazo perentorio debe interpretarse como un último aviso antes de tomar una solución drástica: la rescisión del contrato. Es, también, una invitación al accionista principal, ENEL de Italia, a que exprese su verdadera voluntad: si quiere seguir o no al frente de la concesión, cuando no son pocas las versiones que señalan que no tiene el más mínimo interés. Ello, como es obvio, apuraría el trámite para una definición. Y en cuestión de días.

Compartir: 

Twitter
 

Ironías del destino. El ENRE acusa, casi condenando, a Edesur por no trabajar como corresponde. Y declara que le perdió la paciencia.
Imagen: Bernardino Avila
 
ECONOMíA
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.