EL MUNDO › SALMAAN TASEER, DE LA PROVINCIA DE PUNJAB, FUE BALEADO EN UN MERCADO DE ISLAMABAD

Asesinaron a un gobernador paquistaní

El asesino les dijo más tarde a los investigadores que actuó así porque el gobernador era crítico de las leyes islámicas y había pedido que le perdonaran la pena a una mujer culpable de blasfemia.

 Por Andrew Buncombe y Omar Waraich *

Desde Islamabad

El gobernador de la mayor provincia de Pakistán fue muerto a tiros por uno de sus guardaespaldas ayer, aparentemente como protesta por su posición contra las leyes de blasfemia. En un incidente que provocó una ola de ira e incredulidad en todo el país, Salmaan Taseer, el gobernador de Punjab y un cercano aliado del presidente Asif Ali Zardari, fue muerto en un popular mercado en Islamabad por uno de sus guardias de seguridad. Es el asesinato de más alto perfil en Pakistán desde la muerte de la ex primera ministra Benazir Bhutto, hace tres años.

Otras cinco otras personas resultaron heridas cuando el personal de seguridad confrontó al asesino. Se está realizando una investigación urgente para saber si el guardaespaldas estaba actuando solo cuando le disparó al hombre al que debía estar protegiendo. El asesino les dijo más tarde a los investigadores que había actuado porque Taseer criticaba las leyes islámicas de su país. El gobernador de 56 años había sido uno de los pocos políticos de alto perfil preparado para hablar en contra de las leyes y a menudo subía a Twitter sus opiniones liberales.

Hace poco había hablado sobre la sentencia de muerte dictada por una corte en Punjab a una mujer cristiana culpable de blasfemia, diciendo que la mujer, Asia Bibi, debería ser perdonada. Sus comentarios provocaron críticas y amenazas de muerte de los conservadores musulmanes, pero Taseer les dijo a The Independent hace poco: “No me molesta. ¿Quién diablos son esos malditos iletrados para decidir si soy musulmán o no?”. El 31 de diciembre había escrito en Twitter: “Estaba bajo gran presión para que me intimidara ante la presión por blasfemia. Negado. Aun si soy el último hombre de pie”.

Anoche, el asesinato de Taseer, un magnate de los medios y un empresario que fue nombrado gobernador en 2008, fue condenado por colegas preocupados y enojados grupos de sociedades civiles. “Era la voz más valiente después de Benazir Bhutto sobre los derechos de las mujeres y las minorías religiosas”, les dijo a los periodistas Farahnaz Ispahani, un alto asesor de Zardari y un amigo de Taseer. “Dios, lo vamos a extrañar”, añadió.

Ali Dayan Hasan, de los Grupos de Derechos Humanos, que ha hecho campaña para abolir las leyes, dijo: “Taseer era un raro político, dispuesto a arriesgar su vida abrazando una posición sin ambigüedades contra la discriminación y el abuso. Su asesinato es motivo de tristeza para los defensores de los derechos humanos”.

Los informes sugieren que el guardia que mató a Taseer cuando llegaba a la ciudad de Khosar Market era un miembro de la llamada fuerza de elite, establecida en Rawalpindi. Associated Press dijo que el guardia barbudo, identificado como Mumtaz Qadri, más tarde había alardeado sobre el asesinato, diciendo que estaba orgulloso de haber matado a un “blasfemo”.

El ministro de Interior, Rehman Malik, dijo que se estaba llevando a cabo una investigación para saber si el guardia de 26 años que le disparó a Taseer después que se bajó del vehículo estaba actuando solo o era parte de un complot más grande. “Ya veremos si fue un acto individual o alguien le había pedido que lo hiciera”, dijo.

El asesinato de Taseer ocurrió cuando el partido gobernante del país, el Partido Popular de Pakistán (PPP), está trastabillando después de la decisión del socio en la coalición, el Movimiento Uttahida Qaumi (MQM), de unirse a las bancas de la oposición. El principal partido de la oposición, la Liga Musulmana de Pakistán-N (PML-N), de Narwaz Sharif, que controla el estado de Punjab, dijo después de la muerte de Taseer que le daría al gobierno tres días para aceptar una lista de pedidos, entre ellos la reversión del aumento de precios, si quería evitar un posible voto no confianza.

Sumándose a la inestabilidad, el asesinato de Taseer también provoca preguntas sobre hasta qué punto los extremistas religiosos han penetrado en las fuerzas de seguridad. Pareciera haber algún desacuerdo sobre quién era responsable por la seguridad de Taseer en la capital. Malik dijo que el guardia de seguridad había sido provisto por las autoridades estatales en Punjab, que ha visto un crecimiento de extremistas religiosos y militantes en los últimos años.

Un número de personas han sido sentenciadas a muerte bajo la ley de blasfemia, parte de la cual fue introducida durante la década de 1980 por el general Mohammad Zia ul-Haq. La mayoría de los casos son descartadas por altos tribunales y no se han llevado a cabo ejecuciones, pero los activistas de derechos humanos exigen la abolición de la ley.

El PPP inicialmente dijo que apoyaba movimientos para borrar o por lo menos reformar la ley. Sin embargo, bajo la presión de los conservadores religiosos, se retractó.

* De The Independent de Gran Bretaña. Especial para Páginal12.

Traducción: Celita Doyhambéhère.

Compartir: 

Twitter
 

El cuerpo de Salmaan Taseer era trasladado ayer; otras cinco personas resultaron heridas.
Imagen: AFP
 
EL MUNDO
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.