ECONOMíA › PARA ENTENDER EL PROBLEMA DE LA ESCASEZ DE BILLETES

Las diez claves

 Por Tomás Lukin

1 ¿Por qué faltan billetes?

Los inconvenientes registrados desde mediados de diciembre son el resultado de una combinación de factores. En primer lugar figuran las limitaciones estructurales de la Casa de Moneda para abastecer los billetes necesarios en un escenario de sostenido crecimiento económico y aumento en la demanda de dinero físico. En segundo lugar, aparecen los problemas logísticos y productivos que surgieron en la importación de los billetes desde Brasil. La contratación de una unión transitoria de empresas conformada por la Casa de Moneda argentina y brasileña fue la alternativa puesta en marcha en noviembre por la autoridad monetaria para enfrentar el pico de demanda previsto para el último mes del año. Las autoridades del Banco Central conocían esas proyecciones desde comienzos de año, pero confiaron en un plan de ampliación de la empresa productora local que no se cumplió. Por eso, se contrató la producción de 100 millones de billetes de 100 pesos que debían llegar antes del 10 de diciembre pero las firmas, argumentan en la autoridad monetaria, no cumplieron con los plazos y prolongaron la duración de los problemas durante la primera semana de enero.

2 ¿Cuándo terminarán de llegar esos billetes?

Ingresarán al sistema en los próximos siete días. Una porción de los fondos llegan semielaborados y son numerados y cortados en el país, y existe otro grupo –la nueva serie S de 100 pesos– que arriban terminados desde la empresa brasileña.

3 ¿Cómo influyó el incremento de la demanda de fin de año?

La mayor demanda estacional que se observa a fin de año por el pago de aguinaldos, adelanto de salarios y bonificaciones recibió un impulso por los pagos adicionales de 500 pesos para los jubilados y de 220 pesos para los beneficiarios de las pensiones no contributivas. El desembolso extra para los trabajadores pasivos, una política que el Gobierno realizó los últimos años, significó una impresión adicional de 20 millones de billetes, un 4,5 por ciento de la capacidad productiva total de la Casa de Moneda.

4 ¿Cómo influyeron los medios de comunicación?

Finalmente, el desconcierto que generó la televisación constante de los problemas durante el pago a jubilados y empleados públicos, fundamentalmente en los bancos Nación y Provincia, y las dificultades existentes en los cajeros de distintas entidades de todo el país redoblaron la presión sobre la oferta de billetes.

5 ¿Cuándo se solucionará el problema?

La presidenta del Banco Central, Mercedes Marcó del Pont, aseguró el lunes que a lo largo de los próximos días se normalizará la situación con la llegada del último embarque de billetes producidos en Brasil por 30 millones de unidades, la producción de la Casa de Moneda local, la recirculación de los billetes existentes nuevamente hacia los bancos y la desaceleración de la demanda. Ayer, el vicepresidente de la entidad, Miguel Angel Pesce, reiteró que los episodios de “escasez” no se repetirán. Además, el directorio de la entidad anunció que hará uso de una opción para extender en 30 millones de billetes el contrato por 100 millones de unidades que firmó con la UTE entre las firmas de Brasil y Argentina. Esos fondos deberían estar disponibles, a más tardar, la primera semana de febrero.

6 ¿La inflación jugó algún papel en esta situación?

No. La falta de billetes no fue consecuencia del aumento de precios. El ritmo de ajustes en diciembre no varió significativamente del registrado en noviembre según las mediciones de distintas consultoras privadas y el Indec. Precisamente, durante los episodios de aceleración del ritmo de alza de precios el público se desprende lo más rápidamente posible del papel moneda y compra bienes o dólares para amortiguar la pérdida de valor. En esta oportunidad el consumo se mantuvo elevado y otra porción de los billetes retirados de los cajeros fueron atesorados. La mayor demanda de dinero es una respuesta al proceso de crecimiento, el incremento en los niveles de bancarización y la extensión del consumo a los sectores más postergados, que son quienes más utilizan los billetes al moverse dentro de la economía informal.

7 ¿Por qué no se imprimen billetes de mayor denominación?

Imprimir billetes de 200 o 500 pesos es una decisión política. En la Unión Europea existen esas denominaciones, mientras que la serie del dólar no posee esos valores. En el directorio del Banco Central no consideran necesario crear esos billetes ya que sostienen que los problemas son estacionales y en breve serán superados.

8 ¿Un nuevo corralito?

Es un disparate. Los diputados nacionales Elisa Carrió y Francisco de Narváez consideraron que los episodios de las últimas tres semanas conformaban un nuevo corralito. Si bien provincias como Chaco y Córdoba dispusieron limitaciones a las extracciones y algunos bancos realizaron prácticas similares en los montos pasibles de retirar por día de los cajeros, esos aspectos se fueron normalizando. Pero más relevante aun es que el escenario macroeconómico actual no presenta ninguna de las condiciones registradas en diciembre de 2001.

9 ¿Cuál es la responsabilidad de los bancos?

Pese a las fabulosas ganancias contabilizadas en los últimos años y el sostenido crecimiento de la bancarización de la población (más empleo en blanco, jubilados, Asignación Universal por Hijo y universalización de las cajas de ahorro), los bancos no dispusieron fuertes inversiones en ampliar la red de cajeros automáticos. Esto genera que esas máquinas se quedan sin billetes en poco tiempo después de la recarga.

10 ¿Pueden volver a surgir dificultades?

Las máquinas de la Casa de Moneda pueden producir entre 400 y 500 millones de billetes entre todas las denominaciones siempre y cuando no surja ningún desperfecto técnico. En el Banco Central estiman que se necesitarán, hasta los primeros meses de 2012, alrededor de 700 millones de billetes. La producción oficial alcanzará en el mejor de los casos a cubrir dos tercios de los requerimientos. Por eso, en abril, cuando vence el contrato, se revisarán las condiciones contemplando desde comienzos de año los mecanismos necesarios para superar las limitaciones de la oferta local y los incrementos estacionales de fin de año. En ese escenario, se podría volver a recurrir a Brasil u otras empresas locales o del exterior que estén en condiciones de suministrar los billetes.

[email protected]

Compartir: 

Twitter
 

 
ECONOMíA
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.