ECONOMíA › ENOJO ENTRE LOS USUARIOS POR EL AUMENTO DE TARIFA

Indignados a la cola

Durante todo el día se formaron largas filas de pasajeros que prefirieron soportar el calor y el mal humor para conseguir las últimas tarjetas a $ 1,10.

Desde hoy las tarjetas de subte costarán $ 2,50 por viaje.
Imagen: Leandro Teysseire.

–Máximo veinte.

–Lo que pasa es que también es para mi mujer, tenemos una nena chiquita, viajamos todos los días...

–Yo te entiendo, pero puedo veinte. ¿Comprás? –se disculpa un empleado de la línea E que ayer, dice, tuvo un día “infernal”. Los usuarios, entre el malhumor por el aumento y el calor sofocante, se formaron en largas colas para conseguir las últimas tarjetas magnéticas a un peso con diez centavos. Las filas comenzaban, obedientes, bajo tierra. La charla las engrosaba a mitad de camino. Y emergían por las escaleras de acceso para serpentear hasta el –rotativo– último. Algunos compraron en el lugar de rutina, otros pasaban por cuanto lugar podían para eludir el tope de venta por persona. “Es la única manera de ahorrar un poco”, cuenta Juan Manuel López, todavía negociando con el billete de cien en mano.

“El anuncio fue muy de repente. Imaginate que nosotros somos tres y todos los días tomamos el subte. Mi mujer es docente, y yo, empleado público”, explica, resignado con sus veinte Subtepass. A unos metros, continúa la venta frenética. Pegado en la ventanilla por la que atienden los dos boleteros de la estación Entres Ríos de la línea E, un cartel pide disculpas en nombre de los trabajadores: “Le decimos No!!! al aumento compulsivo e ilegal de más del 120 por ciento. Estamos a favor del pasajero”. Otro mensaje acusa que “primero se invierte para un servicio mejor, después se aumenta”. Juan Manuel enocoge los hombros. “Y bueno, voy a ver si viajo en bici.”

En Catedral, Línea D, la escena se repite. Flavio Woloszyn está “molesto”. “Tiene un poco de lógica, pero el aumento fue muy abrupto. Ya compré las dos tarjetas de diez en cuatro estaciones.” Página/12 pregunta por la tarjeta electrónica. La mayoría no se enteró de que hasta el 12 de enero el dinero cargado en la SUBE podrá ser utilizado para comprar el pasaje por 1,10. Jorge Escobar, de 46 años, dice que de todas formas desconfía de “esto de la computación”.

Para el pasajero que le sigue en la cola, trajeado de estricto gris, “el aumento es justo”. “Lo que está pasando es que el gobierno nacional lo quiere volver loco a Macri y entonces le sacan los subsidios”, vocifera mientras atraviesa el molinete. Se niega a dar su nombre y toma la formación que acaba de arribar.

Descendiendo en la estación 9 de Julio, y atravesando un extenso corredor, se divisa el hormigueo de Carlos Pellegrini, Línea B. “A Macri no le importa nada. Cada vez que asumió algo, lo subió. No bien fue jefe de Gobierno, fue el ABL. ¡Un 300 por ciento!”, rezonga Esther Santillán, que hace trabajos domésticos y algunos días se toma hasta seis subtes. Su compañero de fila, Pablo Delillo (33), teoriza que “Macri está tratando de europeizar todo: pone las bicisendas, aumenta las tarifas”.

“Esto es bien al estilo Macri. Poné eso: ‘estilo Macri’”, exige una contadora pública que aguarda ser atendida en la boletería de Congreso, Línea A. Se llama Susana Acosta, tiene varios pases en la mano y piensa que la suba es “exorbitante”. “Aumentó todo: el ABL, las patentes, los peajes, el taxi, y lo único que hace son placitas y cambiar de carril las calles. Había dicho que se iban a tomar un tiempo para pensar el tema del traspaso, y no bien se lo ponen en la mano, duplican el costo porque tienen que modernizar. ¿Modernizar? ¡Ja!”

Un empleado accede a salir de la cabina, ante las miradas inquisidoras de algunos. No da su nombre por miedo a las represalias de la empresa. Hace 20 años que trabaja en los subterráneos y opina que deberían haberle dado más tiempo a “la gente” para que se acostumbre a la nueva tarifa. “No lo podíamos creer. La cantidad de gente comprando tarjetas se cuadruplicó. Por día en mi ventanilla tengo unos dos mil pesos en Subtepass. Hoy (por ayer) tuve 37 mil”, asegura.

Informe: Rocío Magnani.

Compartir: 

Twitter
 

 
ECONOMíA
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.