ECONOMíA › LLEGA LA SECRETARIA DE COMERCIO EXTERIOR BRASILEñA

Vuelven a negociar

Beatriz Paglieri recibirá hoy a su par brasileña, Tatiana Prazeres, para analizar el funcionamiento del nuevo régimen de Declaración Jurada Anticipada de Importaciones que implementó la AFIP.

La secretaria de Comercio Exterior, Beatriz Paglieri, recibirá hoy a su par brasileña, Tatiana Prazeres, para analizar el funcionamiento del nuevo régimen de Declaración Jurada Anticipada de Importaciones impuesto por la AFIP. Prazeres buscará evitar que el sistema afecte a los empresarios brasileños. El objetivo es encontrar una salida consensuada, pero el gobierno de Dilma Rousseff no descarta llevar el tema a los tribunales de diferencias comerciales del Mercosur.

La AFIP anunció el 10 de enero que los importadores deberían informarle a partir de febrero de manera detallada sus operaciones en forma previa a realizar cualquier pedido de compra al exterior. El sistema de declaración jurada anticipada busca reforzar la administración del comercio. El organismo distribuirá esos datos entre las dependencias adheridas al régimen y si la declaración recibe alguna “observación”, el empresario no podrá ingresar la mercadería hasta que regularice su situación en la dependencia correspondiente.

Desde que el sistema entró en funcionamiento, los importadores no se han quejado. De hecho, el secretario de Comercio Interior, Guillermo Moreno, dependencia adherida al régimen, descartó ante esos empresarios un freno masivo en las compras al exterior. Aclaró que no pondrá trabas en las operaciones menores a los 500 mil dólares y que sólo se focalizará en “las 80 o 90 empresas que mueven el amperímetro”.

No obstante, en Brasil los cambios generaron diversas muestras de descontento. El ministro de Industria, Fernando Pimentel, resaltó los “problemas” que Argentina genera en la relación bilateral, y Tatiana Prazeres se mostró escéptica sobre la “legalidad” del régimen y por ello ahora viajó a Buenos Aires. El objetivo del gobierno argentino es no sólo analizar la medida puntual, sino la balanza comercial entre ambos países, donde Brasil cerró el 2011 con un superávit de alrededor de 5800 millones de dólares. El rubro autopartes será discutido con mayor énfasis, pues el 60 por ciento del déficit que la Argentina mantiene con el país vecino pertenece a ese rubro. Argentina y Brasil buscarán alcanzar soluciones de manera que nuestro país pueda incrementar sus ventas –y reducir el déficit comercial–, sin afectar los envíos brasileños. Ese fue el mensaje que se llevó el presidente de la Federación de Industriales del Estado de San Pablo (Fiesp), Paulo Skaf, durante su visita a Buenos Aires el último jueves, cuando se entrevistó con el ministro de Economía, Hernán Lorenzino, y la ministra de Industria, Débora Giorgi. Skaf se mostró conforme luego del encuentro. “La reunión fue muy positiva en la búsqueda de un entendimiento cada vez mayor entre los países, en donde no se reduzcan las ventas brasileñas a la Argentina y puedan aumentar las ventas argentinas a Brasil”, afirmó.

Compartir: 

Twitter
 

Paglieri junto a Timerman en la última cumbre del Mercosur en Montevideo.
Imagen: DyN
 
ECONOMíA
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.