ECONOMíA › LA INDUSTRIA AUTOMOTRIZ FABRICARá EN 2012 LA MISMA CANTIDAD DE UNIDADES QUE EL AñO PASADO

La misma producción que el record 2011

La ministra de Industria, Débora Giorgi, adelantó que el sector automotor cerrará el año en un nivel similar al de 2011, cuando alcanzó el record de 828.771 unidades. Las terminales locales están pendientes de la reglamentación del plan brasileño.

 Por Javier Lewkowicz

La producción automotriz cerrará el año en un nivel similar al de 2011, cuando alcanzó el record de 828.771 unidades, anticipó ayer la ministra de Industria, Débora Giorgi. Luego de un primer semestre afectado por la contracción del mercado brasileño, el Gobierno considera que el resultado del sector es satisfactorio. Cristiano Rattazzi, titular de Fiat y de Adefa, se mostró cauto, aunque mantiene buenas expectativas para los próximos meses. Una cuestión que se resolvería antes de fin de año es la reglamentación del Plan Maior de Brasil, que prevé incentivos a su industria. Las terminales venden más del 40 por ciento de lo que producen al país vecino, por lo que si bien existe un compromiso para favorecer a Argentina, Giorgi advirtió que si no incorpora los procesos productivos locales a los beneficios, el Gobierno tomará “medidas para neutralizarlo”.

Rattazzi; Fabio Rozenblum, de AFAC; Ricardo Pignanelli, de Smata; Dante Alvarez, de Acara, y autoridades nacionales participaron ayer del encuentro de Automecánica. Más temprano ofreció un discurso el ministro de Trabajo, Carlos Tomada.

El principal signo de interrogación que se abre sobre el sector es el enorme déficit comercial que genera la contracara del boom de producción y consumo. En 2011 el déficit de autopartes llegó a casi 9 mil millones de dólares, el 90 por ciento del superávit comercial de toda la economía en el período. En los primeros seis meses de 2012 el déficit en autopartes llegó a 3617 millones de dólares, una baja del 10 por ciento vinculada con la merma de 15,4 por ciento en la producción.

Giorgi señaló que es inviable el actual modelo de baja integración local. La industria automotriz creció mucho en los últimos años, pero el perfil estructural a grandes rasgos no se modificó. Rozenblum hizo hincapié en “alcanzar una producción de autopartes similar a la demanda de nuestro país”, apuntando a mejorar las exportaciones, más allá de la integración local. Detalló que para llegar al equilibrio deben vender 2,5 veces más. La estrategia de la integración es complementaria, porque el alto grado de globalización de la industria bajó mucho el “techo” potencial que tiene la participación nacional en las terminales locales.

Rattazzi indicó que la tendencia para las terminales “continúa siendo favorable por el mercado regional y el doméstico” y que “las medidas estímulo de Brasil ya se reflejan en la Argentina”. Advirtió que en 2008 la industria exportaba a 80 destinos y ahora a 55. El 81 por ciento de las ventas externas se dirigen a Brasil. “Es una señal de alerta. Es necesario concretar el libre comercio con Colombia, Venezuela y Ecuador y concluir las negociaciones con México para llegar a un nuevo acuerdo”, pidió, para incrementar las ventas de las fábricas que representa.

Frente al usual reclamo de pérdida de competitividad, Ricardo Pignanelli aclaró que “si un auto tiene un contenido local del 23 por ciento, ¿cuánto puede constituir el costo laboral? El problema de la competitividad no está allí, al contrario, las subas salariales dinamizan el mercado”. Dante Alvarez, de los concesionarios, pidió que el Gobierno permita el ingreso de autos de alta gama que no se fabrican en el país.

El sector está atento a la reglamentación que Brasil haga del Plan Maior, que prevé un atractivo incentivo fiscal para el consumo de autos producidos en ambos países, pero todavía no definió si tendrá en cuenta las partes y procesos desarrollados en Argentina para otorgar el beneficio. En el caso de las partes no habría inconveniente, pero la situación en procesos, donde Brasil exige que dos de los nueve existentes sean desarrollados por su industria, es algo más incierta. “Ya nos reunimos tres veces y la voluntad es seguir hablando. Pero tenemos que plantear a la industria que en aquellos temas donde no haya acuerdo, tomaremos las medidas necesarias para neutralizar posibles inequidades”, indicó Giorgi a Página/12.

Compartir: 

Twitter
 

Débora Giorgi, ministra de Industria, afirmó que con Brasil “la voluntad es seguir hablando”.
Imagen: Bernardino Avila
 
ECONOMíA
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.