ECONOMíA › LA SEMANA PROXIMA SE CONOCERA EL CONTRATO DE ADHESION A LA SUPER CARD

La tarjeta en las gateras

La subsecretaria de Defensa del Consumidor, María Lucila “Pimpi” Colombo, adelantó que la semana próxima se conocerán las reglas a las que deberán sujetarse los súper que emitan el nuevo plástico. Estaría listo a mediados de abril.

La semana que viene empiezan a definirse las condiciones de funcionamiento de la Súper Card. La subsecretaria de Defensa del Consumidor, María Lucila “Pimpi” Colombo, adelantó ayer que una vez terminado el fin de semana largo se publicará en el Boletín Oficial el contrato de adhesión modelo, una especie de marco regulatorio, al cual van a tener que sujetarse los supermercados para emitir la flamante tarjeta. Si bien durante los últimos días hubo una fuerte expectativa por el lanzamiento, aún faltan precisiones acerca de cómo va a ser su puesta en marcha. Algunos detalles que quedan por resolver son si su emisión tendrá algún costo para los usuarios, el esquema de fondeo de este negocio crediticio y la existencia de gastos por el envío de resúmenes periódicos y cobertura de seguros, como ocurre con los plásticos convencionles. La tarjeta estaría lista a mediados de abril.

Ya hay varias firmas grandes que van a participar de este negocio de crédito para el consumo personal, como Carrefour, Walmart, Coto, Jumbo, Disco, Vea, La Anónima, Libertad, Día y la Cooperativa Obrera de Bahía Blanca. También se sumarían comercios menores que mostraron interés en incorporarse a la propuesta. Yolanda Durán, titular de la Cámara Empresarial de Desarrollo Argentino y Países del Sudeste Asiático (Cedapsa), una de las instituciones que agrupan a los supermercados chinos, dijo que “sería interesante que la tarjeta también funcionara en nuestro sector”, para agregar que es una oportunidad para reducir las altas comisiones financieras que pagan los locales. Por su parte, Adolfo Tripodi, titular de la Federación Económica de Mendoza (FEM), agregó que puede ser importante para ayudar a contener los precios que la tarjeta se haga extensible a otros comercios, como los asociados a la FEM y a la empresa pyme en su conjunto.

Uno de los interrogantes que es posible que se devele la próxima semana, cuando se publiquen oficialmente las condiciones en la que será ofrecida la tarjeta, es si la emisión de la Súper Card tendrá algún cargo para el consumidor, lo que sí se suele cobrar en los bancos. Aunque por el espíritu de la medida lanzada por iniciativa de los supermercados y con el aval del Gobierno no parece probable que los costos de emitir el plástico corran a cuenta del público. Colombo dijo que “de entrada el beneficio de la tarjeta está dirigido a los consumidores”. Otro de los puntos que puede quedar en claro con la publicación del Boletín Oficial es el esquema de fondeo de la Súper Card. Esto permitirá correr a un lado al sistema financiero para que exista un intercambio directo entre comerciantes y compradores. Hasta el momento una de las propuestas era la creación de un fideicomiso con el dinero de los supermercados y de confederaciones empresarias. También se sabe que pueden entrar a este negocio los fondos de las compañías de seguros, las que deben reinvertir sus ganancias en actividades productivas.

Entre los interrogantes que despertó más polémica en los últimos días es si la Súper Card convivirá con otras tarjetas de crédito tradicionales, como Visa, Mastercad, American Express, o se convertirá en único medio de pago junto con el efectivo. Por el momento lo que se dijo oficialmente es que las tarjetas de los bancos se utilizarán siempre y cuando acepten bajar sus comisiones al uno por ciento, tasa con la que funcionará la Súper Card. De lo contrario, los súper podrían optar por aceptar sólo esta última.

Compartir: 

Twitter
 

Aún resta definir qué costos tendrá la nueva tarjeta para los consumidores que quieran tenerla.
Imagen: Pablo Añeli
 
ECONOMíA
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.