ECONOMíA › EL GOBIERNO ENVIO EN LA MEDIANOCHE EL PROSPECTO PARA UN NUEVO CANJE A LA CAMARA DE APELACIONES DE NUEVA YORK

Ultima carta en la disputa con los buitres

La oferta no contemplará condiciones más ventajosas que las que obtuvo el 93 por ciento que ingresó en los procesos de reestructuración previos. Economía no difundió detalles, pero trascendió que pondrá a disposición un menú con varias opciones.

 Por Cristian Carrillo

El Gobierno envió en la medianoche a la Cámara de Apelaciones de Nueva York el prospecto para un nuevo canje de deuda, con el que busca darle un cierre definitivo al litigio con los fondos buitre. Si bien hasta el cierre de esta edición se mantuvo un total hermetismo sobre el detalle de la propuesta, Página/12 pudo saber que la misma no contemplará condiciones más ventajosas que las que obtuvo el 93 por ciento que ingresó en los procesos de reestructuración previos. Hasta última hora el equipo técnico de Economía afinaba la propuesta en cuanto a plazos, volúmenes de emisión y reconocimiento de los intereses. No obstante, la oferta incluiría bonos Par, sin quita nominal de capital, los que permitirán argumentar ante la Cámara que se reconoce el 100 por ciento de la deuda demandada. Por los intereses podría incluirse bonos Discount (con quita del 67 por ciento). No habría emisión de Cupón PIB ni de bonos Global 2017, como en anteriores canjes de deuda (ver aparte).

Es la última carta que se juega la Argentina, al menos en esta instancia judicial. La reapertura del canje fue propuesta por el Gobierno como alternativa al pedido de los fondos buitre. La Cámara solicitó al país que detalle las condiciones de esa propuesta y deberá evaluar si la acepta. De obtener un fallo favorable para la Argentina, estos fondos quedarían con nulo margen de maniobra y marcará un precedente para el resto de la deuda todavía en cesación de pagos, que asciende a 11.180 millones de dólares. E incluso la cifra podría llegar a los 43.000 millones de dólares, con un fallo adverso, si quienes ingresaron al canje en 2005 y 2010 consideran que los fondos buitre obtuvieron condiciones más ventajosas, y accionan en contra del Estado argentino por la diferencia.

La oferta se envió a la Corte por correo electrónico. Ningún funcionario del Palacio de Hacienda viajó para la presentación del prospecto. De acuerdo con las normas en las que fueron lanzados los sucesivos canjes, la oferta que se presentó sobre el filo de la noche deberá ser extensible a toda la deuda en default y a los que reestructuraron su deuda, quienes podrán evaluar si les conviene la nueva opción. Es por eso que el prospecto debe ofrecer condiciones menos favorables en esta nueva edición del canje. Frente a estas premisas, el diseño del nuevo canje pivoteaba bajo dos opciones: entregar por el capital e intereses bonos Par o para los intereses sumarle bonos Discount. Desde Economía señalaron que mantendrá una estructura similar a la oferta de 2010 para minoristas. Este segmento obtuvo bono Par, mientras que a los inversores institucionales se les entregó Discount (ver aparte).

La alternativa de cancelar la discusión con la entrega de estos títulos sin quita de capital refuerza el argumento argentino de reconocer la totalidad del valor nominal demandado por los fondos especulativos. Esta opción da respuesta al argumento esgrimido de tratamiento igualitario, bajo la cláusula de pari passu, de estos fondos, con el que pretenden hacer valer sus tenencias.

Estos papeles se emitieron por primera vez con el canje de 2005 y volvieron a ofrecerse en el menú de 2010. Este título se emite a la par, de allí su nombre; es decir, por cada lámina de 100 dólares se entrega un nuevo papel con 100 dólares de valor técnico. El plazo de la primera emisión vence en 2038, pero la nueva serie podría extender el vencimiento a 2043 para mantener esa equidad con los que lo obtuvieron en 2005 o 2010. La ventaja para el Estado argentino es que paga capital al fin de su vida útil, y detenta una tasa de interés de apenas el 2 por ciento. La opción no contempla al Cupón PIB ni el Global 2017. Una alternativa dentro de esta oferta consistía en emitir bonos Discount por los intereses, cerca de 850 millones de dólares. Según un estudio de la consultora Econométrica, la opción de ofrecer sólo bonos Par implica un valor de mercado de 38 dólares por lámina de cien, contra los 47 que representó la oferta de 2010, con la inclusión del Cupon PIB y de los Global 17 por los intereses.

Sin importar lo ventajosa que pueda ser la oferta para los bonistas, se espera que los fondos buitre rechacen al igual que en oportunidades anteriores el convite, por eso la importancia de que la Cámara laude esta oferta y ponga fin a los ataques de estos especuladores. NML Capital y Aurelius encabezaron a principio del año pasado este nuevo ataque contra la Argentina, por 1330 millones de dólares que reclaman por sus tenencias en bonos defaulteados. La presentación que realizaron ante el juez del distrito de Manhattan, Thomas Griesa, se basó en el argumento de supuesta discriminación del país para con ellos, debido a que paga regularmente sus compromisos de deuda reestructurada y no la de quienes no ingresaron al canje. La Cámara convalidó el argumento de los fondos buitre y solicitó que se presenten opciones de pago a prorrata para salvar esta supuesta discriminación. Griesa propuso un pago en efectivo. El bufete de abogados Cleary Gottlieb Steen & Hamilton, que representa al país, solicitó la revisión del pleno de trece miembros del Tribunal sobre la cuestión de fondo y, junto a los técnicos de Economía, ofreció la reapertura del canje. La Cámara rechazó la revisión del pleno –denominado En Banc–, pero solicitó detalles de la nueva oferta argentina, la cual se encuentra ahora en sus manos.

Compartir: 

Twitter
 

El ministro Hernán Lorenzino y el vicepresidente Amado Boudou durante su última visita a la Corte de Nueva York.
Imagen: Télam
SUBNOTAS
 
ECONOMíA
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.