ECONOMíA › EL GOBIERNO OFICIALIZó LA DEVOLUCIóN DE RETENCIONES AL TRIGO

Para alentar la siembra

Los derechos de exportación se devolverán en proporción a la producción declarada. La Sociedad Rural reclama que directamente no se cobre. Pequeños productores, en cambio, piden su segmentación para no beneficiar a los pooles de siembra.

Con la publicación en el Boletín Oficial, ayer, del decreto 516/2013, el Gobierno oficializó el mecanismo por el cual transferirá a los productores lo que se recaude por los derechos de exportación de trigo y sus derivados. La medida, que involucraría una transferencia equivalente a 600 millones de dólares, busca revertir la caída en el área dedicada a dicho cereal y, consecuentemente, su producción. Las retenciones a la exportación actualmente vigentes alcanzan al 23 por ciento sobre el trigo y el 13 por ciento sobre las harinas. El presidente de la Sociedad Rural, Luis Etchevehere, criticó el decreto señalando que “no tiene razón de ser; si van a devolver las retenciones, para eso que las saquen”.

La devolución de los derechos de exportación a los productores en forma proporcional a la producción declarada ante la Unidad de Coordinación y Evaluación de Subsidios al Consumo Interno (Ucesci). Es decir, que serán beneficiarios de la transferencia todos los productores independientemente de su tamaño o identidad (productor familiar o sociedad conformada por un pool de siembra). Este último aspecto fue cuestionado por la Agrupación Grito de Alcorta de la Federación Agraria, que encabeza Pedro Peretti, que demanda una “segmentación” que contemple un mayor beneficio para los 25 mil pequeños y medianos productores de trigo, que producen aproximadamente la mitad de la cosecha, según estimaciones privadas. La otra mitad está concentrada en otras dos mil unidades productivas grandes y medianas.

Según los considerandos del decreto 516, “resulta necesaria la adopción de medidas tendientes a evitar la reducción de la producción de trigo y su rentabilidad, tanto de la siembra como de la producción de dicho cultivo”. La superficie sembrada, recuerda, se redujo desde la campaña 2002/2003 en 2,8 millones de hectáreas, como consecuencia de su menor rentabilidad en relación con otros cultivos. La producción de trigo alcanzó un record en la cosecha 2007/2008, con 16 millones de toneladas producidas en una superficie sembrada de seis millones de hectáreas, pero se redujo a 14,5 millones de toneladas y 4,6 millones de hectáreas en la temporada 2011/2012. Es decir, el incremento de los rendimientos por hectárea evitó que la caída en el área sembrada (casi un 25 por ciento) se tradujera en una aguda contracción de su producción.

El decreto publicado ayer dispone la constitución de un fideicomiso, que tendrá por objeto la transferencia a los productores de los recursos que ingresen por derechos a la exportación de trigo y sus derivados. Dicho fideicomiso se extenderá por dos temporadas, pudiendo prorrogarse dicho plazo hasta un máximo de treinta años.

El fondo o patrimonio del fideicomiso estará formado por la suma que efectivamente perciba el Estado nacional por retenciones al trigo; las rentas que de la misma se obtengan; las contribuciones destinadas al fideicomiso, y los recursos que le asignen el Estado nacional, las provincias y la Ciudad Autónoma de Buenos Aires. Se estima que la devolución que podría recibir cada productor oscilaría, a valores actuales, en torno de los 30 dólares por tonelada, lo que equivaldría a aproximadamente un 15 por ciento del valor del producto.

Compartir: 

Twitter
 

El Gobierno consideró que el desplazamiento del trigo por otros cultivos ponía en riesgo el abastecimiento.
 
ECONOMíA
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.