ECONOMíA › EL MINISTRO DE AGRICULTURA, NORBERTO YAUHAR, CUESTIONO A LA MESA DE ENLACE

“El lockout agropecuario fracasó”

El funcionario aseguró que la Mesa de Enlace es un sello político que tiene un doble discurso, porque sus quejas no tienen correlato con la realidad. Una serie de informes con datos del sector avala esa descripción.

 Por Sebastián Premici

“El lockout agropecuario fracasó. La Mesa de Enlace es un sello político que tiene un doble discurso”, sostuvo el ministro de Agricultura, Norberto Yauhar. Los dirigentes de Federación Agraria, la Sociedad Rural, CRA y Coninagro suelen repetir que el “campo no da más” y que los productores están en una situación de “quebranto”. Sin embargo, un reciente informe escrito por Nicolás Hernán Zeolla, integrante de la Cátedra Nacional de Economía Arturo Jauretche, da cuenta de la alta rentabilidad del sector. Desde la salida de la convertibilidad, la rentabilidad en dólares de los productores-propietarios se incrementó en un 223 por ciento, mientras que para los arrendatarios los beneficios tuvieron una suba del 690 por ciento.

“En la actualidad suele escucharse a los portavoces de las patronales agropecuarias reclamar sobre las dificultades de llevar adelante la producción en el mediano plazo debido a altos costos que enfrentan. Este argumento es en parte cierto pero incompleto, pues se aísla del dato que da cuenta de un incremento más que proporcional de los ingresos percibidos”, puede leerse en el trabajo citado.

Un productor mediano propietario de 500 hectáreas facturó durante la campaña 2012-213 –de acuerdo con el análisis realizado por la Cátedra Nacional de Economía Arturo Jauretche–, netos de gastos de comercialización, fletes y pagos de retenciones, más de 2 millones de pesos por la producción de soja. Al descontarle otros gastos directos, de mantenimiento de estructura y cosecha, obtuvo un beneficio estimado en 1,2 millones de pesos. Para la campaña 2013-2014, el beneficio sería de 1,4 millones de pesos”, puede leerse en el trabajo titulado Costos y rentabilidad del sector agropecuario en la Argentina actual.

“Estos aumentos son el resultado de los mejores precios internacionales de los cultivos, la expansión de la frontera agrícola y la valorización de las tierras. Por ello, es un error tratar a todo el sector como un actor homogéneo y colegiado, depositario de las necesidades reclamadas por los integrantes de la Mesa de Enlace”, sostuvo Zeolla en su informe.

Los ruralistas suelen repetir que el constante incremento de sus costos les quitan rentabilidad a sus empresas. Sin embargo, durante los primeros meses de la campaña 2013-2014, la relación insumo producto cayó respecto de la campaña anterior. Es decir, los productores necesitan una menor cantidad de quintales de granos para comprar insumos. Así se desprende de otro informe elaborado por la Corriente Agropecuaria Nacional y Popular (Canpo), en base a datos de la revista especializada Márgenes Agropecuarios.

Por ejemplo, en el caso del trigo, para adquirir glifosato los productores desembolsarán un 19 por ciento menos que en la campaña 2012-2013. El ahorro en gasoil será del 11 por ciento y en fletes un 15 por ciento. En el caso de la soja, los productores pagarán por el glifosato un 7,6 por ciento menos, y el costo del flete retrocederá un 2,9 por ciento.

Los costos de los arrendamientos también habrían disminuido, aunque son el principal factor de distorsión en la ecuación económica de los productores. Según el informe elaborado por Zeolla, lo que debe pagar un arrendatario por el uso de la tierra resulta en la actualidad un 215 por ciento más que en 2001, al pasar de los 160 dólares por hectárea a 504 dólares, en la zona núcleo. Sin embargo, en 2008 el costo del arrendamiento era de 575 dólares la hectárea, es decir un 15 por ciento por encima de lo que se estaría pagando en la actualidad.

El informe de Zeolla reconoce que la principal discusión hacia el interior del sector debería girar en torno de los costos de los alquileres y no a la competitividad del tipo de cambio vía devaluación o eliminación total de retenciones, como reclaman los dirigentes del sector. Una de las banderas históricas de la Federación Agraria ha sido la modificación de la ley de arrendamientos. Sin embargo, su alianza con la Sociedad Rural y CRA hace que la entidad esté más concentrada en un reclamo de rentabilidad por la vía del tipo de cambio.

[email protected]

Compartir: 

Twitter
 

Desde la salida de la convertibilidad, la rentabilidad en dólares se incrementó un 223 por ciento.
 
ECONOMíA
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.