EL PAíS › PINO SOLANAS

“Somos consecuentes”

 Por Miguel Jorquera

Fernando “Pino” Solanas insiste en que las fuerzas que integran UNEN no han discutido más allá de 2013 y que su futuro dependerá de si tienen o no éxito electoral. Dice que con muchos radicales coincide en “la defensa de las instituciones y su rechazo a la re-reelección” presidencial, rechaza duramente a los aliados que lo asocian con “lo viejo de la política”; acusa a sus ex socios políticos –que lo abandonaron por su alianza con Carrió– de ser “funcionales” al kirchnerismo y sostuvo que los jóvenes que emigraron de Proyecto Sur “no entienden las alianzas tácticas” y que no se puede gobernar con posturas “testimoniales y minoritarias”.

–¿Definieron ya quién va a ser su compañera de fórmula para el Senado?

–No, se está cocinando a fuego lento con leña, es una carne muy dura.

–¿Tan dura está Ocaña?

–No puedo adelantar nada, hay varias cartas que se están jugando.

–¿Sigue considerando este espacio amplio como una alianza táctica que tiene fecha de vencimiento tras las elecciones legislativas de octubre?

–Lo que dije tiene que ver con los frentes que se han venido construyendo. En cada elección aparece un nuevo frente y el más exitoso, que fue el del FAP, mire qué suerte corrió: está dividido en varios pedazos. No prometamos lo que no hemos discutido y las fuerzas que integran el espacio no hemos discutido más allá de esta elección.

–Usted planteó muchas veces su negativa de compartir un espacio con el radicalismo y ahora va a competir con ellos...

–La UCR es un mar en el que hay un poco de todo: un centro que querrá seguir siendo radical, otros que no sabés si van a parar a una construcción más de derecha y un sector que seguramente va a confluir en un armado progresista. Yo me llevo muy bien con muchos radicales de posiciones nacionales y con un sector tenemos muchos puntos en común sobre lo institucional y la oposición a la re-reelección de la Presidenta.

–¿Cree que estos dos ejes son suficientes para armar un frente electoral?

–No, hay otras coincidencias. Todo el espacio comparte la reconstrucción del transporte, de los ferrocarriles, de enfrentar la inflación.

–¿También coinciden en las formas para resolverlo?

–Las formas son parte de los matices entre las fuerzas de este espacio.

–¿Por qué la gente debería votarlo a usted y no a Prat Gay y Terragno?

–Es muy antipático que diga por qué me tienen que votar a mí.

–Sus adversarios dicen que usted y Carrió son “lo viejo”.

–No quiero entrar en las chicanas porque si lo moderno es unirse a la UCR que tiene 120 años de existencia, no es serio. Algunos dicen “nosotros estamos para siempre” y en cada elección están con un frente distinto.

–La referencia es para Libres del Sur, que también estuvieron con usted.

–Bueno, sí, hasta 2008 estuvieron con Kirchner en el Frente para la Victoria, en 2009 se pasaron con Sabbatella, en el 2010 con nosotros en Proyecto Sur, en el 2011 con el FAP y 2013 con los radicales. Si tenemos un electorado es porque somos consecuentes con todas nuestras causas.

–Con esta alianza usted perdió aliados y parte de su propia fuerza...

–Se ha ido el MST, y (Claudio) Lozano, que se quedó solo con un grupo de universitarios, siendo funcional a las estrategias del Chueco Mazzón.

–También se fue un sector de la juventud de Proyecto Sur.

–Los sectores jóvenes y militantes no siempre comprenden las alianzas tácticas que permitan formar mayorías para pensar un proyecto de país. No se puede gobernar con posiciones testimoniales.

–¿Su alianza con Carrió es táctica o se proyecta más allá de 2013?

–La Coalición Sur, donde están Proyecto Sur, la CC, el socialismo, el PSA y el GEN es una construcción más ambiciosa. Si la experiencia es válida se va a prolongar sola y si no tiene éxito o no le va bien se disuelve sola.

Compartir: 

Twitter
 

Imagen: Joaquín Salguero
 
EL PAíS
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.