EL PAíS › EL GOBERNADOR DANIEL SCIOLI Y EL ARMADO DE LAS LISTAS

El ojo puesto en la Legislatura

Acercó posiciones con el kirchnerismo. Privilegiará sumar candidatos en la boleta a diputados provinciales. Busca colocar también dirigentes de su espacio en los armados de Massa y De Narváez.

 Por Nicolás Lantos

Daniel Scioli quedó en una posición extraña, ni él ni ninguna lista encolumnada detrás de su proyecto presidencial para 2015 serán protagonistas de los comicios en el distrito que gobierna desde hace seis años. Sin embargo eso no significa que el gobernador no juegue en las elecciones de agosto y de octubre. Por el contrario, en La Plata cuentan con que, al finalizar las negociaciones en los últimos minutos de hoy, contarán con candidatos afines en las listas de tres espacios: el Frente para la Victoria, Unión Celeste y Blanco, de Francisco de Narváez, donde recaló la agrupación sciolista La Juan Domingo, y el Frente Renovador encolumnado atrás del intendente de Tigre, Sergio Massa. No habrá, así, una ruptura abierta con el gobierno nacional. Luego de un día de versiones y rispideces, ayer por la noche finalmente se acercaron posiciones y Scioli ratificó su adhesión al kirchnerismo.

El objetivo principal del ex motonauta es garantizar la gobernabilidad de la provincia por los próximos dos años, así que privilegió poblar la Legislatura bonaerense antes que engrosar una tropa propia en el Congreso nacional. Ayer algunos miembros de su gabinete, como el ministro de Salud, Alejandro Collia, y el de Asuntos Agrarios, Gustavo Arrieta, participaron de reuniones con la Junta Electoral bonaerense, en la sede nacional del PJ de la calle Matheu, donde negociaron con las autoridades designadas por CFK, los intendentes Hugo Curto (Tres de Febrero) y Fernando Espinoza (La Matanza), las composiciones de las boletas a diputados y senadores provinciales. Su ministra de Gobierno, Cristina Alvarez Rodríguez, había hecho lo propio en la semana.

Ese mismo motivo, la necesidad de conducir sin sobresaltos la provincia hasta el año 2015 para llegar con chances a disputar la sucesión de Cristina Fernández de Kirchner, es el que lo disuade para no concretar una ruptura abierta con la Casa Rosada para acompañar en la campaña a Massa, como especulaban ayer algunos medios y le ofrecían desde Tigre. Las negociaciones con el intendente de Tigre fueron muchas, algunas fructíferas, pero el gobernador no quiso firmar ningún acuerdo que implicara un alejamiento explícito del gobierno nacional.

“Si no rompió otras veces para quedarse con todo, ¿te parece que va a romper ahora para ir atrás de Massa?”, razonaba un viejo conocido del gobernador. “Scioli seguirá por ahora utilizando su estrategia favorita, paciencia y silencio”, sentenció. La línea de comunicación con el gobierno nacional, como en los últimos años, está abierta pero tiene cortocircuitos.

Ayer por la tarde, en la sede porteña del Banco Provincia, el jefe de Gabinete provincial, Alberto Pérez, se quejaba porque no recibía una llamada del secretario de Legal y Técnica de la Nación, Carlos Zannini. Debía comunicarle la decisión de la Presidenta acerca de lo discutido en la segunda de las reuniones que llevaron a cabo ambos esta semana, en la que el funcionario bonaerense elevó algunos nombres propuestos por el gobernador para la lista de candidatos a diputado nacional.

Por la noche, el ánimo cambió: según fuentes del gobierno nacional, Pérez recorrió las dos cuadras que separan el BaPro de la Casa Rosada para hablar con Zannini. Incluso algunas versiones ubicaron al gobernador en la quinta de Olivos, reunido tête à tête con la Presidenta, pero ni en Nación ni en Provincia confirmaron la entrevista. Hoy, a partir del mediodía, comenzarán a cerrarse las listas nacionales del Frente para la Victoria, donde el sciolismo espera contar con dos candidatos en lugares expectantes.

La confirmación de la alianza estratégica con el kirchnerismo terminó de enfriar las negociaciones abiertas con Tigre, que nunca fueron sencillas. De todas formas, si bien no habrá foto entre el gobernador y el intendente, en La Plata confían que Massa aceptará en sus listas a legisladores provinciales algunos aportes del sciolismo. Algo similar al acuerdo que había alcanzado con Francisco de Narváez, a través de su hermano José Scioli y de la vieja guardia pejotista reunida en La Juan Domingo, que encontró cobijo en las boletas de Unión Celeste y Blanco. Así, en silencio y con paciencia, Scioli juega y ve cómo se juega en su distrito, dejando pasar este turno para acomodar algunas fichas que planea jugar recién dentro de dos años.

Compartir: 

Twitter
 

El gobernador Daniel Scioli no romperá su alianza con el Frente para la Victoria.
Imagen: DyN
SUBNOTAS
 
EL PAíS
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.