ECONOMíA

Tres visiones sobre el nuevo canje de deuda

Alejandro Vanoli *

“Voluntad de pago”

“Esta es una respuesta lógica contra distintos fallos en los Estados Unidos que se alejaron tanto de principios de legalidad internacional como del uso del sentido común. Esta reapertura del canje apunta en una doble dirección. La primera es demostrar voluntad de pago, porque ahora se le da una nueva oportunidad al 7 por ciento de acreedores que no habían ingresado a reestructuraciones previas. Esto se hace ofreciendo las mismas condiciones que a los bonistas que sí aceptaron en su momento la negociación de la deuda. La segunda es buscar asegurar los pagos para el 93 por ciento que ya ha venido cobrando. Como las transacciones quedaron amenazadas, ahora se les ofrece una alternativa para evitar que el fallo de los buitres impida la transferencia del dinero. El Gobierno pone a disposición la caja de valores para que se pueda cobrar en el país. Esta entidad tiene todas las condiciones técnicas para que la operatoria se realice con normalidad. Entre los bonistas afectados por los buitres está Anses, jubilados, futuros jubilados y fondos del exterior, entre otros. La Argentina responde con responsabilidad y defiende su interés contra los de los neoconservadores que litigan en Nueva York.”

* Titular de la Comisión Nacional de Valores.


Ramiro Castiñeira *

“Es difícil”

“La idea es atractiva, pero no modifica a priori el escenario. Por un lado, mientras el fallo sea en contra, los buitres siguen teniendo 10 mil millones de dólares en la mano. Por otro lado, es difícil que ocurra un canje de bonos de legislación Nueva York a legislación argentina, debido la magnitud de la operatoria. A su vez, existen fondos institucionales del exterior que son acreedores de la deuda y producto de sus normativas internas no pueden incorporar títulos con legislación de un país emergente en su cartera de inversiones. Por caso, para un fondo de pensión italiano existe una cuestión de riesgo que se lo prohíbe. Es probable que algunos de estos bonistas, en lugar de cambiar sus papeles por ley nacional, vendan a valores más bajos. Lo mejor que puede pasar es que se dilaten los tiempos del juicio hasta diciembre de 2014. A partir de ese momento, una cláusula impide a los que ingresaron a los canjes del 2005 y 2010 hacer juicio al país para cobrar más de lo que se acordó en esas reestructuraciones. Esto abre las puertas para otro tipo de negociación con los buitres.”

* Economista jefe de Econométrica.


Roberto Feletti *

“Es razonable”

“Esto se inscribe en lo que ya es una política de Estado, inaugurada por este gobierno. Se trata de mantener una relación de endeudamiento público compatible con el crecimiento económico y la estabilidad macro de la Argentina. Es firme el propósito de cumplir con los compromisos que fueron negociados por primera vez pensando en las necesidades de los argentinos y no en la presión de los mercado internacionales. La reestructuración de deuda fue convalidada por más del 90 por ciento de los tenedores de bonos. Y se ha venido cumpliendo puntualmente sin que eso signifique planes de ajuste, pérdidas de puestos de trabajo y deterioro de los salarios. Sería irrazonable convalidar maniobras especulativas absolutamente minoritarias que deterioren los equilibrios alcanzados. A futuro, es razonable esperar que si más de 9 de cada 10 bonistas aceptaron la propuesta argentina, la reapertura del canje permita conseguir niveles aún mayores de aceptación.”

* Diputado del Frente para la Victoria.

Compartir: 

Twitter
 

SUBNOTAS
 
ECONOMíA
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.