ECONOMíA › EL PRESIDENTE DEL CENTRAL AFIRMó QUE LA EXPANSIóN DEL CIRCULANTE SERá MENOR A LA DE ESTE AñO

“La emisión será un poquito más baja”

Fábrega sostuvo que la autoridad monetaria buscará que la emisión suba menos del 25 por ciento, como ocurrió en 2013. También justificó la mayor devaluación del peso.

El presidente del Banco Central, Juan Carlos Fábrega, adelantó que el próximo año el organismo trabajará para reducir el nivel de emisión monetaria, que analistas ortodoxos presentan como una de los causantes de la inflación. La expansión del circulante este año fue del 25 por ciento, según afirmó el funcionario, quien agregó que para 2014 se buscará que “este guarismo esté un poquito más bajo”. Fábrega, en declaraciones radiales, sostuvo que se mantendrá la flotación administrada del tipo de cambio y el objetivo de reducir la brecha con el dólar en el segmento paralelo, para lo cual continuará el ritmo actual de devaluación del peso. Respecto de las líneas de financiamiento que se anunciaron esta semana para estimular la actividad económica, aseguró que el Gobierno “ha fijado una estrategia para el primer semestre de 2014, con destino a las pymes”.

La conformación de un nuevo gabinete del gobierno nacional, a partir del cambio de funcionarios en áreas estratégicas, desplegó una batería de medidas para enfrentar los problemas de restricción externa de dólares, el aumento de precios y mantener un ritmo elevado de actividad económica. Desde el lado de la restricción externa, el Gobierno viene trabajando en la “normalización financiera con los organismos internacionales”, tal como lo definió el jefe de Gabinete, Jorge Capitanich. Entre estas medidas se encuentra el reconocimiento de las cinco sentencias contrarias al país dictadas por el Ciadi, el tribunal de arbitraje internacional, lo que destrabó financiamiento desde el Banco Mundial; acuerdos con el Banco Interamericano de Desarrollo y el Bndes brasileño, y convenios multilaterales, con China y Rusia. También se avanza en una negociación con el Club de París y con Repsol por la expropiación de YPF.

En materia de incentivos a la actividad económica, el Gobierno anunció el lunes pasado una batería de medidas, entre ellas una línea de créditos por hasta 100.000 millones de pesos bajo la tutela del Banco Central a una tasa del 17,5 por ciento, y un fideicomiso, denominado Fondear (Fondo para el Desarrollo Económico Argentino), destinado a financiar proyectos en sectores estratégicos, con alto contenido tecnológico y economías regionales. También se lanzó un plan para reducir el nivel de informalidad de los trabajadores y acuerdos de precios para evitar desbordes inflacionarios. El combo que conjuga en su mayoría medidas heterodoxas, también cuenta con iniciativas de corte más clásico u ortodoxo, como es la reducción de la emisión monetaria.

En declaraciones al programa Mañana Sylvestre, de Radio Del Plata, el presidente del Central aseguró que “en 2013 la expansión estuvo en el orden del 25 por ciento. Vamos a procurar, como objetivo para 2014, que este guarismo esté un poquito por debajo. Vamos a trabajar en ese sentido”. La afirmación de Fábrega fue en respuesta a la consulta sobre si la emisión generaba tensiones en los precios, como sostienen economistas neoliberales. Si bien la emisión de circulante siempre se manejó en medio de pautas anuales, es la primera vez que se lo identifica como una posible causa de la inflación. En cuanto al tipo de cambio, Fábrega recordó que el organismo “ha manejado en los últimos diez años un mecanismo, que es la flotación administrada, y como se ha demostrado, los períodos de fluctuación del tipo de cambio no han sido iguales en todas las etapas”. “Este momento es similar a lo que ocurrió en 2009, pero claramente tiene que ver con esa política de flotación y acomodamiento del tipo de cambio”, agregó, explicando por qué se viene acelerando la devaluación de la moneda.

Uno de los objetivos del Central, que también explica la aceleración del ritmo de devaluación del peso, es reducir la brecha entre la cotización oficial y el precio del dólar blue como medida para desestimular la operatoria informal. “Lo que se ha visto claramente en los últimos 30 días es que se ha reducido una brecha que era muy amplia entre el dólar ilegal y el dólar oficial. No es ése el objetivo primordial, pero es bueno que se produzca”, aseguró. Si se computa la retención del 35 por ciento sobre la cotización oficial (6,45) se ubica en 8,70 pesos, ante los 9,70 del blue. “El objetivo también es atender el stock de reservas. Desde el 5 de diciembre llevamos sin caída de reservas, y lo vemos como un hecho positivo”, subrayó Fábrega, quien destacó la emisión de la letra que ajusta por el tipo de cambio, como un instrumento que permitió acelerar la liquidación de exportadores.

Compartir: 

Twitter
 

“La fluctuación del tipo de cambio no es siempre igual”, dijo Fábrega.
Imagen: DyN
 
ECONOMíA
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2021 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.