ECONOMíA › EL AUMENTO ENTRARá EN VIGENCIA EL MIéRCOLES PRóXIMO EN EL áREA METROPOLITANA

Le llegó el turno a los boletos de colectivo

Los viajes que hoy cuestan 1,50, 1,60 y 1,70 peso suben a partir de enero a 2,50, 2,70 y 2,85 pesos, respectivamente. En los trayectos más largos, los que unen la Capital con el conurbano, el boleto valdrá entre 3,90 y 4,50 pesos.

 Por Tomás Lukin

A partir del 1º de enero de 2014 viajar en colectivo en el área metropolitana de Buenos Aires costará, con la tarjeta SUBE, entre 2,50 y 2,85 pesos dependiendo del recorrido. En los trayectos más largos, la mayoría de los que unen la Capital Federal con el conurbano bonaerense, el boleto valdrá entre 3,90 y 4,50 pesos. El nuevo cuadro tarifario representa un aumento promedio del 67 por ciento en relación con los precios establecidos en diciembre del año pasado. Jubilados y pensionados, beneficiarios de la Asignación Universal, trabajadoras de casas particulares y ex combatientes de Malvinas pasarán a pagar 1,50 peso, un incremento de 36,4 por ciento. La medida alcanzará a los 8,5 millones de usuarios diarios del sistema de buses. Los pasajes escolares y estudiantiles no sufrirán cambios. La suba en el precio del pasaje representa una reducción anual de 4000 millones de pesos en los subsidios pagados a las empresas de transporte que, desde comienzos de año, serán cubiertos por los usuarios. A diferencia del aumento implementado en 2012, la decisión del Ministerio de Interior y Transporte no alcanza a los pasajes de trenes. Esos boletos se actualizarán cuando comiencen a llegar las nuevas formaciones adquiridas por el Gobierno en China.

Los viajes en colectivo que hoy cuestan 1,50, 1,60 y 1,70 peso suben a partir de enero a 2,50, 2,70 y 2,85 pesos, respectivamente. Desde el próximo martes, el viaje entre Retiro y Once que cubre la línea 132 costará 2,70 pesos. Partiendo de Retiro pero para llegar hasta Lugano en el 5 tendrá un valor de 2,85. La resolución publicada ayer en el Boletín Oficial dispone para los recorridos de 12 a 27 kilómetros, como el que cubre la línea 42 para unir Pompeya con Ciudad Universitaria, que la tarifa pase de 2,35 a 3,90 pesos. Los tramos más extensos irán de 2,70 a 4,50 pesos, por ejemplo, en el caso del trayecto entre Pacheco y Villa Crespo que cubre la línea 15.

Las actualizaciones en el cuadro tarifario implementadas los últimos dos años acumulan un incremento promedio del 127 por ciento. El aumento anterior que se puso en marcha el 20 de diciembre de 2012 osciló entre 33 y 42 por ciento. Cuando comience el nuevo año la tarifa mínima, correspondiente a los recorridos de hasta 3 kilómetros, habrá pasado de 1,10 a 2,50 pesos entre 2012 y 2014. La magnitud de la suba es superior a cualquier medición de la inflación acumulada para el período. No obstante, incluso con ese nivel de aumento, viajar en colectivo en el área metropolitana sigue siendo más barato que hacerlo en el resto del país: en Córdoba la tarifa única es de 4,10 pesos y en Rosario el boleto cuesta 3,60 pesos con las Tarjetas Sin Contacto. Desde que se hicieron cargo de la operación del servicio de subterráneos en 2012, las autoridades porteñas aumentaron 218 por ciento el pasaje hasta llevarlo a 3,50 pesos.

Cuando se aplicó el último aumento de 50 centavos a fines de 2012, el ministro de Interior y Transporte, Florencio Randazzo, sostuvo que equivalía “a lo que cuesta un caramelo”. En la misma línea, desde el Gobierno señalaban anoche que, en esta oportunidad, el aumento equivale “al precio de dos caramelos”.

De todas formas, en la cartera de Interior y Transporte reconocen que se trata de un aumento significativo. Argumentan que era necesario actualizar el valor del boleto para equilibrar la relación entre la recaudación propia del sistema y los aportes del Estado. Con el nuevo esquema, la subvención estatal –la compensación tarifaria y los subsidios al combustible– pasará a representar el 55 por ciento del costo total, ya que hoy el aporte público asciende al 80 por ciento. El monto de los subsidios se reducirá de 12.900 a 9000 millones de pesos al año, un ahorro de 3900 millones de pesos.

Si bien la SUBE se utiliza, según los datos del sistema, en el 97 por ciento de los viajes en colectivo, quienes se olviden la tarjeta, la hayan perdido o superen el crédito de 10 pesos que otorga el sistema cuando se queda sin saldo, pasarán a pagar 5,00, 5,50, 5,75 pesos, dependiendo del trayecto. Los tramos más largos sin tarjeta obligarán al usuario a conseguir entre 8 y 9 pesos en monedas para el pasaje. Como sucede en muchos casos, para los olvidadizos o desprevenidos será más sencillo perder la vergüenza, “pedir prestada” la tarjeta a algún pasajero y pagarle al voluntario con billetes.

Desde el año pasado existe una tarifa diferenciada fija para sectores vulnerables de la población. Los 900 mil usuarios con “atributos sociales” que utilizan periódicamente el servicio pasarán de pagar 1,10 a 1,50 peso para todos los recorridos, un aumento del 36 por ciento. Desde el equipo de Randazzo destacan que ese universo tendrá un subsidio 40 por ciento mayor que el resto de los pasajeros. Durante 2013 el beneficio adicional para la tarifa diferenciada fue de 26,7 por ciento.

Un viaje de La Tablada a Casa Rosada en la línea 126 pasará a costar 3,90 pesos. Lo mismo costará llegar en el 160 desde Lomas de Zamora hasta Plaza Italia para ir al Rosedal o salir por Palermo. En tanto, el boleto mínimo de las líneas de colectivos denominadas Suburbanas Grupo II, que cobran las polémicas tarifas diferenciadas, como los recorridos cubiertos por las líneas 88, 129, 194, 195, pasará de 2,00 a 3,30 pesos.

Compartir: 

Twitter
 

La medida alcanzará a los 8,5 millones de usuarios diarios del sistema de buses.
Imagen: Télam
 
ECONOMíA
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.