ECONOMíA › EL GOBIERNO DECIDIO FLEXIBILIZAR LAS RESTRICCIONES A LA COMPRA DE DOLARES PARA ATESORAMIENTO

Verdes para los que tengan ingresos declarados

A partir del lunes, bancos y casas de cambio volverán a vender moneda extranjera a los individuos, siempre y cuando posean la validación previa de AFIP. La percepción a cuenta de Ganancias será reducida de 35 a 20 por ciento.

 Por Tomás Lukin

El Gobierno decidió flexibilizar las restricciones a la compra de dólares para atesoramiento. A partir del lunes, bancos y casas de cambio volverán a vender moneda extranjera a los individuos, siempre y cuando posean la validación previa de AFIP. La decisión de relajar los controles y rehabilitar el canal legal para hacerse de divisas para “tenencia y ahorro” fue informado ayer por el ministro de Economía, Axel Kicillof, y el jefe de Gabinete, Jorge Capitanich. Además, la percepción a cuenta del pago del Impuesto a las Ganancias será reducida de 35 a 20 por ciento para todas las operaciones cambiarias permitidas. Con la cotización de cierre de ayer (8,01 pesos), el precio para atesorar, viajar o comprar con tarjeta en el exterior será 9,61 pesos. Las empresas no estarán habilitadas para adquirir divisas por esa vía.

Los cambios se anunciaron después de convalidar una fuerte aceleración en el ritmo de devaluación a lo largo de los últimos dos meses (33,5 por ciento), en un escenario de intensa disputa en el mercado cambiario que todavía no terminó. “La idea es generar más equidad y dar certidumbre a la gente sobre cómo vienen las variables principales. Hay intereses muy fuertes atentando contra el proyecto económico. Querían tener un dólar a 13 pesos. Ayer mismo tuvimos un ataque especulativo muy fuerte sobre la divisa”, advirtió Kicillof en declaraciones radiales (ver aparte).

Desde el equipo económico afirmaron a Página/12 que el tipo de cambio alcanzó ayer un “nivel razonable, adecuado para los objetivos de la política económica”. No significa, explican, congelar el precio oficial del dólar, ni eliminar el novedoso componente de volatilidad, pero el Banco Central operará en el mercado para sostener la cotización alrededor del nuevo escalón. Tampoco niegan que la demanda por atesoramiento genere desde el lunes presiones (legales) sobre las reservas. Pero, en el Palacio de Hacienda entienden que con el precio vigente se volcará al mercado una mayor oferta de dólares comerciales, financieros e incluso inversiones extranjeras.

En Economía consideran que la posibilidad de “ahorrar” en divisas a través del mercado formal (fuga), restará densidad e influencia política/económica/social sobre el segmento ilegal y permitirá reducir la brecha entre las cotizaciones “blue” y oficial. Ayer esa cotización cayó 1,30 pesos hasta 11,75 pesos. Las cuevas no desaparecerán, ya que seguirán absorbiendo pesos de aquellos con ingresos no declarados. La devaluación y la posibilidad de atesorar fueron acompañadas por un aumento en las tasas de interés de los depósitos (ver página 5).

Atesoramiento reloaded

En julio de 2012 el Banco Central suspendió formalmente la posibilidad de comprar dólares sin destino específico como parte de la estrategia de regulación cambiaria. Buscaba frenar la fuga de divisas, canalizada en Argentina a través de la compra de billetes físicos. La desactivación del tradicional canal estuvo acompañada por la emergencia de mecanismos ilegales y legales para sacar divisas. Kicillof estimó que por esas vías se fugaron 15 mil millones de dólares. Además, las restricciones para la compra de divisas fueron acompañadas por la decisión de los exportadores de postergar la venta de sus productos y sobrefacturación de importaciones.

“Estamos en condiciones de rehabilitar la posibilidad de comprar divisas para atesorar”, explicaron desde el equipo económico. “No se va a tratar de un agujero negro, la idea es que sea razonable de acuerdo al nivel de ingresos declarado”, expresaron fuentes oficiales en referencia al mecanismo de validación de las operaciones de atesoramiento que definirán e implementarán Economía, Banco Central y AFIP el lunes. No precisaron si regirá un techo mensual por persona (el límite legal es de 2 millones de dólares por mes por persona, pero se descarta que ese monto no será convalidado). Enfatizan que “no se cerrará la ventanilla en forma arbitraria”.

La posibilidad de experimentar una corrida tradicional sobre las reservas –demanda masiva y atomizada de dólares en bancos y casas de cambio– está limitada precisamente por la continuidad del sistema de validación. “Probamos el mercado y estamos en condiciones de rehabilitar la posibilidad de comprar divisas. Creemos que este tipo de cambio, desde el punto de vista de los objetivos de la política económica, es adecuado. A este nivel va a haber demanda y es posible que haya un efecto sobre las reservas. Pero también vía oferta de todo tipo: minorista, inversiones, ingreso de capitales y, además, liquidación de los exportadores como cerealeras y aceiteras”, expresaron desde el equipo económico a este diario. El titular de la cartera económica calculó la existencia de 11 millones de toneladas de la cosecha sin liquidar que contabilizan cerca de 4000 millones de dólares.

“Vamos a tener que salir a vender divisas pero con un dólar a 8 pesos puede comenzar un ida y vuelta en materia de dólares que antes estaba frenado por el mismo pánico que quisieron imprimirle con la cotización del blue”, insistieron fuentes oficiales en referencia a los posibles escenarios del lunes. El anuncio matutino estuvo acompañado por la reducción de 35 a 20 por ciento de la percepción a cuenta del pago del Impuesto a las Ganancias en las operaciones de compra de divisas. Se revierte así la decisión tomada a comienzos de diciembre cuando se elevó hasta 35 por ciento el porcentual. En ese momento la cifra fue extendida a la compra de divisas para turismo, un canal de venta que fue rehabilitado en ese momento.

El equipo económico no desconoce los efectos recesivos y regresivos de una devaluación. Reconocen que la escalada del tipo de cambio puede impactar sobre el nivel de precios a través del encarecimiento de insumos y aumento de costos de reposición, aunque advirtieron que no se trata de un vínculo inmediato. Adicionalmente, sostienen que el impacto de la devaluación sobre los ingresos de los sectores asalariados –proceso que continuará– es limitado por la política fiscal. El secretario de Comercio, Augusto Costa, enfatizó ayer luego de un encuentro con supermercadistas y proveedores que “tenemos las herramientas para evitar cualquier acción por parte de sectores especulativos”.

Compartir: 

Twitter
 

El jefe de Gabinete, Jorge Capitanich, hizo el anuncio.
Imagen: DyN
 
ECONOMíA
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.