ECONOMIA › EL GOBIERNO ANUNCIO LA LICITACION DE ESPECTRO PARA SERVICIOS DE TELEFONIA MOVIL

Jugada fuerte para mejorar las redes

Como anticipó Página/12, Kicillof y De Vido confirmaron que se subastarán frecuencias para servicios de 3G y 4G. Esto permitirá ofrecer mayor velocidad de transmisión y acceso a contenidos audiovisuales hoy disponibles sólo por cable.

 Por Fernando Krakowiak

Tal como anticipó Página/12 ayer, el Gobierno anunció la licitación de frecuencias para servicios de telefonía móvil de cuarta generación (4G). El ministro de Economía, Axel Kicillof; su par de Planificación, Julio De Vido, y el secretario de Comunicaciones, Norberto Berner, confirmaron que se ofertarán las bandas de 698-806 megahertz (MHz), 1710-1755 MHz y 2110-2155 MHz. Estas porciones del espectro son muy codiciadas por las telefónicas, ya que les permitirán garantizar mayor velocidad en la transmisión de datos y servicios audiovisuales a los que hoy sólo es posible acceder a través de la banda ancha por cable. A su vez, descongestionará el acceso a las redes de 2G y 3G, mejorando el servicio en su conjunto. También se ofertarán los 37,5 Mhz para 3G que liberó Telefónica luego de fusionar las firmas Unifon y Movicom, dando lugar al surgimiento de Movistar. Ante la consulta de este diario, Kicillof evitó precisar cuánto prevé recaudar el Gobierno con estas subastas, aunque en el sector estiman, en base a algunos antecedentes internacionales, que la cifra podría llegar a los 3000 millones de dólares.

Una vez que se concrete la licitación y se adjudiquen las bandas, el espectro atribuido a comunicaciones móviles pasará de 170 a 380 MHz. Las telefónicas venían reclamando desde hace varios años que se liciten nuevas frecuencias, pues atribuyen la mala prestación que brindan a la escasez de espectro en un contexto donde la cantidad de celulares creció de manera exponencial y los servicios que demandan los clientes requieren cada vez más ancho de banda. En mayo de 2011 el Gobierno avanzó en ese sentido al licitar las frecuencias para 3G que había liberado Movistar, pero en septiembre de 2012 anuló aquella compulsa e informó que pasaría a administrarlas a través de la Empresa Argentina de Soluciones Satelitales (Arsat). Incluso el decreto 2426 de diciembre de ese año habilitó a la Autoridad de Aplicación a asignar en forma directa frecuencias a entidades estatales, lo que le abrió las puertas a Arsat para quedarse formalmente con parte del espectro. Sin embargo, eso no ocurrió y ahora el Gobierno anunció una nueva licitación de frecuencias a privados que incluye no sólo bandas para servicios 3G sino también para 4G.

Kicillof fue el encargado de comunicar la novedad durante un acto realizado ayer al mediodía en el microcine del Ministerio de Economía en el que estuvo acompañado por su par de Planificación, Julio De Vido, y el secretario de Comunicaciones, Norberto Berner. En las primeras filas se ubicaron empresarios del sector como José Luis Rodríguez Zarco, director general de Relaciones Institucionales de Telefónica; Enrique Garrido, presidente de Telecom, y Sebastián Kaplan, director de Relaciones Institucionales de Claro, mientras que en representación del sindicato de telefónicos Foetra estuvo Guillermo Schor-landman.

El ministro de Economía comenzó destacando la expansión que registró el sector en la última década y puso como ejemplo la cantidad de líneas activas, que treparon de 4,5 a 45 millones, aunque también advirtió que el potencial de crecimiento todavía es grande, fundamentalmente porque los operadores no terminaron de realizar la migración de los servicios 2G a 3G. Incluso mostró un cuadro donde se pudo ver que la penetración de la banda ancha móvil en el país es de apenas 22 por ciento, por debajo de Brasil (33 por ciento), Uruguay (28) y Chile (27 por ciento). “Este es uno de los elementos centrales que explican los problemas que hay con la calidad de prestación del servicio. Todavía queda mucho por crecer y esto requiere que haya un avance en 3G y sobre todo que se le abra la puerta al 4G”, sostuvo.

El funcionario aseguró que para concretar las mejoras en el servicio las compañías deben disponer de más espectro, pero también realizar mayores inversiones. “El llamado a licitación que se abre conlleva requisitos muy fuertes de inversión para los operadores”, remarcó. En este punto también puso énfasis el ministro De Vido, quien a su vez les solicitó a los municipios que autoricen la instalación de antenas para mejorar el servicio.

Kicillof además recordó que en la gran mayoría de los países la prestación de la telefonía móvil está en manos de sólo tres o cuatro empresas debido a la inversión fija que demanda poner en marcha las redes. “Es un mercado que tiende a tener pocos operadores. De ahí la necesidad de regularlo fuertemente, imponiendo obligaciones”, sostuvo.

El secretario de Comunicaciones, Norberto Berner, fue el encargado de adelantar algunas de las exigencias que se les fijarán a las telefónicas. El funcionario sostuvo que, a diferencia de las licitaciones que se realizaron en las décadas del ’80 y ’90, las frecuencias no se asignarán por tiempo indeterminado, sino con un límite temporal que no explicitó. A su vez, sostuvo que las firmas que obtengan el espectro tendrán cinco años para realizar el despliegue en el territorio nacional con la obligación de garantizar velocidades mínimas de conectividad y remarcó que desde la autoridad regulatoria se las va a intimar a que garanticen la posibilidad de interconexión para cooperativas y pymes con calidad y con precios razonables. Al ser consultado sobre qué papel podría jugar Libre.ar, la empresa estatal de telecomunicaciones que el Gobierno anunció en diciembre de 2012, dijo que será un “operador virtual móvil”, pero no está claro cómo jugara ese papel si no dispone de espectro.

Las pautas que deberán cumplir los interesados en acceder al espectro, que se conocerán en detalle cuando se elabore el pliego de la licitación, fueron inscriptas por Berner en un conjunto de medidas que ya ha venido tomando la secretaría, como la sanción del reglamento de calidad de los servicios de telecomunicaciones, la implementación de la portabilidad numérica, la tasación por segundo de las llamadas, la creación del Sistema Nacional de Monitoreo de Radiaciones No Ionizantes y la fijación de reglas para situaciones de catástrofe y emergencia, entre otras acciones.

Berner remarcó también que una vez que se les asigne el espectro a los que ganen la licitación, los servicios móviles en el país dispondrán de 380 Mhz, uno de los valores más altos en la región, siendo superado sólo por Brasil (574 MHz) y Colombia (412 MHz) e igualado por Chile (380 MHz). Un aspecto al que no se refirió el secretario, pero sobre el que tendrá que trabajar el Gobierno es la instrumentación para atribuir exclusivamente a los servicios de telecomunicaciones móviles las bandas que se van a licitar para 4G. La banda de 698-806 Mhz, por ejemplo, estaba asignada originariamente para servicios de radiodifusión. De hecho, los canales UHF de Televisión Digital Terrestre (TDT) que van del 52 al 69 utilizan esa porción del espectro, pero a la TDT le quedarán ahora sólo los canales del 21 al 52. El resto pasará a ser explotado por las telefónicas a instancia de la recomendación que formuló la Unión Internacional de Telecomunicaciones en 2007.

[email protected]

Compartir: 

Twitter
 

Los ministros Axel Kicillof y Julio De Vido hicieron el anuncio junto al secretario Norberto Berner.
Imagen: Bernardino Avila
 
ECONOMIA
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2018 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.