ECONOMIA › LA TASA DE DESEMPLEO SE UBICO EN 7,1 POR CIENTO EN EL PRIMER TRIMESTRE

La desocupación bajó junto al mercado

La caída del desempleo fue producto de una disminución de la cantidad de personas que participaron del mercado laboral. De todos modos, en un contexto de enfriamiento económico no hubo una mayor tasa de despidos.

La tasa de desempleo se ubicó en 7,1 por ciento en el primer trimestre, por debajo de la marca de un año atrás, de 7,9 por ciento, informó ayer el Indec. El dato, en cambio, representa una suba frente a los últimos tres meses de 2013, cuando la desocupación estaba en 6,4, aunque esta comparación no tiene en cuenta factores estacionales. A pesar de que el de-sempleo registra una baja anual, la evolución de otros indicadores como las tasas de empleo y actividad dan cuenta de un menor dinamismo del mercado laboral, aunque el Gobierno destaca que no hay destrucción de puestos de trabajo. En las regiones de Gran Buenos Aires, Pampeana y el Noroeste la desocupación cayó, mientras que en Cuyo, Noreste y la Patagonia, subió. Uno de los sectores donde el empleo está afectado es el automotor, a raíz de la baja de las ventas al mercado interno y de las exportaciones con destino a Brasil.

La actividad económica en el primer trimestre mostró un ritmo declinante. Según el Indec, en enero, febrero y marzo hubo caídas mensuales, aunque en la comparación anual se registraron subas en enero y febrero (1,3 por ciento) y una caída de 0,9 por ciento en marzo. “Hasta el momento, el nivel de empleo registrado en las empresas privadas no resultó afectado por los cambios transitorios en la coyuntura económica”, indica la Encuesta de Indicadores Laborales (EIL) del Ministerio de Trabajo. El ministro Carlos Tomada negó que hubiera habido despidos masivos y sostuvo que la situación laboral es menos comprometida que en 2012. Un dato alternativo es que la cantidad de obreros industriales ocupados durante el primer trimestre, según el Indec, bajó 1,2 por ciento, mientras que las horas trabajadas lo hicieron en un 0,3 por ciento.

El Indec ayer informó que la cantidad de empleados (registrados y no registrados) sobre la población total se ubicó en un 41,8 por ciento a comienzos de este año, por debajo del 42,2 de 2013. Ese porcentaje representa la tasa de empleo. La reducción se produjo porque la cantidad de ocupados creció menos que la población total. Si bien es una serie que registra cambios muy pequeños, se trata del valor más bajo desde 2007, cuando la tasa de empleo estaba en el 41,7 por ciento. De todos modos, el Gobierno subrayó el hecho de que “no hubo destrucción de empleo, porque no bajó el número de ocupados sino que creció menos que la población total”.

Otra medida que permite analizar la dinámica en el mercado laboral es la tasa de actividad, que consiste en la relación entre los que tienen trabajo (empleados) o lo buscan activamente (desempleados) y la población total. La tasa de actividad se ubicó en el primer trimestre en el 45 por ciento, cuando hace un año estaba en el 45,8 por ciento. Eso se produjo porque la cantidad de trabajadores activos creció, pero lo hizo en una proporción menor que la población total.

El desempleo se mide a partir de los trabajadores en esa condición en relación con la población económicamente activa (PEA). La cantidad de desocupados según el Indec cayó de 925 a 843 mil en el lapso de un año. Como esa baja fue más fuerte que la reducción de la PEA, la tasa de desempleo se redujo de 7,9 a 7,1 por ciento en un año. “Del análisis de los comportamientos conjuntos del desempleo y la población activa puede decirse que las personas antes desocupadas se retiraron del mercado de trabajo disminuyendo la presión de oferta”, dijo el Ministerio de Trabajo.

En tanto, la subocupación mide los ocupados que trabajan menos de 35 horas semanales por causas involuntarias y están dispuestos a trabajar más. La tasa de subocupación (subocupados en relación a la PEA) subió de 8 a 8,1 por ciento. Sin embargo, la cantidad de subocupados subió de 928 a 956 mil personas. La tasa casi no se movió porque también subió la PEA.

A nivel regional, la tasa de empleo bajó en el Gran Buenos Aires, Noreste, Noroeste y la región Patagónica y subió en Cuyo y en la Región Pampeana. En tanto, el de-sempleo bajó en el Gran Buenos Aires, Noroeste y Pampeana y subió en Cuyo, Noreste y Patagónica.

El rendimiento más virtuoso (alza de tasa de empleo y baja de de-sempleo) se verificó en la Región Pampeana. Allí tuvieron buen de-sempeño los aglomerados de Concordia, Gran Córdoba, Gran Rosario, Gran Paraná, Gran Santa Fe y Santa Rosa. En cambio, la situación empeoró en Bahía Blanca-Cerri, Gran La Plata, Río Cuarto y San Nicolás-Villa Constitución.

Lo opuesto sucedió en la región Noreste y la Patagonia, donde cayó la tasa de empleo y aumentó el desempleo. La desocupación subió en Corrientes y Formosa y se mantuvo estable en Posadas (Noreste). Avanzó en Comodoro Rivadavia-Rada Tilly, Neuquén-Plottier y Río Gallegos, y cayó en Ushuaia-Río Grande, Rawson-Trelew y Viedma-Carmen de Patagones.

En tanto, Gran Buenos Aires y el Noroeste reprodujeron el esquema nacional: baja tanto de la tasa de empleo como la de desempleo. En la Ciudad de Buenos Aires y en los partidos del GBA cayó la desocupación, al igual que en Gran Catamarca, Gran Tucumán-Tafí Viejo, La Rioja y Salta. En cambio, subió en Jujuy-Palpalá y en Santiago del Estero-La Banda.

Compartir: 

Twitter
 

La desocupación bajó de 7,9 por ciento en el primer trimestre de 2013 a 7,1 el trimestre pasado.
SUBNOTAS
 
ECONOMIA
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2018 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.