ECONOMIA › BAJAN LAS TASAS PARA PLAZOS FIJOS Y CREDITOS

Reducción administrada

El Banco Central orientó a los bancos para que bajen las tasas, que se elevaron fuerte tras la devaluación de enero para quitarle atractivo al dólar. En un mercado más ordenado, comienzan a descender.

El recorte que aplicó el Banco Central sobre las tasas de interés de las letras y notas que ofrece a los bancos comenzó a trasladarse al costo crediticio. Tanto los rendimientos de los depósitos a plazo fijo como el costo de los préstamos al sector privado se redujeron entre dos y tres puntos porcentuales, en sintonía con el recorte en los instrumentos del Central. El relevamiento oficial muestra un promedio de 25,3 por ciento del viernes pasado para los préstamos y de 23,9 para los depósitos a sesenta o más días de plazo. También se registró una caída de igual magnitud en la tasa Badlar (promedio para colocaciones mayoristas), principalmente entre bancos privados, donde la autoridad monetaria acercó la lupa para analizar los spread (ganancia entre la tasa pasiva y activa) de las entidades financieras. Las tasas para depósitos en dólares se mantuvieron en 2 por ciento anual, a la caza de la liquidez que existe en el colchón. El billete verde se mantuvo en 8,07 pesos, mientras que en las operaciones en el paralelo avanzó a 11,30 pesos. Las reservas aumentaron en un millón de dólares, a 28.385 millones.

La disparada en las tasas de interés que se registró tras la devaluación de la moneda de fines de enero, sustentada por la suba de 14 puntos en los rendimientos ofrecidos a los bancos por el BCRA, encarece el crédito privado y afecta el crecimiento económico. El último Informe Monetario del organismo da cuenta de esa situación: “En abril, los préstamos en pesos al sector privado suavizaron su ritmo de crecimiento, alcanzando una variación interanual de 29,1 por ciento, mientras que las tasas de interés activas se redujeron”. Este mes, el Central aplicó dos recortes, cada uno de un punto porcentual, tanto en las tasas de interés de las Lebac como en las Nobac, en ambas oportunidades. Para la licitación de esta semana, la autoridad monetaria mantuvo esos rendimientos en 26,8 y 26,9 por ciento, para 98 y 112 días, respectivamente.

Desde el Central sostienen que la baja en el rendimiento de estos instrumentos de absorción reduce la ganancia que los bancos estaban haciendo por estos días, tomando fondos mayoristas a una tasa de 26 por ciento y comprando letras que pagaban un 29 por ciento, en vez de prestar el dinero en el mercado a largo plazo. De todos modos, reconocen que la suba de tasas no es generalizada, sino que debe analizarse, en cada banco, la diferencia (spread) entre el costo al que presta y con el que remunera los depósitos. Hasta el momento, se registró una caída promedio de la Badlar a 24 por ciento en bancos privados, mientras que los rendimientos al público subieron a 18-21 por ciento, desde un piso de 11 por ciento que le impusieron a fin de abril.

La suba en las tasas es defendida por algunos bancos como un instrumento para retener a los ahorristas ante la tentación de dolarizarse. De todos modos, los depósitos aceleraron el ritmo de aumento, alcanzando al 39,2 por ciento interanual. La calma cambiaria que sucedió a la devaluación de enero explica la búsqueda de activos en pesos que encaró el ahorrista para obtener mejores rendimientos. La contracara de la preferencia por los plazos fijos y los bonos en pesos fue la caída de la demanda de divisas en la plaza marginal. Tras varias semanas prácticamente inactivos, los operadores de las cuevas del microcentro aprovecharon la corrección hacia arriba del dólar oficial de la semana pasada (seis centavos) para hacer lo propio con el valor de venta del dólar paralelo, pero en una proporción mayor: de 10,70/10,75 que promediaba diez días atrás, lo llevaron a 11,30 pesos ayer.

En tanto, las operaciones con bonos para obtener dólares (compra en pesos de títulos dolarizados para su venta al exterior en divisas) se cerraron ayer a un precio promedio levemente superior a los 11 pesos (10,59 pesos a través de la bolsa, 11,11 pesos en el contado con liquidación), alimentando una demanda adicional sobre los bonos argentinos. Las emisiones más negociadas resultaron el Bonar X, con un alza del 3,5 por ciento, seguido por el Global 17 (2,9) y el Cupón PIB en pesos (2,2).

Compartir: 

Twitter
 

El Banco Central indujo una baja de tres puntos en las tasas.
 
ECONOMIA
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.