ECONOMíA › JORGE CAPITANICH Y MAURICIO MACRI CHOCARON FRENTE A EMPRESARIOS

Buitres, abastecimiento y Boca

El jefe de Gabinete nacional y el titular del gobierno porteño se cruzaron por la ley de pago soberano de la deuda y por las inversiones públicas. Oposición de Macri a las sanciones por la Ley de Abastecimiento y una ironía sobre Boca.

 Por Cristian Carrillo

El incisivo cruce entre Jorge Capitanich, jefe de Gabinete, y Mauricio Macri, titular del gobierno porteño, por momentos con alta dosis de ironía, fue el hecho más destacado del tramo de la agenda que les tocó compartir en esta edición del Consejo de las Américas. El evento organizado por la Cámara Argentina de Comercio (CAC) y la Americas Society, contó con una importante asistencia de empresarios, consultores, ex funcionarios y analistas políticos y económicos que sobrepasaron la capacidad del Hotel Alvear, donde se desarrolló el evento. Para acceder al encuentro los socios de la cámara tuvieron que desembolsar 165 dólares (se publicó en moneda extranjera) y para el público en general la silla costó 220 dólares. Los empresarios asistentes se encontraron con manifestaciones del MST en la puerta del hotel, que exhibieron carteles con la leyenda “Que se ajusten ellos”. También hubo protestas de ambientalistas en contra de la firma Monsanto, uno de los patrocinadores del evento empresario.

La apertura estuvo a cargo de Susan Segal, presidente y CEO de Americas Society/Council of the Americas, quien hizo una presentación formal del temario a tratarse durante la jornada. El titular de la CAC, Carlos de la Vega, se sumó al eterno pedido de reglas claras y estables. Se manifestó preocupado por la situación económica, aunque reconoció que se mantienen históricamente los bajos niveles de desempleo y apuntó al impacto negativo que está teniendo en la economía local la menor demanda brasileña y la caída en el precio de la soja. Remarcó, con lógica de modelo neoliberal, que “el déficit fiscal, y por ende la inflación, es un problema central”. Sin embargo, admitió que “las medidas tomadas van en el camino correcto pero deben ser profundizadas”.

En el mismo panel, Mauricio Macri volvió a expresar su rechazo al proyecto para modificar la Ley de Abastecimiento, que establece multas y sanciones a empresas que abusen de su posición en el mercado, y a la de “cambio de jurisdicción” de la deuda. “No son el camino para construir la Argentina del futuro”, pontificó el jefe porteño, quien ironizó con que se culpa a los buitres de todo: “¿Por qué no decimos que Boca pierde por culpa de los holdouts?”, le dijo a Capitanich.

“No es cambio de jurisdicción, es cambio de domicilio de pago”, corrigió Capitanich a Macri, imputándole implícitamente desconocimiento del texto del proyecto que ya trata el Congreso. El jefe de ministros también lo cruzó en sus críticas a la falta de inversión y a la existencia de obras inconclusas en Chaco, provincia que gobernó Capitanich hasta ser designado jefe de Gabinete. “El corredor Chaco-Corrientes, que usted menciona, ya está funcionando”, le respondió.

En su alocución, el jefe de Gabinete repasó los avances en los últimos once años, que dividió en tres períodos con distintos niveles de crecimiento. En el actual, reconoció que existe un fuerte déficit energético que se llevará unos 14 mil millones de dólares en reservas por la importación. En ese sentido, destacó la importancia de contar con una petrolera nacional como YPF, cuyos yacimientos en desarrollo en la formación de Vaca Muerta permitirán –según dijo– equilibrar la balanza energética en 2018-2019. En su exposición, habló además de los logros en materia de inclusión social, redistribución de la riqueza, caída del de-sempleo, pero también en aprovechamiento de recursos, política de desendeudamiento, inversión en infraestructura, y en educación, ciencia y tecnología. Identificó luego como los principales desafíos pendientes al autoabastecimiento energético, la sustitución de importaciones y la logística integrada. Capitanich repasó también los números correspondientes a la cancelación de deuda soberana en los últimos años y sostuvo que esa voluntad de pago debería ser ratificada en el Congreso, a través de la aprobación del cambio de domicilio de pago para la deuda reestructurada.

También hubo otras voces, entre los presentes, que se refirieron a estos temas. “Estoy a favor de la propuesta que envió el gobierno nacional al Congreso para adoptar las medidas necesarias para que los bonistas de 2005 y 2010 puedan cobrar. La posición argentina es razonable y el fallo del juez Griesa es incumplible”, señaló a este diario José Urtubey, titular de Celulosa y vicepresidente de la Unión Industrial. También apoyó la medida Alfredo Piano, titular del banco homónimo, quien sostuvo a Página/12 que el acuerdo entre bancos para comprar la deuda no prosperó porque la Presidenta “no se mostró interesada”. Eduardo Eurnekian (de Corporación América) consideró en tanto que “la participación del sector privado en una solución con los buitres es necesaria e inevitable”. Sobre la Ley de Abastecimiento, la posición de los empresarios fue coincidente en que no quieren intervención del Estado en sus negocios, aunque reconocen la predisposición del gobierno nacional a aplicar algunos cambios en la redacción de la normativa.

Compartir: 

Twitter
 

Jorge Capitanich durante su participación de ayer en el encuentro empresario.
Imagen: Joaquín Salguero
 
ECONOMíA
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.