ECONOMíA › PEDIDO DEL GOBIERNO A LOS EXPORTADORES DE CEREALES PARA QUE AUMENTEN LAS LIQUIDACIONES HASTA FIN DE AñO

Tras los dólares del agronegocio que faltan

 Por Sebastián Premici

El Gobierno mantuvo ayer una nueva reunión con los principales exportadores de granos para lograr una aceleración en la liquidación de divisas. Entre hoy y mañana volverían a verse las caras para cerrar las negociaciones. Del encuentro participaron el jefe de Gabinete, Jorge Capitanich; el ministro y vice de Economía, Axel Kicillof y Emmanuel Agis, y el titular del Banco Central, Alejandro Vanoli. Por el lado de las exportadoras, participaron representantes de Dreyfus, Nidera, Cargill y Bunge, entre otras. Uno de los temas bajo negociación es la posibilidad de que las empresas anticipen la liquidación de divisas a cambio de una letra del tesoro. En enero de este año, luego de que los mismos actores especularan con la retención de soja tras la devaluación, el Poder Ejecutivo acordó con las empresas adelantar la liquidación de divisas por 2000 millones de dólares. Por otro lado, hoy se anunciará una nueva apertura de exportaciones de trigo.

Según datos difundidos por el ministro de Agricultura, Carlos Casamiquela, actualmente quedan “23 millones de toneladas sin liquidar”. “Creo que los productores que no han vendido hasta ahora han equivocado el camino porque, de hecho, hay una pérdida en divisas muy importante para el país. Y cuando digo el país incluyo al bolsillo de cada uno de los productores”, manifestó Casamiquela la semana pasada.

“Se están tomando todos los pasos, no sólo para estabilizar el mercado cambiario, sino también para generar las condiciones para acelerar la liquidación de los exportadores. Para el cuarto trimestre estamos previendo un incremento en la liquidación de los exportadores”, sostuvo Vanoli en la entrevista publicada este domingo por Página/12. La posibilidad de llegar a un acuerdo también está vinculada con el cambio de autoridades en el BCRA. Los grandes jugadores del sector habrían abandonado, por el momento, sus expectativas devaluatorias.

La primera reunión con las cerealeras ocurrió hace diez días. Como respuesta, y ante la evidencia de una baja consolidada del precio internacional de la soja, las compañías de la industria agroexportadora liquidaron casi 386 millones de dólares luego de aquel primer encuentro del 9 de octubre. Así lo informaron desde la Cámara de la Industria Aceitera de la República Argentina (Ciara) y el Centro de Exportadores de Cereales (CEC). Esto equivale a un 73,1 por ciento más que los primeros días del mes.

Sin embargo, tras el “buen” gesto, los exportadores volvieron a retacear la venta de granos. La semana pasada liquidaron 266.412.504 dólares, es decir, una baja del 23 por ciento en relación con la misma semana del año pasado. En el acumulado del año, ya ingresaron 19,4 millones de dólares cuando en el mismo período de 2013 esa cifra ascendía a casi 25 millones.

Según un trabajo del Centro de Estudios Económicos y Sociales Scalabrini Ortiz (CESO), todavía restaría por comercializar entre un 42 y un 52 por ciento de la cosecha de soja 2013-2014, lo que representa entre 7000 y 11.000 millones de dólares. De este total, entre 2450 millones y 3800 millones no habrían ingresado al fisco vía retenciones. Por su parte, las provincias y municipios habrían perdido entre 1150 y 750 millones de dólares en concepto del Fondo Federal Solidario, que surge de coparticipar el 30 por ciento de las retenciones a la soja.

La soja cerró ayer en el Mercado de Chicago con una nueva baja de 0,8 por ciento (a 346 dólares la tonelada). El viernes de la semana pasada, había perdido 5 dólares (bajó a 349 dólares). Esto equivale a una merma del 40 por ciento en relación con el pico obtenido en 2013, cuando alcanzó los 620 dólares por tonelada. El precio promedio de la tonelada en el Mercado de Chicago era de 476,7 dólares en enero de 2014, alcanzó su pico en el año con 560 dólares el 29 de abril y desde entonces comenzó su desplome.

“De abril a octubre el precio ya cayó un 40 por ciento. Esto nos lleva indudablemente a preguntarnos si se acaba la década sojera. Probablemente no, pero la situación implica ir pensando nuevas formas de organización del mercado. Es muy factible que los grandes productores hasta hayan preferido perder plata a cambio de esmerilar al Gobierno, pero los pequeños y medianos productores, sin comerla ni beberla, quedan rehenes de las andanzas de sus propios dirigentes”, sostienen los economistas Alejandro Robba y Federico Vaccarezza, ambos de la Gran Makro. Según estos especialistas, que se suman a lo esgrimido por otros actores, como la Corriente Agraria Nacional y Popular (Canpo), una agencia de comercialización de granos o una empresa estatal dedicada a tal fin, podría mejorar la ecuación económica de los pequeños productores, al adquirir toda la producción de éstos a un precio pleno, sin aplicar los “descuentos” que aplican las multinacionales producto de su posición dominante.

Compartir: 

Twitter
 

 
ECONOMíA
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.