SOCIEDAD › ARGENTINA DIO ASILO POR PRIMERA VEZ A UN JOVEN RUSO QUE SE SINTIó PERSEGUIDO POR CONSIDERARSE GAY

Refugiado por discriminación sexual

La Comisión Nacional para los Refugiados dio el status de refugiado a un joven gay de origen ruso que vive en el país hace dos años. Es la primera vez que se da asilo a un perseguido por cuestiones sexuales. La decisión fue festejada por la Falgbt.

 Por Carlos Rodríguez

Un joven gay ruso de 28 años, con menos de dos de residencia en la Argentina, obtuvo el status de refugiado por razones humanitarias debido a que tuvo que dejar su país a causa de la discriminación y la violencia sufridas por su elección sexual. Esta es la primera vez que el gobierno argentino toma una decisión de este tipo por cuestiones vinculadas con la discriminación de índole sexual. La medida fue adoptada por la Comisión Nacional para los Refugiados (Conare), luego de analizar la solicitud que había sido presentada hace un año. La decisión fue celebrada por la Federación Argentina de Lesbianas, Gays, Bisexuales y Trans (Falgbt), que viene acompañando al joven, identificado como Gene, para resguardar su intimidad, desde su llegada al país. El presidente de la entidad, Esteban Paulón, le dijo a Página/12 que la noticia les produjo “una gran alegría y tranquilidad” porque esto “le permite a Gene continuar su vida en un país que eligió precisamente porque la sociedad acepta ampliamente la diversidad”, a pesar de que existen todavía “algunos sectores que siguen discriminando y promoviendo el odio”.

Paulón resaltó que, a diferencia de lo que ocurre en Rusia con la población LGBT, en la Argentina “el Estado está presente para proteger y hacer valer sus derechos (los de Gene) en pie de igualdad”. Luego de aclarar que el joven ruso quiere preservar por ahora el anonimato, Paulón señaló que “Gene está muy contento y aliviado con la resolución, y ya planea pedir la ciudadanía argentina” cuando complete los requisitos constitucionales para poder hacerlo.

El joven llegó a la Argentina en 2012, luego de mantener contacto, a través de las redes sociales, con un argentino que estudia ruso. A través de ese contacto llegó a la Federación que preside Paulón, quien se encargó de acompañarlo y de llevar su caso a la Conare. El organismo oficial estudia también un pedido similar formulado por otras dos ciudadanas rusas, Marina Mironova y Oxana Tomofeeva, quienes en julio se casaron en Buenos Aires, en el Registro Civil de Uruguay al 700. Paulón comentó que Gene habla correctamente el castellano porque estudió español en su país y ahora “tiene una vida normal y feliz en Buenos Aires”.

Paulón explicó que Gene “había solicitado refugio en nuestro país hace un año porque decidió dejar su país por el constante acoso, la violencia y la discriminación que recibía”. Desde el principio acudió a la Falgbt “en busca de ayuda respecto de su situación migratoria”. Luego de analizar su caso, la Conare le reconoció la “condición de refugiado” en los términos de la Ley 26.165 y la Convención sobre el Estatuto de los Refugiados.

La Falgbt resaltó, en un comunicado, la condición de Argentina como “pionera en materia de reconocer la discriminación motivada en la orientación sexual o la identidad de género” incluyéndola dentro de “los criterios que habilitan el reconocimiento de la condición de refugiado o refugiada, en consonancia con las recomendaciones del Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Refugiados (Acnur)”. En el informe de la Secretaría Ejecutiva de la Conare “se deja en claro que los motivos por los cuales Gene debió dejar su país fueron la violencia, la discriminación y la inseguridad sufridas bajo pretexto de su orientación sexual”.

En el mismo informe se justifica la decisión “en el hecho de que en Rusia existe una situación generalizada de violencia contra personas LGBT”, afirmación que se basa “en documentación aportada por órganos de las Naciones Unidas y por diversas organizaciones internacionales de diversidad sexual y derechos humanos”. Uno de los argumentos centrales se fundamenta “en el hecho de que el accionar de las fuerzas de seguridad al menos ‘tolera’ dicha violencia”.

En este sentido, la Falgbt resaltó que “tanto Gene como otras personas que pidieron refugio en la Argentina insisten en que la policía no toma las denuncias por violencia o amenazas a personas LGBT ni ofrece tampoco alguna forma de protección”. A esto se suma la existencia de una ley, sancionada el año pasado, que prohíbe la “propaganda de las relaciones no tradicionales”. Desde la sanción de esa ley, “se incrementó notablemente el nivel de violencia y estigma (contra la comunidad LGBT) en los discursos de funcionarias y funcionarios públicos y periodistas”.

Todos estos argumentos fueron tomados en cuenta en la resolución de la Conare. Luego de “reconocer y aplaudir” la decisión de la Conare, la Falgbt dijo que espera que se puedan “resolver rápidamente otros casos de personas LGBT de Rusia que esperan se les reconozca su condición de refugiadas”, en referencia al pedido presentado por la pareja de lesbianas que contrajo matrimonio en julio en Buenos Aires.

Compartir: 

Twitter
 

En Rusia, la policía no sólo no protege a los perseguidos por su elección de sexo. También contribuye con su granito de arena.
Imagen: AFP
 
SOCIEDAD
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.