ECONOMíA › ACUERDO DE INTERCAMBIO DE INFORMACIóN FISCAL CON LUXEMBURGO

Ventana abierta en la guarida

La pequeña monarquía europea es considerada el segundo reducto del mundo por su opacidad fiscal. El acuerdo con la AFIP permitirá acceder a datos de grandes corporaciones locales que tienen allí la sede de su empresa principal.

La Administración Federal de Ingresos Públicos (AFIP) firmó ayer un acuerdo de intercambio de información tributaria con Luxemburgo, uno de los principales paraísos fiscales del mundo. El nuevo convenio le permitirá al organismo recaudador acceder a la información fiscal de empresas e individuos argentinos radicados en el pequeño ducado europeo a partir del 1º de enero. “Salimos a cazar afuera del zoológico”, afirmó ayer el titular de la AFIP, Ricardo Echegaray. Luxemburgo, recordó el funcionario, alberga los domicilios legales de la sociedad que controla la mayoría accionaria de Siderar, del grupo Techint, y la firma tecnológica Globant. El acuerdo se suma a los tratados alcanzados con Islas Caimán, Jersey, Curazao, Islas Vírgenes, Bahamas y Uruguay.

“Es importante seguir ampliando las herramientas que permitan identificar las maniobras internacionales llevadas a cabo a través de sociedades conducto, triangulaciones y planificaciones fiscales agresivas”, expresó Echegaray luego de firmar el memorando de entendimiento con el director de Contribuciones del Gran Ducado de Luxemburgo, Guy Heintz. Desde la autoridad fiscal afirmaron que la transferencia de datos entre ambos países será automática.

Luxemburgo es una pequeña monarquía parlamentaria, donde viven menos de 600 mil individuos, ubicada en el corazón de Europa. El país ocupa el segundo puesto del índice de opacidad financiera que elabora la ONG inglesa Tax Justice Network (TJN), sólo detrás de Suiza. “Este acuerdo brinda un claro mensaje a la comunidad internacional sobre la firme convicción de ambos Estados respecto de la conveniencia de una mayor cooperación bilateral, en línea con el nuevo escenario global que busca terminar con la opacidad fiscal”, consideró el funcionario argentino desde la capital de Luxemburgo, donde estuvo acompañado por el subsecretario de Ingresos Públicos, Luis Capellano.

Luxemburgo es una parada predilecta en los laberintos elaborados por las multinacionales para mantener alejadas a las autoridades tributarias de sus verdaderos dueños y sacar provecho de los abusivos beneficios fiscales que ofrece. A las regulaciones laxas, baja o nula tributación, secreto bancario, ausencia de cooperación internacional, se suma la pertenencia del país a la Unión Europea. Ese “atributo” opera como un instrumento de legitimación que facilita el acceso a los mercados internacionales de crédito.

La historia del país europeo como centro financiero se remonta, según TJN, a tres eventos: las exenciones fiscales para las corporaciones no residentes de 1929, la emergencia del mercado offshore de eurodólares y eurobonos durante la década del ’60 y las leyes que consagraron el secreto bancario en 1981 (quien viola el secretismo en Luxemburgo puede ser enviado a prisión). “Enfrentada con los esfuerzos de la Unión Europea para cercenar la evasión fiscal, Luxemburgo trabaja activa y agresivamente para defender el secreto fiscal. Junto con el secretismo existen muchas otras ofertas offshore: es una prolífica fuente de zonas grises tributarias para las corporaciones trasnacionales y los individuos ricos, además ofrece un amplio rango de oportunidades en el área de regulación financiera”, sostiene un informe elaborado por la ONG inglesa.

Luxemburgo es la sede de Ternium, la sociedad controlante de Siderar del grupo Techint. Hoy en día, la AFIP desconoce dónde terminan los dividendos remitidos por la siderúrgica al pequeño país europeo. Para la autoridad fiscal el dato es relevante, ya que permitiría corroborar, por ejemplo, si los montos por rentas en el exterior que declara Paolo Rocca, el principal accionista de la compañía, en su declaración jurada coinciden con los fondos distribuidos desde el país europeo a la fundación privada holandesa Rocca & Partners, que utiliza para alojar sus acciones del holding. Como el intercambio de información no será retroactivo, Techint podría mudar el domicilio legal de Ternium en el número 29 de la Avenue de la Porte-Neuve en la ciudad de Luxemburgo hacia otro destino que le permita permanecer fuera del alcance de la AFIP.

El acuerdo permitirá aplicar la Convención sobre Asistencia Administrativa Mutua en Materia Fiscal de la OCDE. Argentina adhirió al convenio multilateral que prevé el intercambio de información en septiembre de 2012, mientras que, presionado por el G20 y la Unión Europea, Luxemburgo ratificó su suscripción en julio de este año.

Compartir: 

Twitter
 

Ricardo Echegaray, titular de la AFIP, al hacer el anuncio. “Es un claro mensaje a la comunidad internacional.”
Imagen: DyN
 
ECONOMíA
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.