EL PAíS › ELECCIONES EN BRASIL Y URUGUAY > DILMA ROUSSEFF LLAMó A CRISTINA KIRCHNER PARA AGRADECERLE SUS FELICITACIONES Y ACORDARON UNA REUNIóN DURANTE EL G-20

La continuidad de una amistad estratégica

Cristina Kirchner le había enviado una carta de felicitación a Dilma Rousseff, quien ayer le respondió. Acordaron fortalecer el vínculo bilateral y el Mercosur. Mantendrán un encuentro en tres semanas.

 Por Fernando Cibeira

La reelecta presidenta de Brasil, Dilma Rousseff, llamó ayer a su par Cristina Kirchner para agradecerle sus mensajes de felicitación y apoyo por las elecciones del domingo. En el diálogo, ambas coincidieron en fortalecer la asociación estratégica entre ambos países y apuntalar el Mercosur. Para eso acordaron mantener un encuentro bilateral cuando coincidan en Brisbane, Australia, para la próxima Cumbre del G-20, que se realizará el 15 y 16 de noviembre próximos. Según comentó el secretario de Comunicación Pública, Alfredo Scoccimarro, ambas se mostraron “muy felices” por el resultado electoral.

El domingo, Cristina Kirchner había mostrado ya esa alegría a través de cuatro tuits, que ilustró con fotos de ambas. “Querida compañera y amiga @dilmabr, felicitaciones por el triunfo!”, puso en el primero. En los demás analizaba la reelección de Rousseff como una “gran victoria de la inclusión social y la integración regional”, “un paso más hacia la consolidación de la Patria Grande” y “para seguir avanzando juntos hacia un futuro mejor para nuestros pueblos”. Además, le envió una carta en donde expresaba su intención de “ser una de las primeras en felicitarte y transmitirte un fraternal abrazo”.

Lo cierto es que la cuestión regional había jugado su papel en la campaña brasileña. Dilma Rousseff lo expuso durante el acto de cierre en Porto Alegre. “Nosotros destacamos las relaciones con los países de la región. Aunque el candidato adversario crea que no es importante la relación de Brasil con la Argentina, con el Mercosur o con América latina”, dijo allí. “Argentina es un gran socio. Tenemos una relación bastante equilibrada y buscamos que esa relación pueda crecer”, agregó al hablar expresamente del vínculo bilateral.

El candidato opositor Aécio Neves había planteado la necesidad de una política más agresiva de acercamiento a los países desarrollados, a tono con el status de potencia regional que adquirió Brasil en los últimos años. La plataforma de su partido, el PSDB, proponía la firma de acuerdos comerciales bilaterales con la Unión Europea y Estados Unidos, lo que en los hechos vendría a ser como dinamitar el Mercosur.

Por eso también la alegría que Cristina Kirchner le transmitió a Rousseff en la carta de felicitación. “Sé que tu reelección ayudará a continuar en la senda que la Argentina y el Brasil emprendieron en 2003, cuando asumieron sus respectivos mandatos Néstor Kirchner y Lula da Silva”, escribió. Cristina Kirchner se encontraba en su casa en Santa Cruz –de donde regresará hoy– cuando la llamó la presidenta brasileña. “Coincidieron en seguir trabajando sobre los temas de la región y en el fortalecimiento del Mercosur”, informó el vocero presidencial Scoccimarro en la Casa Rosada.

Ciclo sin fin

“Los medios se la pasan diciendo que nos llevamos mal y es mentira. Tenemos muy buena relación”, explicaba ayer un funcionario cercano a CFK luego de conocido el saludo y la organización del nuevo encuentro entre ambas presidentas. “Dicen también que Argentina está trabando el acuerdo con la Unión Europea y que eso enoja a Brasil, cuando ambos países mantenemos la misma posición. Quien debe responder ahora es la Unión Europea”, agregaba. Otro caso similar, añadía, se daba respecto al vínculo con la Alianza del Pacífico –que conforman Chile, Colombia, Perú y México–, a la que también se muestra con oposición argentina. “El sábado que viene hay un encuentro de cancilleres de la Alianza y el Mercosur en Cartagena promovida por Argentina. Así que es al revés de lo que se dice”, insistía.

Descontaban que la reunión pautada entre Cristina Kirchner y Dilma Rousseff estará enmarcada en la controversia argentina contra los fondos buitre. “Es lógico que la Presidenta lleve el tema a la cumbre en Australia, sobre todo después de los buenos resultados que obtuvo el país en las Naciones Unidas”, explicaban en la Cancillería. En la última cumbre del Mercosur, Rousseff había coincidido con el uruguayo José Mujica en la necesidad de pasar de la palabra a la acción el apoyo del bloque a la Argentina y se había comprometido a plantear entre los presidentes de los países desarrollados del G-20 la propuesta para regular las reestructuraciones de deudas soberanas que ahora elabora las Naciones Unidas.

Pero, más allá de todo, lo que se celebraba en la Casa Rosada era la nueva desmentida en los hechos del “fin de ciclo” progresista en la región que recurrentemente pronostican dirigentes y medios opositores. “Desde Maduro ganándole en Venezuela a Capriles, Santos que derrotó a Uribe –que es mucho peor– en Colombia, Bachelet en Chile, Evo en Bolivia y el casi seguro triunfo del Frente Amplio en Uruguay”, enumeraba el funcionario la secuencia electoral en el sur del continente. “Incluso –continuaba– contradiciéndose. Porque hasta hace poco decían que Cristina tenía que copiar la manera de gobernar de Dilma, pero cuando se acerca la elección les piden a los gritos a los brasileños que voten a la oposición. Ahí se sacan la careta.”

La conclusión, claro, era que la situación se repetiría el año que viene en Argentina, el país de la región que falta renovar sus autoridades. “Frente a todos los augurios de fin de ciclo que vienen desde hace tiempo, aquí sucederá lo mismo que en los demás países. Va a ganar quien dé más garantías sobre la continuidad de los logros de este modelo”, imaginaba.

Compartir: 

Twitter
 

Dilma Rousseff y Cristina Kirchner se mostraron “muy felices” por el resultado del domingo, según informó el vocero presidencial.
 
EL PAíS
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.