EL PAíS › OPINIóN

La sociedad y las elecciones 2015

 Por Carlos F. De Angelis *

Las próximas elecciones nacionales tienen fecha definida. El 25 de octubre de 2015 los argentinos elegirán al próximo presidente. Aunque falta casi un año, se percibe que la campaña ya está en la calle. En efecto, con los candidatos lanzados a ocupar los espacios públicos, casi el 70 por ciento de los ciudadanos del Area Metropolitana Buenos Aires (AMBA) están siguiendo sus movimientos, que cobran interés renovado luego de doce años de experiencia kirchnerista. Sin embargo, el 46 por ciento no está de acuerdo con tan temprano comienzo. Una campaña nacional tan extensa es fatigosa especialmente para quienes se consideran alejados de la política. Esta referencia no es menor, porque un 38 por ciento manifiesta estar poco o nada interesado en esta materia.

Estos son algunos de los aspectos que surgen de la encuesta llevada adelante por el Centro de Opinión Pública y Estudios Sociales (COPES) de la Facultad de Ciencias Sociales de la UBA en base a una muestra de 667 casos realizados en forma telefónica en la ciudad de Buenos Aires y veinticuatro partidos del Gran Buenos Aires entre el 11 y el 16 de octubre del presente año.

Sin dudas, existe gran expectativa e inquietud en la sociedad por observar la conformación de un escenario competitivo que promete por primera vez en la historia el ingreso a una segunda vuelta en la elección presidencial.

Otro tema ligado a la campaña es la difusión de encuestas preelectorales, rutina en los grandes medios, y que alimenta el debate sobre si favorecen a algunos de los contendientes. Este tipo de información es seguida por buena parte del electorado y curiosamente en mayor medida por los menos interesados por las vicisitudes de la política que encuentran allí un “resumen” de lo que pasa.

En el plano del debate sobre el rol de los medios masivos de comunicación y su injerencia en las cuestiones políticas se puede plantear que la “ilusión de neutralidad” ha pasado a “mejor vida”. Casi ocho de cada diez consultados piensan que los medios van a apoyar a algún candidato. Aunque por los usos y costumbres de nuestro país probablemente el “apoyo” sea no explícito.

También se consultó sobre si ya existía una decisión del voto entre los posibles candidatos presidenciales. El 53 por ciento expresó que ya tenía decidido el voto, de donde se puede inferir que la larga campaña buscará el voto de menos de la otra mitad del electorado de dos de las principales geografías del país. Llamativamente, las mujeres están más indecisas (57 por ciento), por lo que no sorprenderá el lanzamiento de mensajes buscando específicamente el voto femenino.

Sobre las posiciones políticas del gobierno que surja en octubre de 2015, casi la mitad de los entrevistados expresa que deben cambiar las actuales líneas que sostiene Cristina Fernández de Kirchner. Por otra parte, el 40 por ciento cree que se deben sostener algunas políticas y cambiar otras, mientras que el 11, que se debe continuar con la misma senda. Esto implica un rompedero de cabeza para los estrategas de los candidatos, porque si bien el voto opositor se ha abroquelado, buena parte de la sociedad mira con buenos ojos las políticas del gobierno kirchnerista.

En los últimos días se discutió la posibilidad de que la Cristina Fernández de Kirchner sea candidata a algún espacio legislativo, situación para la que no está inhibida constitucionalmente, pero sobre la que tampoco se pronunció la propia Presidenta. El 30 por ciento vería con buenos ojos tal alternativa. Los más jóvenes son los más entusiastas en este derrotero posible para la Presidenta (38,3 entre 16 a 29 años), así como los sectores de mayor nivel educativo (39,6 entre universitarios). Sin dudas, el deseo que Cristina figure en las listas electorales se vincula a la identificación con el actual gobierno.

La posibilidad de que hacia fin de año exista una crisis social es debatida en ciertas instancias. En este sentido, se consultó si creían en la existencia de algunos sectores interesados que se debilite la estabilidad política del país: la mitad expresó que no y el 44 por ciento sí considera viable que ello ocurra.

Las personas jóvenes y de mediana edad son las más persuadidas de estas posibilidades (48,9 entre 16 a 29 años y 52,4 entre 30 y 49 años). Si estos intereses conspirativos pueden buscar un adelantamiento de las elecciones fue sostenido por el 42 por ciento de los consultados, mientras un 16 se abstuvo de presentar un juicio.

Finalmente, se debe observar que ambas posiciones no necesariamente se dan en forma simultánea. Un 60 por ciento de quienes no creen que haya “intereses creados” para provocar una crisis a fin de año sostiene que aun así puede intentar forzarse un adelantamiento del calendario electoral, mientras que un 18 del total de los consultados piensa que es posible que se busque provocar ambas situaciones.

* Sociólogo y director del Centro de Opinión Pública y Estudios Sociales Facultad de Ciencias Sociales UBA.

Compartir: 

Twitter
 

 
EL PAíS
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.