ECONOMíA › OTRO DURO CUESTIONAMIENTO DEL GRUPO ROCCA AL ACUERDO CON CHINA

Techint contra los invasores

Esta vez fue la Cámara de Exportadores y su titular, dirigente del grupo Techint, que pidió el rechazo del acuerdo y condenó el acercamiento al país asiático. Sorprendente “preocupación” por la “concentración de poder” cuando se trata de China.

 Por Raúl Dellatorre

Enrique Mantilla, presidente de la Cámara de Exportadores (CERA) y representante del grupo Techint, se sumó a las voces críticas del acuerdo de cooperación alcanzado por Argentina con China. “No es creíble, es una adaptación pasiva a la política comercial de Beijing, consistente en (intercambiar) infraestructura y bienes industriales por commodities”, expresó a través de un comunicado que distribuyó la entidad. En línea con lo que ha venido sosteniendo el grupo Rocca en las últimas semanas, Mantilla sostuvo que “el acuerdo con China no debería aprobarse en su actual redacción (cuando se trate en el Congreso), ya que es incompatible con la alianza estratégica integral del Mercosur”. En una entrevista que publicó Página/12 en su edición de ayer, el ex titular de la Unión Industrial Argentina Juan Carlos Lascurain responsabilizó a la central fabril de haber montado “una operación de prensa” en contra del acuerdo y responsabilizó directamente al grupo siderúrgico mencionado de haberla instrumentado. “Lo que pasa es que Techint usa la cámara, nos usa a todos, para dar la pelea con el Gobierno y después negocia por otro lado”, refirió Lascurain a este diario. Las manifestaciones de ayer de Mantilla y de la Cámara de Exportadores no parecen ajenas a esa estrategia.

En su caracterización del actual acuerdo, Mantilla da a entender que Argentina habría caído en la trampa tendida por China a partir de su poderío. “Es fundamental reconocer que China tiene superávit de poder.

Por ejemplo, tiene 100 veces más reservas en moneda extranjera que Argentina y 10 veces más que Brasil, India y Rusia considerados individualmente. Por eso, desde hace años, China está financiando proyectos de infraestructura y de exportación de bienes de capital a países en desarrollo a cambio de commodities”, puntualizó.

El dirigente empresario, sorprendentemente preocupado por el fenómeno de la concentración de poder, sostuvo que “esta política, conocida como las nuevas Rutas de la Seda, fue ratificada el 20 de enero pasado por el Consejo de Estado de la República Popular China, que reiteró que hay que usar los proyectos de infraestructura e inversiones en el extranjero para fortalecer sus exportaciones de equipos y bienes de capital”.

La declaración del titular de CERA va más allá y, a renglón seguido, sugiere que “la Argentina tiene que cambiar su política exportadora y, entre las medidas urgentes está el desmantelar los derechos de exportación”. No casualmente, el mismo día se manifestó en similar sentido el secretario general del gremio de la Sanidad y diputado del Frente Renovador (massismo), Héctor Daer, quien expresó su “gran preocupación” porque el acuerdo “habilita a China a traer a sus trabajadores bajo su propia legislación laboral, y esto genera conmoción; no podemos hacer que vengan trabajadores y sean trabajadores de segunda, porque van a destruir el mercado”. Argumentos similares habían sido vertidos en la reunión de comisión directiva de la UIA por dirigentes próximos al grupo Techint.

Compartir: 

Twitter
 

Paolo Rocca, titular de Techint. Oposición y resistencia al acuerdo.
Imagen: Télam
 
ECONOMíA
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.