ECONOMíA › EL MEDIADOR DESIGNADO POR EL JUEZ GRIESA ACUSO A ARGENTINA DE NO QUERER NEGOCIAR CON LOS BUITRES

Volvió Pollack y se le vieron las plumas

El abogado informó que el fondo NML solicitó iniciar una negociación con Argentina sin precondicionamientos ni pagos en efectivo, pero que el Gobierno no responde. Economía lo acusó de querer instalar que el país no quiere negociar.

 Por Tomás Lukin

Con un comunicado de prensa reapareció en escena Daniel Pollack, el mediador especial entre Argentina y los fondos buitre impuesto por el juez estadounidense Thomas Griesa. El abogado neoyorquino divulgó que, a finales de enero, el fondo buitre NML recurrió a sus servicios para iniciar una nueva negociación sin precondicionamientos ni pagos en efectivo con el país. En un breve texto difundido ayer afirmó que, hasta el momento, el Gobierno no aceptó ni respondió la convocatoria. Desde el Ministerio de Economía consideraron que la declaración del special master busca “favorecer a los fondos buitre” intentando “instalar que Argentina no quiere negociar”. El equipo económico cuestionó el rol jugado por el mediador a lo largo del año pasado. El Palacio de Hacienda reiteró su oferta para extenderles, no sólo a los buitres privilegiados por Griesa, sino a todos los acreedores que no ingresaron al canje los mismos términos financieros recibidos por el 92,4 por ciento de los bonistas que participaron de la reestructuración. “Arreglar con (Paul) Singer no significa, ni mucho menos, solucionar el entuerto que el propio Griesa creó con su sentencia. Hoy, en su juzgado, se apilan reclamos por sumas siderales. Pollack se negó entonces y se niega aun hoy a participar a todas las partes en igualdad de condiciones”, afirmaron ayer desde Economía a través de un comunicado.

“Nosotros estamos abiertos a escuchar a todos, pero hoy Griesa bloquea cualquier negociación”, argumentó un colaborador del ministro Axel Kicillof a Página/12. “La RUFO era importante porque implicaba un riesgo muy elevado, pero no es la única restricción para alcanzar una solución equitativa para la mayor parte de los acreedores que no ingresaron al canje”, sostuvo el funcionario consultado por este diario. “El juez Griesa mantiene de rehenes a los tenedores de bonos con legislación británica, a pesar de que las cortes inglesas comienzan a cuestionar sus decisiones, y sigue sin resolver el fondo de la cuestión de títulos con ley argentina”, lamentan en Economía.

“La Corte me pidió que emita una declaración sobre el estado de las negociaciones. La cláusula RUFO, que el gobierno de Argentina señaló como el fundamento de su incapacidad para negociar, expiró el 31 de diciembre”, sostiene Pollack al inicio de su declaración difundida ayer. “El tenedor de bonos más grande, NML, emitió, a través mío, una invitación al gobierno de Argentina para retomar las negociaciones. La invitación de los tenedores de bonos se hizo sin condicionamientos y ofreció la posibilidad de un acuerdo sin ningún pago en efectivo inmediato”, enfatiza el texto. El comunicado del abogado detalla que se transmitió la “invitación” a los abogados de Argentina el 30 de enero, para concluir que “el gobierno de Argentina no aceptó ni respondió a la invitación de los bonistas”.

“Efectivamente, el pasado 30 de enero, Pollack comunicó al estudio de abogados de Argentina que el fondo NML Capital quería negociar sin precondiciones y sin pagos en efectivo en su despacho”, respondieron desde el Palacio de Hacienda donde agregaron que “omitió informar que la propuesta incluía la total confidencialidad para el encuentro y para las pretendidas negociaciones”. “Los abogados le respondieron a Pollack que estaba en consideración. Dos semanas después del primer llamado, impaciente, acusa públicamente a la Argentina de no responder a la invitación, con el claro propósito de demostrar que el país no quiere negociar y los fondos buitre sí.”

Las órdenes que acompañaron la sentencia del juez Griesa bloquearon los pagos de los bonos emitidos por Argentina en el canje. Sin embargo, las decisiones del sistema judicial estadounidense no lograron forzar al país a pagar los 1330 millones de dólares más intereses. Ante las dificultades para ejecutar el fallo, el magistrado decidió abrir un espacio informal de diálogo en las oficinas de Pollack. Argentina solicitaba entonces una medida cautelar que levante las restricciones a los pagos de deuda impuestos por el tribunal hasta que caduque la cláusula RUFO y, además, reclamaba incorporar al diálogo a la mayor parte de buitres y holdouts posible. “Pollack sostuvo que la cláusula RUFO no importaba, que los llamados “me too” tampoco importaban y acercó a Argentina una propuesta para pagar 200 millones de dólares a los fondos buitre para que concedieran un stay, en clara violación de la cláusula RUFO”, recordó el comunicado del Palacio de Hacienda.

El letrado neoyorquino fracasó en acercar a las partes. Y, luego de una serie de encuentros de los que participaron los buitres y el equipo económico, Pollack divulgó por correo electrónico una declaración donde afirmaba que Argentina ingresaba “inmediatamente en default”. Las polémicas declaraciones del mediador designado por la Corte fueron enfáticamente rechazadas desde el Palacio de Hacienda: “A Pollack se le cayó la careta. Sacó un comunicado digno de los fondos buitre con la intención de generar pánico”, afirmó Kicillof a comienzos de agosto pasado al conocerse las afirmaciones del magistrado.

Esa declaración del abogado permitió que se gatillen los llamados seguros contra default que, según afirman desde Economía, tenían en su poder los fondos buitre. Argentina solicitó formalmente al juez el desplazamiento de Pollack “debido a su impericia, manifiesta parcialidad y arbitrariedad”. Griesa rechazó el pedido. “Ahora encontramos a Pollack ofreciendo una negociación secreta para luego, él mismo, hacer público este ofrecimiento. Sabemos además que los fondos buitre lucran en el mercado con estas operaciones mediáticas”, expresó el Palacio de Hacienda en su respuesta. En el equipo del ministro Kicillof advierten que acceder a una negociación secreta con los beneficiarios de la sentencia Griesa es incompatible con la convocatoria lanzada por el propio magistrado para sumar dentro de su fallo a los “me too”, otros fondos carroñeros que iniciaron juicios y/o poseen sentencias a su favor en otros tribunales de Estados Unidos (ver aparte: http://www.pre.pagina12.com.ar/diario/economia/subnotas/266490-71635-2015-02-20_1.html).

[email protected]

Compartir: 

Twitter
 

“El gobierno de Argentina no aceptó ni respondió la invitación de los bonistas”, aseguró Pollack.
Imagen: AFP
 
ECONOMíA
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.