ECONOMíA › LA BALANZA COMERCIAL ARROJO UN SALDO POSITIVO DE 53 MILLONES DE DOLARES EN FEBRERO

La baja del crudo apuntaló el superávit

La cifra representa una suba de 20,5 por ciento respecto del mismo mes de 2014. Las exportaciones retrocedieron un 25 por ciento, pero las importaciones sufrieron la misma baja por la fuerte caída de los precios del petróleo.

 Por Federico Kucher

La balanza comercial arrojó un superávit de 53 millones de dólares en febrero, con un incremento del 20,5 por ciento respecto del mismo mes del año pasado. Así lo informó ayer el Indec. Las exportaciones anotaron la mayor caída desde septiembre de 2009, lo que se explicó por la fuerte desaceleración del comercio a nivel mundial y la flojísima performance de la economía brasileña, que se encuentra en un proceso de estancamiento potenciado por el plan de recorte del gasto estatal, devaluación del tipo de cambio, ajuste en las líneas de financiamiento estratégicas e incremento de las tarifas de los servicios públicos. En materia de importaciones, se destacó la caída del 63 por ciento de los despachos de combustibles, debido a la fuerte baja en el precio internacional del gas y del petróleo. El déficit de la cuenta de energía sumó 69 millones de dólares, cuando había sido de 355 en febrero del año pasado.

Las exportaciones computaron 4064 millones de dólares en febrero, con una baja del 25 por ciento interanual. Se trata de la peor performance desde 2009, cuando hubo contracciones de más del 35 por ciento a partir del impacto de la crisis financiera internacional. Desde Economía señalaron que no es casualidad, sino que en 2015 el país tendrá el menor nivel de demanda externa desde la caída de Lehman Brothers. “Es un mundo que nos va a comprar poco. Una devaluación no cambia esta situación”, afirmaron.

El estancamiento de Brasil, principal socio comercial de la Argentina, es uno de los factores clave para explicar el fuerte retroceso de los despachos locales, en particular en la industria automotriz, que anotó una disminución del 40 por ciento. En febrero, se exportaron al mercado brasileño autos por 371 millones de dólares, contra los 614 millones del 2014.

Las tensiones del mundo emergente, además de Brasil, también se reflejaron en Rusia, donde en los últimos meses se aplicó una devaluación del 70 por ciento. Esto generó distorsiones puntuales a nivel local para algunas economías regionales como las de peras y manzanas, que no pueden ofrecer su mercadería a valores competitivos respecto de los que manejan productores rusos a partir de la corrección cambiaria. El bloque de frutas frescas computó en febrero exportaciones por 76 millones de dólares, con una caída del 28 por ciento respecto del mismo mes del año pasado.

Además de los casos de la industria automotriz y de economías regionales, en el informe del Indec se precisó que la totalidad de los grandes bloques de exportación anotaron una contracción. Materias primas sumó 716 millones de dólares, con una merma del 22 por ciento, al tiempo que manufacturas de origen agropecuario computó 1632 millones de dólares, con una caída del 17 por ciento; manufacturas de origen industrial, 1467 millones de dólares, con 27 por ciento; y combustibles, 248, con 50.

Las importaciones, en tanto, registraron 4011 millones de dólares en febrero, para bajar 25 por ciento respecto del mismo mes del año pasado. En detalle se apuntó que bienes de capital anotó una contracción del 11 por ciento, mientras que las disminuciones fueron del 11 por ciento en bienes intermedios; del 27 por ciento en piezas y accesorios; del 15, en bienes de consumo; y del 39, en vehículos automotores terrestres. La caída del bloque de combustible fue aún más marcada, al sumar 317 millones de dólares, con un retroceso del 63 por ciento interanual. Esto se explicó por el derrumbe de los precios a nivel global de la energía. Por caso, el petróleo tenía un valor de 100 dólares por barril a principios del año pasado mientras que ahora cotiza a 49 dólares, lo que es equivalente a un retroceso de 51 por ciento. La disminución de las importaciones de combustibles resultan centrales, porque permiten aliviar las cuentas externas a través de menores pagos de energía.

Compartir: 

Twitter
 

Las exportaciones registraron su peor performance desde la crisis internacional de 2009.
Imagen: Joaquín Salguero
 
ECONOMíA
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.