CULTURA / ESPECTáCULOS › SERRAT Y SU ENCUENTRO CON LA PRENSA ROSARINA

Con humildad y mirada certera

 Por Edgardo Pérez Castillo

La lluvia que atravesó a la tarde del martes no impidió que Joan Manuel Serrat brindara nuevas muestras de sus convicciones: registrado en la edición de ayer de Rosario/12, el encuentro con las Madres Chiche Massa y Nora Vermeulen en el Monumento a la Bandera antecedió a su arribo al salón Metropolitano, donde debía brindar la primera de las dos funciones de su Antología desordenada. Concluida la prueba de sonido Serrat recibió la biografía sobre su gran amigo Roberto "negro" Fontanarrosa, para luego atender las visitas del vicegobernador Jorge Henn y del (ya retirado) ex candidato a presidente Hermes Binner. Con su característica sencillez, ya a poco del comienzo del concierto Serrat se permitió responder al torbellino de preguntas de un pequeño grupo de prensa que, en apenas diez minutos, recibió conceptos firmes del artista catalán.

En ese lapso hubo lugar para humildes reflexiones sobre su extensa trayectoria --"Esto es un camino, no hubo un día de revelación, no hubo nadie que me advirtiera que la vida iba a cambiar. La vida fue cambiando de a poco. Yo no hago balances, ni de mí, ni de mis canciones, ni mucho menos del público. Agradezco a la vida haber llegado hasta aquí. Y uno nunca llega solo"--, como así también para lo que vendrá: "Llegué a esto sin debutar y me iré de esto sin despedirme. Evidentemente habrá una despedida, pero no creo que la celebre. De momento diré que, si encuentro otra cosa que me guste más, me iré a hacer esa otra cosa. Si el oficio no puedo hacerlo, también sabré irme. Y si la salud no me responde, también. Y, si no, ya me echará la gente. Si no se ocupa la naturaleza se ocupará la gente".

En una ciudad a la que, dijo, se siente "muy cercano", el martes por la tarde Serrat mantuvo ese breve y emotivo encuentro con las Madres de Plaza de Mayo, en el marco de un nuevo aniversario del Golpe. "Irremediablemente un día al año esto ocurre, en Rosario y en otros lugares. Indefectiblemente lo recuerdo, jamás lo celebro. Más bien lo utilizo como un pensamiento acerca de qué tal llevo la memoria", reflexionó, para luego dar su concluyente mirada sobre el contexto político nacional: "Estoy muy a gusto en esta Argentina. Es una Argentina que va funcionando, que va avanzando y que a mí personalmente me tiene muy pegado a su presente. Lo que tienen de agitado en estos días son las elecciones, las candidaturas, las internas. Tienen agitados los pactos extraños que se producen. Pero me parece muy bien que la política sea un motor de la gente en la Argentina, que le genere preocupación e interés por saber quiénes van a hacerse cargo de su futuro".

Compartir: 

Twitter
 

Imagen: Alberto Gentilcore
 
ROSARIO12
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.