ECONOMíA › EMPEORO EL COEFICIENTE GINI QUE MIDE LA EQUIDAD

Una distribución más desigual

La distribución de la riqueza empeoró en el cuarto trimestre de 2014 respecto del mismo período del año anterior, según lo informó ayer el Indec. El coeficiente Gini, que mide el grado de inequidad del reparto de los ingresos, siendo uno el valor más desigual y cero el de equidad absoluta, pasó de 0,372 a 0,381 para la medición de la población ocupada en 31 aglomerados urbanos del país. El informe del organismo oficial precisó además que de los 10,8 millones de ocupados, el 10 por ciento con menores recursos trabajó 23 horas semanales para alcanzar un ingreso promedio de 980 pesos mensuales, al tiempo que el 10 por ciento de mayores recursos trabajó 44 horas y declaró 17.325 pesos en promedio. De este modo, los más ricos ganaron 17,7 veces más que los más pobres cuando en el último trimestre de 2013 la diferencia había sido de 17,4 veces. También se indicó que el ingreso medio de la población ocupada ascendió a 6464 pesos, 29,9 por ciento más que en el mismo período de 2013.

En lo que respecta al coeficiente Gini para la medición de la población ocupada, es necesario precisar que la caída interanual se produjo luego de una fuerte mejora del indicador. Desde 1975 hasta 2002, la equidad distributiva empeoró de manera notable al pasar de 0,35 a 0,50, independientemente de lo ocurrido con el crecimiento de la economía. De hecho, de 1975 a 1992 hubo estancamiento; de 1993 a 1998, crecimiento; y de 1999 a 2002, recesión. El período de crecimiento que se inició en 2003, acompañado por una serie de políticas de inclusión social, logró modificar la tendencia, llevando el Gini de 0,50 en 2002 a 0,364 en el cuarto trimestre de 2012. Desde entonces, la situación económica viene siendo difícil, con una economía prácticamente estancada y la desigualdad empeoró aun con las distintas políticas orientadas a los que menos tienen, como la Asignación Universal por Hijo y el plan Progresar.

Además de este desempeño para los individuos ocupados, el Indec informó el ingreso total familiar de los hogares. En esta encuesta, el índice de Gini también empeoró, al pasar de 0,376 a 0,380, lo cual implica una distribución menos equitativa de los recursos de las familias. En el 40 por ciento de los hogares, sobre una población de 26,5 millones de personas, se registraron ingresos inferiores a 7000 pesos, cuando para el promedio de los hogares la cifra asciende a 11.528 pesos. Por su parte, los ingresos familiares medios del 10 por ciento de los hogares más postergados fueron de 2381 pesos, entre tanto que el de los más adinerados ascendió a 31.479, anotando una brecha entre ingresos de ricos y pobres de 13,22 veces. La diferencia era de 12,63 veces en 2012, al tiempo que había ascendido a 16,77 veces a finales de 2009, tras el estallido de la crisis internacional.

En cuanto a los ingresos familiares per cápita, ascendieron en promedio a 4434 pesos. En este caso, el índice de Gini anotó un aumento de 0,413 a 0,419 entre el último trimestre de 2013 y el mismo período del año pasado. La media de ingresos en esta categoría ascendió a 2667 pesos, cuando era de 2083 pesos a fines del 2012. El 10 por ciento de los hogares más pobres computó entradas por persona de 641 pesos, mientras que en el otro extremo de los hogares los ingresos ascendieron a 9267 pesos. El resultado fue una brecha de 14,4 veces entre los que más y menos ganaron. A su vez, en el 90 por ciento de las familias el ingreso per cápita no superó 7000 pesos, cuando en el segmento del 10 por ciento de las familias más acaudaladas se registraron entradas de hasta 110 mil pesos.

Compartir: 

Twitter
 

 
ECONOMíA
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.