ECONOMíA › ADVERTENCIA DE LA OIT SOBRE EL DESEMPLEO ARGENTINO

Sólo con crecer no alcanza

Por D. C.

La fuerte caída del desempleo del último año marcó un punto de inflexión en la crisis ocupacional que sufre la Argentina desde hace una década. Pero suponer que el camino de salida está garantizado y, mucho más, que ese camino es corto y fácil de transitar, sería un grave error. La Oficina Internacional del Trabajo (OIT) hizo ese diagnóstico al presentar ayer su panorama laboral para América latina y el Caribe. Alfredo Monza, asesor técnico principal del organismo, recordó que “los tramos iniciales de recuperación siempre son más fuertes, pero no hay ninguna experiencia internacional que demuestre que puede sostenerse ese ritmo en el largo plazo”. Para ser más claro, el especialista advirtió que confiar en el crecimiento económico como único elemento para reparar los problemas del mercado laboral puede hacer demorar la solución “entre 10 y 15 años, toda una generación”.
Monza fundamentó esa opinión en datos históricos del mercado laboral argentino. Antes de la década del ‘90, por cada punto de crecimiento del PIB, el aumento del empleo osciló entre 0,33 y 0,5 punto. Y en la década pasada, la suba de la ocupación fue mucho más modesta: 0,17 punto, debido a que la expansión de la economía que se dio durante varios años de la convertibilidad estaba concentrada en actividades poco generadoras de puestos de trabajo. Una conclusión de la OIT es que el modelo neoliberal que se aplicó en la región la última década causó una crisis laboral sin precedentes. “También existe consenso sobre que América latina y el Caribe está entre las regiones con la peor distribución del ingreso en el mundo”, alerta el informe, refiriéndose a la actualidad.
El año pasado, el empleo aumentó alrededor de 0,9 punto por cada punto de incremento del PIB. Pero ese nivel, repitió Monza, es insostenible. “En ningún lugar del mundo se ha visto que ese ritmo pueda mantenerse por más de seis meses o un año”, apuntó. En tren de conjeturar, arriesgó que la tasa de crecimiento del empleo podría ser de 0,5 punto los próximos años. La estimación es compartida por el Ministerio de Economía. Si se considera que el crecimiento de la Población Económicamente Activa es de 1,8 por ciento por año, hace falta que el PIB avance por lo menos 4 por ciento para cubrir la demanda laboral que se va generando. Y con eso, apenas si se reduciría la desocupación actual. Por otra parte, hasta la fecha Argentina nunca pudo alcanzar una suba del PIB de 4 puntos durante toda una década.
La conclusión es que el punto de inflexión en la crisis laboral es un dato alentador, porque la economía ha dejado de destruir puestos de trabajo y, por el contrario, ha comenzado a crearlos. Pero de inmediato Monza advirtió que sin nuevos estímulos enviados desde el Estado, la solución a la crisis ocupacional quedará como una tarea pendiente. En ese sentido, el reputado especialista de la OIT evaluó que “el Ministerio de Trabajo tiene un nuevo enfoque y otra actitud, pero todavía no se tradujo” en hechos significativos. Monza indicó asimismo que recién pasaron siete meses desde la llegada del actual gobierno. “El proceso de normalización institucional es muy reciente”, remarcó. “La crisis laboral no es corregible ni en seis meses ni en cuatro años, pero no es lo mismo estar en un lugar o en otro dentro de cuatro años”, completó.
La OIT dio cuatro recomendaciones para generar empleos de calidad. La primera es garantizar el crecimiento económico. “El crecimiento no arregla todo, pero sin crecimiento no se arregla nada y todo empeora”, señaló Monza, aclarando que el comentario parece una obviedad pero que es un indispensable punto de partida. La segunda recomendación es que los países de la región pongan como prioridad el desarrollo de sus mercados internos, para lo que es esencial una distribución del ingreso más equitativa. La tercera es que los gobiernos extiendan y perfeccionen sus redes de contención social. Y la cuarta es que las empresas del sector formal –uno de los problemas más graves de la región es elcrecimiento de la economía informal– inviertan para capacitar y mejorar la productividad de sus empleados.
La región tiene 19 millones de personas desocupadas en zonas urbanas. Las mujeres y los jóvenes son los que más padecen el desempleo, aunque en Argentina las estadísticas sólo lo registran en el caso de los jóvenes. La tasa de desocupación de las mujeres ha descendido, pero porque son quienes más reciben planes Jefas y Jefes de Hogar y, con ello, se las considera como empleadas.

Compartir: 

Twitter
 

Alfredo Monza, experto en economía laboral y asesor de OIT.
 
ECONOMíA
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.