ECONOMíA › EL FONDO MONETARIO APROBARA LA PRIMERA REVISION

Otro round con el dúo K-K

El Gobierno confía en que el directorio del FMI aprobará hoy la primera revisión del acuerdo suscripto con la Argentina en septiembre. Pese a las versiones que indican la resistencia a hacerlo de parte de alguno de sus integrantes, en el Ministerio de Economía se destacó que existe una recomendación del director gerente de ese organismo, Horst Köhler, para que se apruebe y que las metas cuantitativas –las fiscales y monetarias– comprometidas por la Argentina para ese período fueron cumplidas con holgura.
Además, el hecho de que anteayer se reglamentara la ley que establece la compensación a los bancos por la pesificación asimétrica, es considerado como una señal para que el FMI acelere la aprobación, ya que ése era uno de los requisitos que el organismo multilateral de crédito quería que se cumpliera. En las últimas horas, y pese a que Köhler le había anticipado al presidente Néstor Kirchner –hace diez días– que la primera revisión sería aprobada, surgieron comentarios respecto de que algunos miembros del directorio, sobre todo los representantes de algunos países europeos, pondrían obstáculos al visto bueno.
Los reparos de los europeos –concretamente de los representantes de Holanda, Suiza, Suecia, Bélgica, Italia y Alemania– responderían a lo que de alguna manera adelantó la vicedirectora gerente del organismo, Anne Krueger, en el Foro Económico Mundial de Davos respecto de las dudas sobre la real “buena fe” de la Argentina en su negociación con los acreedores privados. Incluso, el ex funcionario de ese organismo y también ex presidente del Banco Central Mario Blejer comentó que “hay versiones sobre una tormenta en el directorio del organismo por el caso Argentina”.
Pese a eso, en el Palacio de Hacienda daban por descontada la aprobación, ya que, además de haberse cumplido las metas, de no ser así, la autoridad de Köhler quedaría muy debilitada. Si se aprueban las metas, la Argentina recibiría unos 330 millones de dólares de parte del FMI. Además, también se daría el consentimiento para que una nueva misión del Fondo –liderada por el jefe del caso argentino, el inglés John Thornton– visite Buenos Aires el 16 de febrero, con el objetivo de analizar el cumplimiento de las metas fiscales correspondientes al segundo vencimiento.
La Argentina deberá afrontar en los primeros días de marzo vencimientos por 3000 millones de dólares que adeuda al FMI. En cuanto a la “buena fe” de la Argentina en las negociaciones con los acreedores privados, uno de los puntos que más cuestionan tanto los tenedores de títulos defaulteados como el FMI es la inflexibilidad de la postura del Gobierno, que se plantó firme en su oferta de quita del 75 por ciento del valor nominal de los bonos, y el hecho de que todavía no haya designado al sindicato de bancos que trabajará en la reestructuración de la deuda defaulteada. Por su parte, Lavagna le contestó, a través de una nota al Comité Global de Tenedores de Bonos Argentinos, que lidera el abogado italiano Nicola Stock, al puntualizar que “la buena fe es un camino de doble mano”. En esa nota, Lavagna manifiesta que “asombrosamente” en una nota enviada por el comité que lidera Stock al gobierno argentino, no figura ni la dirección, ni el teléfono, ni el fax, ni el e-mail del remitente, por lo que les recomienda anotarse en el registro de acreedores que abrió la Argentina recientemente.

Compartir: 

Twitter
 

 
ECONOMíA
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.