ECONOMíA › LEVE ALZA DE LOS MERCADOS DESPUES DEL MARTES NEGRO

Tensión con eje China-EE.UU.

Los inversores están a la defensiva por la evolución de esas dos potencias económicas. Cautela a la hora de decidir sus apuestas.

 Por Claudio Zlotnik

Después del derrumbe, los mercados financieros registraron ayer una tibia recuperación. El índice MerVal, que anteayer había caído 7,5 por ciento, recuperó apenas 0,7 por ciento. El mismo comportamiento mostraron los demás recintos de la región y también Wall Street. No ocurrió lo mismo en Europa y Asia, donde se profundizaron las pérdidas. La llave del cambio de la tendencia la tuvo el titular de la Fed (banca central estadounidense), Ben Bernanke, quien a media mañana envió una señal de tranquilidad a los inversores. La Casa Blanca salió al cruce de Alan Greenspan al descartar una recesión, aunque el crecimiento económico del último trimestre de 2006 resultó de apenas el 2,2 por ciento, inferior al esperado por los operadores.

Precisamente, la advertencia del ex titular de la Reserva Federal sobre una posible recesión en la economía estadounidense a partir de fines de año fue uno de los factores que disparó la ola de ventas de acciones y bonos y provocó el martes negro financiero a nivel global. La otra clave fue el derrumbe de la Bolsa de Shanghai, un 8,8 por ciento, luego de que se anunciaran mayores controles al mercado bursátil. Veinticuatro horas después, la recuperación de esa plaza fue del 3,9 por ciento.

Con su intervención en el Comité de Presupuesto de la Cámara de Representantes, Bernanke evitó un nuevo derrumbe bursátil. La cita en ese ámbito ya estaba pactada, pero el presidente de la FED utilizó la visita para llevar tranquilidad a los inversores. Mencionó que “los mercados parecen funcionar bien, normalmente”. Y, en el singular vocabulario que suelen utilizar los banqueros centrales, rechazó la hipótesis de que la economía se encamina a una recesión. “Existe una posibilidad razonable” de que el crecimiento se fortalezca hacia mediados de año.

La Casa Blanca reforzó el planteo de Bernanke. Tony Snow, portavoz presidencial, manifestó que “las bases económicas” de su país “son muy robustas”. Hubo una clara decisión política de no sólo confrontar la hipótesis pesimista de Greenspan sino también contrapesar la debilidad del dato económico divulgado a media mañana: que el PIB se había expandido apenas 2,2 por ciento durante el período octubre-diciembre, contra el 3,5 que había sido anunciado hace un par de semanas, en forma provisoria. En 2006, la economía estadounidense creció un 3,3 por ciento, una décima más que durante el año anterior. De acuerdo con las perspectivas de la Reserva Federal, el PIB podría crecer entre 2,5 y 3 por ciento tanto este año como el que viene.

La situación económica de los Estados Unidos, habitualmente bajo la lupa de los expertos y de los inversores internacionales, se instaló como la principal polémica de las últimas horas. Ayer, los inversores parecieron tomarse un respiro y se detuvo la venta de activos financieros. Al 0,7 por ciento que subió el MerVal, se sumaron el 0,4 por ciento del índice Dow Jones, el 1,7 por ciento de San Pablo y el 3,1 de Chile. Los recintos europeos cerraron antes del discurso de Bernanke, con bajas de entre 1,1 por ciento (Madrid) y el 1,8 por ciento (Londres). Los bonos de la deuda argentina registraron una importante recuperación, del 1,9 por ciento para las distintas versiones de los Par; del 4,1 por ciento en el cupón del PIB, y del 0,4 por ciento en los Discount.

Entre los especialistas existe el convencimiento de que la fuerte valorización que registraron acciones y bonos en los últimos meses, tanto en Estados Unidos, como en Europa, Asia y América latina, se convirtió en terreno fértil para una corrección violenta. Más allá de lo estrictamente financiero, de ahora en adelante, la cuestión es presumir qué sucederá con la economía estadounidense.

Consultado por Página/12, Miguel Bein se mostró confiado. Señaló que la tendencia positiva de los mercados continuará y que “no hay ninguna razón para preocuparse por una eventual caída de los precios de los commodities”. Para Bein, la economía estadounidense ya se encuentra a las puertas de una recesión, su crecimiento es muy módico y, sin embargo, los granos se mantienen en valores históricamente altos. “Es normal que en los mercados se produzcan este tipo de ajustes. Se trata de una actividad de por sí espasmódica y nerviosa.”

Compartir: 

Twitter
 

El índice de acciones líderes MerVal recuperó apenas 0,7 por ciento.
 
ECONOMíA
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.