ECONOMíA › MAS DE 20 MIL PERSONAS INICIARON EL TRAMITE PARA SALIR DE LAS AFJP

Los primeros que cruzaron el cerco

En el primer día para ejercer la opción entre la jubilación privada y la estatal hubo consultas masivas y un número elevado de traspasos. Kirchner calificó como “perverso” el régimen de capitalización. Las AFJP perdieron en apenas siete horas el equivalente al 16 por ciento de los afiliados voluntarios que captaron en 2006.

 Por David Cufré

El contador empezó a girar a las diez y media de la mañana. Siete horas más tarde, 20.004 personas ya habían tomado la opción por el régimen de reparto. Fueron los primeros en abandonar las AFJP, en el marco de la reforma previsional que habilitó los traspasos después de doce años. En la Anses reinaba un clima de triunfalismo, tanto por la cantidad de adhesiones al sistema público como por la aceptable respuesta de los dispositivos informáticos. Néstor Kirchner encabezó por la mañana un acto en Casa Rosada donde se lanzó formalmente el período de 180 días para cambiar de régimen. Estaban presentes los jefes sindicales Hugo Moyano y Hugo Yasky. El Presidente arremetió contra la jubilación privada: la calificó como un sistema “perverso”. Para completar el gesto, firmó su salida de una administradora, adonde había sido anotado como indeciso, y se inscribió en el Estado.

Al mediodía, la Anses ya contabilizaba más de 10.000 visitas a la página en Internet a través de la cual se puede completar el formulario para optar por reparto. El organismo pidió una ampliación del ancho de banda para evitar una saturación de la red. Hasta ese momento, cerca de 4000 afiliados a las AFJP habían iniciado el trámite para transferir sus aportes al Estado. El último dato del día fue el de 20.004 traspasos, pero la cifra seguía creciendo. No hay límite horario para anotarse en la página www.opcionjubi latoria.gov.ar, por lo que esta mañana el número seguramente será mucho mayor.

Para confirmar el salto de la AFJP al sistema público hay que llevar las tres copias impresas del formulario que aparece en Internet a una oficina del Correo Argentino o de OCA. También se puede ir a una delegación de la Anses en el horario de 14 a 19. Allí, delante del empleado postal o del funcionario público, el trabajador debe firmar dos copias y le devolverán la restante sellada, que le servirá de comprobante. En enero próximo, cuando se efectivicen los traspasos, la Anses los confirmaría a través de un mail, una carta o un llamado telefónico a cada nuevo afiliado al Estado.

A lo largo de 2006 adhirieron voluntariamente a las AFJP 124.719 personas. Es decir que ayer, en apenas siete horas, las administradoras perdieron el 16 por ciento de los inscriptos en un año. A ese ritmo, el próximo jueves habrán cedido todo lo que ganaron en doce meses. El dato que todavía no se conoce es qué perfil tienen los que optaron por reparto: cuántos son aportantes regulares, cuáles son sus ingresos salariales y qué edades tienen.

Las AFJP captaron otros 575.450 afiliados en 2006 (el 79 por ciento del total) como indecisos. Es decir, trabajadores que por primera vez consiguieron un empleo en blanco y no eligieron ni por el sistema de jubilación privada ni por el estatal. Tal como estaba diseñada la ley hasta entonces, después de 90 días esas personas eran anotadas en una administradora, y por más que quisieran, ya nunca más podían elegir el régimen de reparto. Con la reforma previsional que se aprobó en febrero es al revés: los indecisos son girados al Estado y pueden ir cuando quieran a una AFJP. No tienen que esperar a que se abra la opción entre sistemas una vez cada cinco años.

Entre el cambio en la distribución de indecisos y los que partan hasta el 31 de diciembre, las AFJP dejarán de tener el peso que habían logrado desde 1994 en adelante. En la actualidad, hay 11,4 millones de afiliados a capitalización, contra 2,4 millones a reparto.

El propio Kirchner ingresó a una administradora como indeciso. Fue anotado el 29 de septiembre de 1994, en su carácter de autónomo. “Fue una víctima de la trampa de la ley previsional” de ese entonces, recordó ayer Sergio Massa, jefe de la Anses, en el acto en Casa Rosada. Por sorteo, los aportes del Presidente fueron derivado a la AFJP Claridad, que posteriormente fue absorbida por Orígenes. “No es un acto de demagogia: creo en la jubilación estatal, vengo de una familia donde mi viejo fue jubilado estatal y donde mi mamá cobra una pensión del Estado argentino, después que falleció mi padre. Venimos de una cultura que nunca nos falló, a pesar de todas las cosas que pueden haber sucedido”, afirmó Kirchner.

Para el Presidente, el país dio “un paso extraordinario” para dejar atrás “un sistema perverso, donde se ganó muchísimo dinero con rentabilidades que fueron sacadas de Argentina”. “No sólo se les quitó el derecho y la dignidad a los trabajadores de jubilarse como corresponde, sino que se licuaron sus fondos y fueron utilizados en un mecanismo perverso que llevó a la implosión de la Argentina”, atacó. En la misma línea, sostuvo que la reforma del ’94 “llevó a la destrucción del sistema previsional”, por lo cual “se condenó a muchos hermanos a la exclusión”.

A su turno, Moyano se sumó a la arremetida contra las AFJP. “Se intentaba chantajear a los trabajadores. Había una tendencia arrasadora de contar las bondades de la jubilación privada. Nos hacían acordar cuando nos vendían espejitos de colores.” Yasky habló de “estafa” y prometió “jugar activamente en la campaña (para el traspaso), que es también una lucha cultural, porque penetró ese discurso de que todo lo privado era mejor que lo público, del sálvese quien pueda”.

Compartir: 

Twitter
 

Néstor Kirchner firmó ante Sergio Massa, titular de la Anses, el formulario para pasar de una AFJP al régimen de reparto.
Imagen: Presidencia
 

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.