ECONOMíA › GREMIO Y EMPRESAS ACORDARON UN ALZA DEL 15 POR CIENTO

Salarios con techo de plástico

El presidente Néstor Kirchner intentó ayer quitarle trascendencia a la demora que se viene produciendo en las negociaciones salariales paritarias convocadas por el Ministerio de Trabajo. “No hay que tomarlo con dramatismo porque esto se va a dar todos los años, y no se pone en juego el destino del país”, aseguró en la Casa Rosada durante la firma del acuerdo salarial de los plásticos, que se ajustaron a la pauta oficial de 15 por ciento de aumento. Este sector involucra sólo a 30 mil trabajadores, pero tiene una particularidad: el presidente de la Cámara de la Industria del Plástico es también el titular de la Unión Industrial Argentina, Héctor Méndez, lo que potenció el impacto del acuerdo. Mientras tanto, continúa trabada la negociación de metalúrgicos (ver aparte), telefónicos, gastronómicos y obreros del sindicato del neumático.

El Ministerio de Trabajo informó ayer a través de un comunicado que los trabajadores de la Unión Obreros y Empleados Plásticos lograron que el adicional de 150 pesos que vienen recibiendo se transforme en remunerativo a partir de abril. En mayo recibirán un aumento de 10 por ciento y en julio un cinco por ciento restante sobre el salario correspondiente a abril.

Kirchner celebró la posibilidad de que haya “discusiones con responsabilidad y mesura”, que identificó como “la tensión del crecimiento”, y subrayó que prefiere “mil veces la tensión del crecimiento antes que la tensión de la exclusión de miles de hermanos”. “Si algo nos queda claro es que no se puede repetir el modelo del ’90 del crecimiento concentrado sin distribución del ingreso”, agregó. Luego remarcó que “en la democracia no hay que tenerles miedo a las diferencias y a la idea de que como se viene la discusión salarial se va a armar un gran conflicto en la Argentina”. Las declaraciones surgen después de que varias paritarias comenzaran a complicarse en los últimos días debido a la negativa de los trabajadores a aceptar el 15 por ciento que impulsa el Gobierno.

Los telefónicos reclaman un 25 por ciento de aumento, pero las empresas ofrecen un 7 por ciento y la reducción de la jornada laboral en media hora lo que, según dicen, implicaría un aumento adicional indirecto de 8 por ciento más para terminar redondeando 15 por ciento. La diferencia existente frustró las dos reuniones que tuvieron las partes hasta ahora y llevó al Ministerio de Trabajo a declarar la conciliación obligatoria el último martes para intentar frenar una huelga de Foetra. Sin embargo, los trabajadores convocaron igualmente a un paro para el próximo miércoles 18.

El Sindicato de Trabajadores Gastronómicos, comandado por Luis Barrionuevo, también rechazó la pauta del 15 por ciento y exigieron un 30 por ciento a hoteles y restaurantes, en una decisión que, según algunos analistas, está impulsada no sólo por el deseo de recomponer el poder adquisitivo de los empleados, sino también con el objetivo de complicar al secretario general de la CGT, Hugo Moyano, con quien Barrionuevo mantiene una fuerte disputa. Otro gremio que se resiste a aceptar el techo oficial es el Sindicato Unico de Trabajadores del Neumático, que le reclama a Pirelli, Fate y Firestone un 38 por ciento de aumento. En este caso también se declaró la conciliación obligatoria para evitar una huelga.

Compartir: 

Twitter
 

 

Logo de Página/12

© 2000-2021 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.