ECONOMíA › DOS TURBINAS PARA UNA NUEVA CENTRAL ELECTRICA

De Vido busca luz para 2008

Con la construcción de las dos nuevas centrales de ciclo combinado y la suba de la cota de Yacyretá, que le dará a la represa mayor capacidad operativa, el año próximo Argentina no debería tener sobresaltos por falta de electricidad. Este cuadro lo compuso ayer Julio De Vido al recibir en Zárate las dos primeras turbinas provistas por Siemens para una de las mencionadas usinas térmicas, que estará operativa a partir de junio próximo.

De acuerdo con los cálculos del ministro de Planificación, el sistema tendrá el año próximo 1000 megavatios adicionales, próximo a los 1200 que este año se vio obligado a ahorrar por la vía de restricciones a las industrias. Estas limitaciones consistieron en disminuir la cantidad de potencia disponible y en una penalización para las industrias que no ahorren respecto a lo que consumieron en 2005. Ahora fueron parcialmente levantadas, pero lo serán en forma definitiva desde el lunes 27.

De Vido recibió las dos turbinas provenientes de Berlín para la central Manuel Belgrano, que se radicará próxima a Campana, junto con el presidente de Siemens en la Argentina, Matthias Kleinhempel;, el presidente de Electroingeniería, Gerardo Ferreyra, y el secretario de Coordinación de la cartera de Planificación, Roberto Baratta. Lo proyectado es que la usina entre en funcionamiento en junio próximo, aportando al sistema 800 megavatios. La de Timbúes, cerca de Rosario, posiblemente esté operativa hacia principios de 2007. La oferta adicional para cubrir las necesidades previstas para el año próximo podría ser aportada por Yacyretá, si se concluyen las obras que permitirán subir la cota a 83 metros.

En el plan de sumar nueva energía, las usinas de ciclo combinado tienen un papel fundamental, aunque su aporte puede no ser suficiente para la creciente demanda de todos los segmentos de usuarios. Esas dos centrales serán construidas con recursos del fondo (Foninvemem) integrado con dinero que el Estado asumió como una deuda a favor de los generadores de electricidad que, debido al congelamiento tarifario, no pudieron conseguir una remuneración acorde la evolución de sus costos.

Las dos centrales costarán 1100 millones de dólares, monto del que aún el Estado no dispone íntegramente y por ello requirió a las empresas del sector energético que financien una parte. Resuelto ese problema, Planificación deberá enfrentar luego la construcción de otras varias centrales de menor envergadura anunciadas en plena crisis invernal.

La suba de temperatura y las lluvias que permitieron mejorar la situación hidráulica en las represas hidroeléctricas del sur dieron un respiro al Gobierno, que dispuso levantar las restricciones impuestas a las industrias cuando comenzaron las olas de frío que aumentaron notoriamente la demanda de gas y de electricidad.

Seguirán en pie los otros programas oficiales que intentan limitar la demanda de gas de parte de las industrias, de modo tal que este carburante esté disponible como insumo para la generación eléctrica. También en plena crisis por baja temperatura, se anunció el Plan Energía Total, por el cual las empresas pueden utilizar combustibles líquidos como el fueloil o el gasoil a precio subsidiado: el Estado es quien paga a las petroleras la diferencia.

Compartir: 

Twitter
 

 
ECONOMíA
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.