EL PAíS › SE REUNE LA COMISION EPISCOPAL

Con clima electoral

 Por Washington Uranga

La acción pastoral de la Iglesia respecto de la drogadependencia y un informe brindado por el Observatorio de la Deuda Social Argentina están entre los temas de agenda de la Comisión Permanente del Episcopado, presidida por el cardenal Jorge Bergoglio, que inicia hoy tres jornadas de reuniones en la sede capitalina del Episcopado católico. La reunión servirá también para preparar la asamblea plenaria (5 al 10 de noviembre) y para analizar las conclusiones de la V Conferencia General del Episcopado Latinoamericano y del Caribe, realizada en mayo pasado en Aparecida (Brasil). El encuentro cobra relevancia también porque se trata de la última reunión de alto nivel de la jerarquía católica antes de las elecciones nacionales de octubre próximo, y no sería extraño que se conozca algún pronunciamiento episcopal como orientación a la feligresía. Una decisión sobre este último punto sólo se tomará una vez que los obispos se encuentren reunidos.

El pasado 28 de abril, en un documento titulado “El compromiso ciudadano y las elecciones”, los obispos dijeron que “este año, marcado de manera particular por las elecciones, es una ocasión propicia para que hagamos un examen serio de nuestro comportamiento social, y analicemos cómo es el cumplimiento de nuestros deberes y la exigencia de nuestros derechos, sea como simples ciudadanos, sea como autoridades llamadas a ejercer la función para la que son elegidas”, y agregaron que “el acto eleccionario requiere el conocimiento de las propuestas y el pleno ejercicio de la libertad del ciudadano. Esto compromete al que se postula, quien debe definir claramente su programa de acción política, y al que debe votar, a informarse debidamente de la probidad de los candidatos y de la dimensión ética de sus propuestas”. En la misma ocasión reclamaron transparencia y ratificaron sus postulados sobre la vida, la familia, la inclusión, el bien común y el federalismo, subrayando la necesidad de establecer políticas de Estado. Todo hace suponer que, de existir un nuevo pronunciamiento, transitará por carriles similares.

La Comisión Permanente está integrada por una veintena de obispos y es el máximo organismo de representación cuando no se encuentra reunida la asamblea. Participan de este espacio obispos delegados de las regiones episcopales de todo el país y la Comisión Ejecutiva en la que, además de Bergoglio, tienen asiento el arzobispo de Tucumán, Luis Villalba; el obispo de Lomas de Zamora, Agustín Radrizzani (vicepresidentes primero y segundo, respectivamente), y el secretario general y obispo de San Miguel, Sergio Fenoy.

La perspectiva de trabajo de la Iglesia respecto de la drogadependencia puede ocupar un espacio destacado en la agenda episcopal. El informe sobre el particular estará a cargo del obispo de San Isidro y titular de Pastoral Social, Jorge Casaretto. La cuestión de las adicciones se ha instalado como un asunto de gran importancia dentro del marco de las preocupaciones de la jerarquía católica y los obispos están buscando la manera de impulsar acciones siempre dentro del marco específico de su labor pastoral, aunque no se descartan posibles instancias de coordinación para labores junto con organismos del Estado.

El encuentro episcopal será también la ocasión para analizar la aplicación local de las conclusiones de la reciente asamblea continental de obispos realizada en Aparecida (Brasil), cuyo documento final ha sido promulgado por el papa Benedicto XVI. Respecto de este documento existe una dura polémica en el continente por cuanto existen importantes diferencias entre el texto aprobado en asamblea por los obispos latinoamericanos y caribeños reunidos en Brasil y el que finalmente se difundió de manera oficial con la aprobación del Papa.

Una primera versión del documento se dio a conocer en el mismo momento que finalizó la reunión episcopal en Brasil, a través del sitio oficial de la Conferencia. Sin embargo, a este documento se le introdujeron correcciones, agregados y omisiones en algunos temas considerados clave, como el referido a la valoración de las llamadas comunidades eclesiales de base, entre otros. La explicación oficial del Celam (Consejo Episcopal Latinoamericano), organismo responsable de la reunión, es que en el texto difundido al término de la asamblea se incluyeron como admitidos párrafos votados por la mitad más uno de los obispos presentes, pero que no contaron con los dos tercios exigidos para su aprobación. Existen, sin embargo, denuncias de fuentes de la propia Iglesia en el sentido de que entre el Celam y el Vaticano “les corrigieron la plana” a los obispos latinoamericanos. Oficialmente, el Episcopado argentino no ha hecho comentarios sobre el tema.

Compartir: 

Twitter
 

 
EL PAíS
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.