ECONOMíA › CALMA EN LOS MERCADOS DESPUES DE LA TORMENTA

Una tranquilidad hipotecada

 Por Raúl Dellatorre

Apenas como un reflejo del rebote producido el viernes último por la decisión de la Reserva Federal de bajar las tasas de redescuento, los mercados bursátiles del mundo mantuvieron ayer una relativa calma, con tendencia a una moderada suba. El único salto importante se produjo en los mercados asiáticos, como un ajuste de valores con respecto al resto (el viernes habían cerrado en baja, antes de que se conociera la decisión de la FED). Sin embargo, hay una generalizada conciencia de que la crisis inmobiliaria estadounidense está lejos de resolverse: todavía se calcula que hay más de dos millones de estadounidenses con riesgo de perder sus viviendas por no poder afrontar las hipotecas, y buena parte de las sociedades de crédito que alimentaron el negocio durante años no dejan de tambalear.

El extraordinario impacto buscado el viernes por la Reserva Federal, al bajar en medio punto la tasa de redescuento que cobra por los pases o préstamos de muy corto plazo a los bancos, tuvo un efecto parcial y limitado. Paró, indudablemente, la caída en picada de los valores de los diferentes activos financieros en el mundo, pero ayer la FED debió inyectar otros 3500 millones de dólares en el mercado para lograr un resultado apenas moderado en Wall Street: el índice Dow Jones de acciones cerró la jornada con un alza del 0,32 por ciento. Con la intervención de ayer, la FED sumó colocaciones de fondos por 120 mil millones de dólares en tan sólo dos semanas, la más fuerte intervención desde los días posteriores al 11 de septiembre de 2001.

La inyección de liquidez de estas medidas, entre las que se cuentan la extensión del plazo de restitución de los redescuentos, de un día antes a un mes desde el viernes último, también repercutió en las otras plazas bursátiles del mundo. En Asia, que el viernes no había acusado el impacto porque cerró sus operaciones antes de que se diera a conocer la medida, ayer se observaron subas del 3 al 7 por ciento en sus valores de cierre (Taiwan, Corea, Hong Kong, Singapur, Indonesia y Japón, en orden descendente). En Europa, las variaciones tuvieron la misma moderación que horas después se registrara en Wall Street, con subas en todos los casos inferiores al uno por ciento (París, Zurich, Milán, Francfort, Londres y Madrid). En América latina, las principales bolsas que operaron (Argentina no lo hizo por el feriado) también iniciaron la semana con subas moderadas (San Pablo, 1,33 por ciento y Santiago, 0,77), a diferencia de México, que sufrió una muy leve baja del 0,2 por ciento.

La relativa, aunque poco sustentable, tranquilidad también se vio reflejada en las cotizaciones de las divisas y en el mercado del petróleo, que ayer retrocedió 1,2 por ciento en Nueva York luego de varias jornadas de suba. Aunque, en este caso, reflejó la menor inquietud por los efectos del Huracán Dean, ante nuevas previsiones que indican que no afectará instalaciones petrolíferas del Golfo de México.

Las turbulencias, sin embargo, no cesan. Ayer se desplomó el valor de las acciones de Thornburg Mortgage, una de las sociedades de créditos involucradas en la burbuja, después de que se informara que liquidó 20.500 millones de dólares en títulos de deuda garantizados por créditos hipotecarios. La situación de ahogo de Thornburg es similar a la de muchos de sus competidores. El castillo de naipes sigue tambaleando, aunque la FED siga intentando parar el viento.

Compartir: 

Twitter
 

 
ECONOMíA
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.