ECONOMíA › ESKENAZI EN LA PUERTA. LAS PROVINCIAS, CERCA

La argentinización de YPF

 Por Raúl Dellatorre

Cinco provincias petroleras esperan que en los próximos días quede definida la transferencia de parte del paquete accionario de YPF al Grupo Petersen, de Enrique Eskenazi. A partir del cierre de dicha operación, quedarían habilitadas para iniciar conversaciones con la española Repsol para acceder a una porción adicional del capital de la ex petrolera estatal. Esta alternativa, impulsada por el gobierno nacional, tiene como principal ejecutor al jefe de gobierno de Chubut, Mario Das Neves, en perfecta sintonía con el círculo más estrecho del poder en la Casa Rosada. El mandatario patagónico se puso al frente del reclamo de que se dejara sin efecto el último aumento de retenciones a la exportación de hidrocarburos. Este “favor” a las petroleras, además de beneficiar a la caja de las provincias al atraerles mayores ingresos por regalías, les daría mayor margen de maniobra financiera para concretar la compra de acciones de YPF.

“Queremos un porcentaje, aunque sea mínimo, de YPF, queremos tener participación y directores en la compañía”, proclamó Das Neves. Aseguró que, al menos, cuatro provincias más lo acompañan: Neuquén, Santa Cruz, Mendoza y Salta. Pero tras la reunión de la Ofephi (provincias productoras de hidrocarburos) del miércoles último, se presume que la lista está próxima a ampliarse.

La operación entre el Grupo Petersen, de Eskenazi, y Repsol YPF se concretaría por una cifra de 3700 millones de dólares, a cambio de un paquete del 25 por ciento del capital accionario, que se cedería en dos veces. Las provincias irían por una participación muy inferior, que esperan acordar antes de que Repsol salga a la bolsa a ofrecer otro 20 por ciento del paquete accionario de su filial.

Para la petrolera española, el desprendimiento del 45 por ciento de las acciones de YPF le representará bajar su nivel de exposición en Latinoamérica, que trocaría por inversiones en áreas de exploración y producción en el norte de Africa y en el Caribe, sumado a algún destino asiático. Eso mejorará el perfil de la compañía frente a los evaluadores de inversión en los principales mercados financieros mundiales.

Desde el punto de vista de estos gurúes, América latina se ha convertido en un “territorio peligroso” para las petroleras, después de los fuertes cambios de reglas de juego introducidos por Hugo Chávez en Venezuela y Evo Morales en Bolivia, que podrían provocar “contagio” –siguiendo la lógica con visión estrecha de estos analistas– en otros países de la región. Dentro de esa población de riesgo inscriben a la Argentina.

Para el Gobierno, en tanto, el hecho de que un grupo local como el encabezado por Eskenazi se integre a YPF SA es considerado un paso adelante en el involucramiento en un sector estratégico. En particular, por tratarse de un empresario muy allegado a los hombres fuertes de la política santacruceña. Si además se presenta la alternativa de integrar a las provincias petroleras al capital de YPF, el Gobierno obtiene un doble propósito: suma presencia argentina en la empresa y teje, al mismo tiempo, una solidificada alianza con los gobernadores.

En este sentido, la eventual rebaja en las retenciones al petróleo es un costo que el Gobierno está dispuesto a pagar para facilitar el acceso de las provincias a la petrolera. Un toma y daca en el que el Gobierno cede un instrumento de regulación del precio interno de los hidrocarburos –que quedaban desligados del valor internacional por las retenciones– logrando, a cambio, avanzar en un objetivo político.

Compartir: 

Twitter
 

 
ECONOMíA
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.