EL PAíS

Piqueteros contra los Estados Unidos

El sector en pleno se reunió ayer para anunciar movilizaciones contra la “campaña” por el caso de la valija.

 Por Martín Piqué

Pérsico, D’Elía, Laborde y Tumini estuvieron presentes.

Tras un año agitado, en el que no faltaron los roces con el Gobierno, los movimientos sociales parecen haber reencontrado su lugar en el mundo. Las principales organizaciones del sector anunciaron ayer que iniciarán una campaña de movilizaciones callejeras para denunciar la “campaña orquestada” por Estados Unidos a partir del caso Antonini Wilson. En el anuncio estuvieron representadas las cuatro agrupaciones más grandes del sector: Emilio Pérsico (Movimiento Evita), Luis D’Elía (Federación de Tierra y Vivienda), Oscar Laborde (Frente Transversal) y Humberto Tumini (Libres del Sur). La asistencia completa refleja la actualidad de la relación con el matrimonio Kirchner: hoy pasa por un momento excelente, como lo demuestra el retorno de Jorge Ceballos a la Subsecretaría de Capacitación del Ministerio de Desarrollo Social (su reincorporación apareció ayer en el Boletín Oficial). Los rumores advierten que Laborde, Pérsico y Tumini seguirán sus pasos en breve. Es muy probable que sean nombrados en el Estado en las próximas semanas.

En el acto también estuvo el titular de la CTA Hugo Yasky, toda una señal. Otra presencia comentada fue la de Patricio Echegaray, histórico líder del Partido Comunista, quien ya se había acercado al kirchnerismo en la segunda vuelta contra Mauricio Macri. La conferencia de prensa en el Hotel Bauen tuvo un claro aval de la Casa Rosada. Un dato sugestivo fue la presencia de legisladores nacionales, como la senadora Marita Perceval, muy cercana a CFK, y los diputados Ariel Basteiro (socialista y dirigente de la CTA), Victoria Donda (Libres del Sur) y la correntina Araceli Méndez de Ferreyra (FPV).

En la presentación se leyó un comunicado conjunto, en el que se acusó a Estados Unidos de llevar adelante una acción de hostigamiento de “connotaciones intervencionistas”. El texto fue leído por la diputada Donda. “En consonancia con el Congreso, repudiemos las acciones de los Estados Unidos contra nuestra Presidenta y la Argentina”, invitaron. En el comunicado se prometió que en pocos días los movimientos kirchneristas, acompañados por sectores sindicales y organismos de derechos humanos, realizarán “una campaña nacional e internacional de esclarecimiento de la opinión pública”. También se acusó a la “inteligencia americana” de querer fracturar el Mercosur. “Buscan romper y desprestigiar este bloque regional de poder que conforman los presidentes”, acusaron.

Los firmantes coincidieron con las voces del oficialismo que habían vinculado la denuncia del fiscal adjunto de Florida, Thomas Mulvihill, a una ofensiva de la administración republicana para bloquear el surgimiento del Banco del Sur. Pero le agregaron otra lectura. La denuncia sería asimismo un instrumento para quitarle apoyos al presidente de Bolivia, Evo Morales. “No habrá justicia distributiva ni democracia real sin recuperar la condición de Nación soberana identificada con los pueblos de América latina”, advirtieron. También cuestionaron “las actitudes ambiguas y cómplices de quienes añoran la época de las relaciones carnales”.

Tras la lectura del documento se escucharon las opiniones de cada dirigente. D’Elía elogió la reacción de la Presidenta y su esposo tras la difusión de la denuncia. “Estoy orgulloso de la actitud que asumieron ante las amenazas. Dejaron en pie la dignidad nacional y están dispuestos a avanzar con proyectos revolucionarios como el Banco del Sur”, dijo. Aunque no se lo menciona entre las posibles incorporaciones al Estado, D’Elía tiene una negociación abierta con el Ejecutivo. Está peleando por ubicar a su esposa, Alicia Sánchez, en el Senado bonaerense. Electa por la tercera sección electoral, Sánchez está peleando su banca con varios candidatos de Unión-PRO. Tras hacer varias denuncias de fraude, el matancero se habría llevado la promesa oficial de que su mujer entrará a la Legislatura.

El resto de los dirigentes sociales que participaron del acto están en el centro de variados rumores. Ex intendente de Avellaneda y hombre de confianza del diputado Edgardo Depetri, Laborde tendría chances de asumir en la Cancillería, en alguna subsecretaría vinculada con la sociedad civil. Otro hombre que estaría preparando su ingreso al Ejecutivo es Pérsico, ex vicejefe de Gabinete bonaerense. Ex preso político de la dictadura, Tumini también estaría preparándose para desembarcar en el Estado: le habrían ofrecido un lugar en la secretaría de Derechos Humanos, donde ya fue confirmado el abogado Eduardo Luis Duhalde.

Compartir: 

Twitter
 

 
EL PAíS
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.