ECONOMíA

El caño estaba pinchado

A raíz de una denuncia de Odeval SA, operadora del oleoducto que une Neuquén con Bahía Blanca, personal del Ministerio de Seguridad bonaerense descubrió ayer una segunda pinchadura, a la altura del kilómetro 766,5, en la ciudad de Villarino. Esta conexión clandestina está a 120 kilómetros de aquella ciudad portuaria, en cuyas proximidades se había encontrado antes otra similar. Los hallazgos están siendo investigados por la Justicia sobre el supuesto de que el crudo hurtado es luego transportado en camiones cisterna a empresas que lo comprarían a menor valor de mercado. A ellas llegarían en tanques de 200 litros o en grandes bidones plásticos y a un precio menor al de mercado.

Compartir: 

Twitter
 

 
ECONOMíA
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.