CULTURA / ESPECTáCULOS › EL GUITARRISTA HOLANDES KEES ARNTZEN EN BIBLIOTECA ARGENTINA

"A mí me gusta mirar al pasado"

Viene a cerrar el Simposio de Música Contemporánea que organiza el Ensamble Rosario. Y critica la globalización.

 Por Fernanda González Cortiñas

Discípulo de Friedrich Cerha --considerado como uno de los mejores compositores de música contemporánea del siglo XX, autor de la famosa ópera Baal-- el guitarrista Kees Arntzen está de visita en la ciudad. Invitado a participar del 18º Simposio de Música Contemporánea que organiza el Ensamble Rosario, el prestigioso artista holandés cerrará el encuentro --que a pesar de su relevancia cultural continúa realizándose casi exclusivamente a merced del esfuerzo de la agrupación local, creada hace una década por quien es hoy su directora, Marisol Gentile-- con una presentación que comenzará a las 18.30 en la Biblioteca Argentina (Pje. Alvarez 1550) con una charla titulada "Dove c'è tutto" ("Donde todo es posible"), en la cual, a través de un lenguaje musical accesible para el público en general el invitado hablará sobre las obras que se abordarán en el concierto de cierre, cuyo programa estará integrado por el estreno mundial de obras holandesas y argentinas.

En diálogo con Rosario/12, Arntzen --que además de intérprete y compositor es también pintor y periodista musical-- habló del estado de situación del género y de sus prospectivas, y ratificó, una vez más, que Piazzolla es, después de Maradona, el argentino más conocido del mundo.

--¿En qué lugar del panorama musical ubica su trabajo como músico y compositor?

--Mi música es contemporánea. Empecé siendo un compositor, digamos, avant garde, pero gradualmente fui volviendo a estructuras y notaciones más convencionales. Todavía me gusta el avant garde, pero necesito encontrar un lenguaje que pueda ser entendido por más gente. En este sentido, las obras que vamos a hacer el domingo (por esta noche) con la orquesta, son muy accesibles a la audición, muy tradicionales si se quiere. En mis obras uso una mixtura de elementos contemporáneos, de vanguardia, con elementos tradicionales.

--¿Y este mix, es producto de su propio trabajo de investigación o debido a la influencia de sus maestros y referentes?

--Durante mucho tiempo no compuse. Solo tocaba. Después tomé lecciones como compositor así que empecé a escribir pequeñas piezas en 1995. Creo que es una cuestión de tiempo. Después de todos los experimentos que hice, quería digamos, "establecerme". Además me gusta la música acústica, no los elementos electrónicos. Entonces estaba buscando una forma de hacer música que fuera interesante pero que también fuera posible de interpretar. Claro que no sabía si iba a salir airoso.

--¿Cómo es la audiencia de la música contemporánea en Holanda?

--Bueno, es un círculo bastante cerrado, pero especialmente en Amsterdam hay mucha actividad. Creo que el estado de situación de este género es mejor allí que en la mayoría de los países, pero igualmente siempre es un público muy selecto. Los holandeses gustan del arte abstracto, le gusta la pintura abstracta, así que con la música pasa más o menos lo mismo. Aunque sigue siendo un grupo pequeño, en comparación con otros países estamos muy bien. En este sentido creo que es necesario ir por públicos nuevos.

--¿Qué conoce de la música argentina?

--En todo el mundo se conoce el nombre de Alberto Ginastera, que creo que es el mejor compositor argentino. Claro que Astor Piazzolla también es muy conocido, especialmente en Holanda porque tenemos a la futura reina (Máxima Zorreguieta) que es argentina. En su boda tocaron "Adiós Nonino". La música de Piazzolla es buena, fácil para el oído, pero básicamente es buena música. Pero en general creo que la música de Sudamérica no se conoce demasiado por mis tierras. Cada año voy al Gaudeamus, el concurso donde participan músicos jóvenes de todo el mundo. Entonces me puedo acercar a la música que se hace en otras latitudes. Esto no quiere decir que tenga una idea acabada de lo que es la "música latinoamericana" contemporánea..., porque me parece que ahora la música se ha globalizado.

--¿Qué opina de ese fenómeno?

--Es una pregunta que siempre es muy interesante. A fines del Siglo XIV hubo un estilo internacional en pintura. De repente, se había terminado. Así que creo que esto tampoco va a durar para siempre. Creo que en algún momento la gente va a empezar a recuperar el sentido profundo de su identidad nacional. El resto son sólo períodos. A mí no me hace del todo feliz que ocurra este proceso, "la globalización", pero creo que a medida que evoluciona todo se vuelve más suave, pierde potencia.

--En perspectiva, ¿cómo cree que en el futuro definirán su música?

--No creo que ningún historiador le preste atención a mi producción (risas), pero en el terreno de las suposiciones creo me verían como un tradicionalista, porque me gustan los trabajos bien hechos, con buenos elementos técnicos. Dudo que se me considere un músico clásico, porque lo que hago es una música totalmente diferente. No soy conservador, pero me gusta la dedicación, las sutilezas. También soy un historiador de la música. En resumen, como músico me gusta mirar al pasado.

Compartir: 

Twitter
 

Conjuga elementos de vanguardia y tradicionales.
 
ROSARIO12
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.