EL MUNDO › PRESENTO SU PROGRAMA DE POLITICA EXTERIOR

Para McCain, EE.UU. no puede solo

 Por Antonio Caño *

Desde Washington

El candidato presidencial republicano, John McCain, ha presentado un proyecto de política exterior que diverge profundamente del estilo y la filosofía de George Bush y que acentúa la necesidad de colaboración y consulta con los aliados de Estados Unidos en busca de una actuación más multilateral y más prudente. En esa línea, el candidato enfatizó que la relación de EE.UU. con América latina debe estar marcada por el “respeto mutuo” y no por “impulsos imperiales”.

Aunque similar en las prioridades –la lucha contra el terrorismo– y coincidente en la voluntad de continuar la guerra de Irak, la oferta que McCain presenta al mundo como posible líder de la única superpotencia representa una ruptura o, al menos, una significativa corrección con la política que la Casa Blanca ha ejecutado en los últimos ocho años.

“No estamos solos. Nuestro gran poder no significa que podamos hacer lo que querramos y donde querramos. Tampoco podemos asumir que siempre tenemos la sabiduría y el conocimiento suficientes para tener éxito por nosotros mismos”, dijo McCain en un discurso, anteayer, en el Consejo de Asuntos Internacionales, en Los Angeles, el más importante que ha pronunciado hasta la fecha sobre esta materia.

McCain se definió, en lo que respecta al manejo de la política exterior, como “un idealista realista”, un hombre que ha aprendido de su experiencia personal y de sus muchos años en Washington que “hay enemigos que no dudarán en usar los métodos más crueles” para dañar a Estados Unidos y a Occidente, pero que también sabe que no se les puede hacer frente sin contar con los muchos amigos de este país. McCain habló de la necesidad de crear una convergencia internacional, “una Liga de las Democracias” –decía el texto de su discurso, en mayúsculas—, capaz de hacer frente de forma coordinada a las tiranías, las grandes epidemias y los peligros contra el medio ambiente.

El senador de Arizona insistió en que sería un error apresurarse a destruir los sistemas autoritarios que sobreviven en la actualidad. “No podemos pedir cambios de la noche a la mañana –advirtió–, pero tenemos que contribuir a extender la libertad haciendo uso de toda nuestra fuerza como pueblo libre. Eso no es idealismo, es el verdadero realismo.”

Obama y Hillary criticaron las palabras de su rival del otro partido. Obama dijo que McCain había confirmado que “está decidido a continuar cuatro años más con las políticas fracasadas de George Bush, incluyendo una guerra sin fin en Irak”. En la misma línea, Clinton acusó a McCain de querer mantener a EE.UU. “implicado en la guerra civil de otro país”.

* De El País de Madrid. Especial para Página/12.

Compartir: 

Twitter
 

 
EL MUNDO
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.