SOCIEDAD › CONFIRMAN EL SUICIDIO DE SEBIRE

La mujer que pudo morir

 Por Octavio Martí *

El fiscal confirmó lo que todo el mundo sabía: Chantal Sébire no murió por causas naturales sino debido a la ingesta de barbitúricos. Esa profesora de 52 años, madre de tres hijos, víctima de un tumor que le deformó el rostro y le causaba graves dolores, falleció el pasado 19 de marzo en su casa de Plombières, cerca de Dijon (Francia). Había pedido sin éxito que le ayudaran a morir. Pero la legislación francesa no admite la “ayuda o incitación al suicidio”. Así que ella misma buscó una salida para acabar con el sufrimiento.

Ya no veía ni olía. También había perdido el sentido del gusto. La autopsia reveló que la fallecida había tomado, junto con los tranquilizantes prescriptos por su médico, Pentobarbital, un barbitúrico de acción rápida que utilizan los veterinarios y que no está disponible en las farmacias. “En los jugos gástricos de la señora Sébire había una cantidad de Pentobarbital tres veces superior a la que un humano puede resistir”, explicó ayer.

En su momento, la decisión judicial de proceder a la autopsia, trámite legal obligatorio, indignó al abogado de la familia Sébire. “Habría que cerrar el caso de la señora Sébire para abrir el de la eutanasia y convertirlo en un debate que afecte a toda la nación”, sostiene Gilles Antonowicz. Pero el fiscal no está dispuesto a archivar todavía el caso: primero quiere aclarar cómo se procuró la señora Sébire el Pentobarbital.

* De El País, de Madrid. Especial para Página/12.

Compartir: 

Twitter
 

 
SOCIEDAD
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.