DEPORTES › BOCA SUPERO LA ADVERSIDAD Y TERMINO VENCIENDO POR 4-3 A COLO COLO

Con alma, corazón y goles

El equipo de Ischia jugó con uno menos más de 70 minutos y estuvo dos veces abajo en el marcador, pero con una gran actuación –y tantos de Palermo, Gracián, Palacio y Cardozo– lo dio vuelta y se quedó con tres puntos clave.

 Por Ariel Greco

Boca sacó su mística copera para llevarse un partido inolvidable. Cuando parecía que estaba perdido y que sus chances de avanzar a la siguiente fase estaban complicadísimas, el campeón impuso su jerarquía para dar vuelta el partido y ganarle 4-3 a Colo Colo, jugando setenta minutos con un hombre menos por la expulsión apresurada de Monzón.

Boca sabía que se jugaba una parada brava, por eso de entrada buscó imponer su ritmo y llevarse por delante a su rival. Sin embargo, muy pronto quedó claro que no iba a ser una noche fácil, más allá de la evidente superioridad que mostraba. Es que por más que generaba situaciones de peligro, el gol tranquilizador no llegaba. En esa búsqueda estaba cuando pareció que todo se desmoronaba. En un par de minutos perdió a Monzón, sufrió un gol de Viscayzacú y Palermo dilapidó un penal. Pero el goleador, como siempre, se reivindicó al minuto, marcando el empate con un cabezazo de palomita tras un rebote de Muñoz.

Los de Ischia no sintieron nunca el hombre de menos. No obstante, resultaba llamativo que no pudieran sacar ventaja. Primero porque Dátolo desbordaba siempre por izquierda; en el medio, Battaglia y Vargas dominaban el sector y, adelante, Palacio resultaba incontrolable para los defensores chilenos. Aunque lo curioso se dio cuando Colo Colo encontró el segundo gol en una corajeada de Sanhueza que terminó de definir Viscayzacú. De esa manera, Boca quedaba un gol abajo ante un adversario timorato que le convirtió dos tantos al filo de ser posición adelantada y al que no le pudo convertir el penal. Peor no podía venir la noche.

La sensación era que el tren había pasado y Boca no se había subido. Pero todo quedó sepultado cuando comenzó la segunda etapa. Boca salió nuevamente decidido a arrollar a su rival y muy pronto logró el merecido empate, tras una gran jugada colectiva que definió Gracián con un toque a la derecha de Muñoz. Como el empate no servía, el conjunto argentino continuó su búsqueda sin importarle nunca la inferioridad numérica. Todo lo contrario, parecía que el que tenía un hombre menos era Colo Colo.

Bastó que Palacio, de excelente partido, resolviera con justeza tras eludir a Muñoz para que Boca encontrara el gol por el que tanto había hecho. La Bombonera estalló como en sus mejores noches para celebrar un triunfo a esa altura vital. Los goles de Cardozo y Moya terminaron de decorar un partido que fue espectacular.

Compartir: 

Twitter
 

Martín Palermo convierte de palomita el primero de Boca, luego de un rebote de Muñoz.
Imagen: AFP
 
DEPORTES
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.