EL MUNDO › CLARO RESPALDO DEL PRESIDENTE BRASILEÑO AL EX OBISPO PARAGUAYO

Apoyo de Lula para Lugo

El líder de la alianza de movimientos sociales y campesinos pelea cabeza a cabeza con la candidata oficialista Blanca Ovelar el liderazgo en las encuestas, de cara a las elecciones del 20 de abril. Quiere renegociar los contratos de Itaipú y Yacyretá.

 Por Darío Pignotti

Desde Brasilia

A menos de tres semanas de las elecciones paraguayas, Fernando Lugo sumó el apoyo de Luiz Inácio Lula da Silva y de su Partido de los Trabajadores (PT). El ex obispo se reunió ayer con el mandatario brasileño durante más de una hora. El encuentro fue visto en Brasilia como un claro gesto político de respaldo al hombre que lidera una alianza multicolor de organizaciones sociales y campesinas en el país vecino. Lula había recibido a sus rivales, la oficialista Blanca Ovelar y el general golpista Lino Oviedo, en diciembre y enero pasado, cuando el clima electoral todavía no levantaba temperatura. Ayer, una encuesta dio por primera vez un empate técnico entre Lugo y la heredera del reinado del Partido Colorado.

Antes de reunirse con Lula, el ex obispo paraguayo hizo una visita, que no habían hecho Ovelar, ni Oviedo. Durante la mañana fue recibido por la dirección del PT y toda su plana mayor. Estuvieron presentes el presidente del partido, Ricardo Berzoini, y el encargado de temas internacionales, Valter Pomar. Hubo abrazos, elogios y mucha camaradería. Más tarde, la fuerza política lo puso en palabras. “El PT siente una expresa simpatía hacia Lugo”, sostuvieron en un comunicado.

Con ese respaldo encima, Lugo salió confiado a conocer a Lula. Llegó al Palacio del Planalto junto a una pequeña delegación y se mostró muy distendido. Como en la Argentina, cuando visitó a la presidenta Cristina Kirchner, no se puso corbata y se desabrochó la camisa.

La reunión fue puertas adentro y, por la sonrisa que mostró el ex obispo después en la conferencia de prensa, le fue muy bien. Lula se habría comprometido a ayudar con el incipiente o casi inexistente proceso de industrialización de Paraguay y a invertir en obras de infraestructura energética.

El líder opositor también contó sin problemas que discutió el contrato de Itaipú, la central hidroeléctrica que comparten Paraguay y Brasil, y el tema más espinoso en la relación bilateral. “Si bien puede haber diferencias, creo que la mejor herramienta para encontrarnos y buscar soluciones es conformar esta mesa de diálogo”, dijo un diplomático Lugo.

El contrato, que vence en 2023, establece que Brasil y Paraguay tienen derecho cada uno al 50 por ciento de los 14 megavatios de capacidad instalada de Itaipú, pero la electricidad que no se utiliza debe ser vendida al otro socio a un precio fijo. Esta última condición es el eje del conflicto. El 90 por ciento de la demanda de electricidad paraguaya se cubre sólo con el 5 por ciento de la producción de la hidroeléctrica. Por ende, Paraguay vende su 45 por ciento a unos 300 millones de dólares anuales. Según la plataforma electoral de Lugo, se debería actualizar el precio de venta de la energía sobrante, lo que podría equivaler a unos 2 mil millones de dólares.

A tal punto el tema fue central en la reunión que Lugo sentó en la mesa al ingeniero Ricardo Canese, su principal asesor en el tema y, según fuentes de su comitiva, su posible canciller. El resto de las sillas las ocuparon el asesor brasileño en temas internacionales Marco Aurelio García y el canciller Celso Amorim. Según explicó Lugo al salir del Planalto, Lula se mostró dispuesto a crear una amplia mesa de diálogo para rediscutir las condiciones del tratado de Itaipú, una promesa que el mandatario brasileño nunca hizo en público todavía.

La renegociación de ese tratado y la de Yacyretá, la hidroeléctrica que comparte con la Argentina, es una de las patas fundamentales de su proyecto político. El ex obispo prometió a lo largo y a lo ancho de todo el territorio paraguayo que usará los millones de dólares extra para reconstruir el sistema de salud y educación nacional.

Pero para no quedar fuera del clima regional, Lugo volvió a destacar su compromiso con la integración latinoamericana y sostuvo que cree firmemente en la coherencia de Lula cuando dice que Brasil no puede crecer a expensas de sus vecinos, una frase que el mandatario suele repetir cuando visita a Uruguay o Paraguay, los dos socios más pequeños del Mercosur.

Compartir: 

Twitter
 

Lugo habló con periodistas después de reunirse con Lula en el Palacio del Planalto.
Imagen: AFP
 
EL MUNDO
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2017 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.

Logo de Gigared